El sistema no podrá arreglárselas sin mí

Dr. Michael LaitmanBaal HaSulam, “Arvut” (Garantía mutua): Una persona puede ayudar a todas las personas en el mundo en el ascenso de los niveles del amor por los demás. Así ella afecta  una cierta medida de avance en la escalera del amor de otros en todas las personas del mundo en general. Esto se debe a que ese grado, el cual cada individuo causó mediante sus acciones, ya sean grandes o pequeños, en última instancia se une al futuro de inclinar al mundo hacia una escala de mérito…

Y aquel que comete un pecado, es decir, que no puede superar y conquistar su sucio auto amor, y entonces roba o hace algo por el estilo, se sentencia a sí mismo y al mundo entero a una escala de pecado.

Así vemos que los cabalistas observan la realidad como un sistema unificado. Por supuesto, cuando la persona se sentencia a sí misma a la escala de mérito o a la escala de pecado, ella sentencia al mundo entero de la misma manera. Sus acciones necesariamente afectan e influyen todos los otros mecanismos y todas las otras partes del mundo entero hasta la última parte. Hoy descubrimos esto en la realidad, pero de hecho, todos los mundos, incluyendo nuestro mundo, son un sistema que está interconectado.

Entonces tenemos que reconocer la responsabilidad de hacer la elección correcta, de sentenciarme yo mismo a la escala de mérito, en las dimensiones del sistema completo. Tengo que entender de qué soy responsable justo ahora, cuando me preocupo por la corrección. Tengo que duplicar mi preocupación de acuerdo a la forma en que me imagino la imagen general.

Esto se debe a qué, con la revelación del sucio auto amor…, la persona sustrae una cierta cantidad de la sentencia a la escala de mérito final. Esto es similar a la persona que quita de la balanza esa única semilla de sésamo que su amigo ha puesto ahí… Porque no pudo vencer su mezquina lujuria, ella hizo retroceder la espiritualidad del mundo entero.

Este es el sistema en el que estamos constantemente y el movimiento más ligero, incluso de un milímetro, es suficiente para mover todo el sistema. Pero existe un mecanismo de debilitamiento, “filtros” de ocultamiento, o los mundos.

El sistema se revela totalmente en el mundo de Ein Sof (Infinito) hasta su tamaño y profundidad totales. En correspondencia, quien esté ahí tiene que ser responsable por todo el sistema, al sentirlo y manejarlo completamente, sin ninguna falla, justo como el Creador. Ahí somos totalmente iguales a Él, adheridos a Él.

Por otra parte, nuestra responsabilidad y nuestra obligación es entrar al sistema integralmente, al entender nuestra mente y sensación, los cuales dependen del nivel actual que es parte de los niveles que descendieron de Ein Sof. Nosotros somos responsables por el sistema en general dado que esta es una característica cualitativa y no cuantitativa, excepto en una medida menor.

Por ejemplo, yo soy responsable de mantener “limpio” el sistema y tú eres responsable de su “color”, y alguien más de la “electricidad”, otro del “aire acondicionado”, etc. Así cumplo con la unicidad de mi alma, ya que sin mí, nadie arreglaría la parte que tengo que cumplir cuando opero el sistema con mi estilo único. Sin mí, éste no alcanzará la plenitud, dado que es integral por naturaleza. Entonces cada nivel incrementa mi responsabilidad: es como si yo reemplazara al Creador en diferentes aspectos, y cuando comienzo a entender el sistema, comienzo a entenderlo a Él, a sentirlo a Él, y a asemejarme a Él.

El sistema es en realidad la relación entre los amigos. Después de todo, no existe nada aparte de eso. Nosotros lo descubrimos todo en los amigos, en la humanidad, en la naturaleza inanimada, vegetativa, y animada. Esto significa que tenemos que descubrir todas las partes de este mundo en adición al mundo mismo. Esta colección de lazos es en realidad los mundos espirituales, el otorgamiento mutuo, el sistema de creación. Es como si nos colocáramos anteojos especiales y viéramos todas las conexiones mutuas entre todos los componentes.

Pero este sistema se revela gradualmente. Primero en el grupo de diez, y después este se vuelve más amplio y profundo en discernimientos que de otra manera no podríamos descubrir. Primero era difícil notar la conexión entre nosotros; era difícil discernirla, pero con el tiempo se revela cada vez más en nuestro entendimiento y sensación y en las formas más variadas.

Así nos conectamos y descubrimos el sistema y las fuerzas que operan en este, que son en realidad el Creador, quien sostiene todo este complejo. Descubrimos la forma que Él crea dentro de la materia del deseo. Él se revela dentro de la materia y no en la forma abstracta ni en la esencia.

(107843 – De la 3° parte de la lección diaria de Cabalá del 20 de Mayo del 2013, Escritos de Baal HaSulam “Garantía mutua”)
Material Relacionado:

Juzgando al mundo en la escala de mérito
En el sistema analógico el “casi” no cuenta
Una propuesta que no deberíamos rechazar

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta