La Luz de la Luna es la Luz de acción de gracias

Dr- Michael LaitmanEscritos de Rabash, “La consagración de la Luna nueva”: El concepto de luna indica Maljut, la idea de aceptar el yugo del reino de los Cielos. Fue difícil para Moisés decirle al pueblo de Israel que debían aceptar el yugo del Reino de los Cielos mientras sentían su ocultamiento. Y el sentido común nos dice que si él hubiera acudido ante el pueblo de Israel con algún tipo de revelación de la divinidad, hubieran aceptado el reino de los Cielos. Entonces habría habido espacio para hablar con ellos.

Pero específicamente la luna debe bendecirse, no cuando está llena, sino en luna nueva, cuando no es evidente cómo recibe la luz del sol, cuando no brilla. Y entonces es el momento para que la santifiquemos. Es decir, la persona debe aceptar el yugo del reino de los Cielos sobre sí misma durante la fase más baja, y decir que es incluso en este estado, que no puede ser más bajo, enteramente por encima de la razón, sin apoyo intelectual ni emocional, donde ella construye sus bases.

Una luna nueva, la cual debe bendecirse, simboliza Maljut que no tiene nada propio, es decir nuestra sustancia, un ser humano que recibe todo desde afuera. Precisamente cuando yo siento que nada depende de mí, este es el estado de mayor bendición por el cual necesito estar agradecido. Ya no confío en mi poder, como la luna nueva que de forma temporal es totalmente invisible.

La luna comienza a brillar sólo a mitad del mes, y no con luz propia, sino con luz reflejada del sol; es decir, la luna depende enteramente del sol, precisamente como depende la persona del Creador. Es necesario que ustedes se conecten completamente con la fuerza superior, que entiendan que todo está hecho sólo para ayudarles a que el Creador se revele al ser creado, y para esta revelación es necesario llegar a la equivalencia de forma.

Para alcanzar la luna llena que brilla como el sol, es decir, volverse un ser humano similar al Creador, yo debo aceptar todas Sus propiedades e implantarlas en mí para que “la oscuridad brille como la luz”. Entonces descubriré que tengo todos los parámetros necesarios, sólo tengo que usarlos correctamente, y es por eso que necesito la Luz que Reforma.

Por lo tanto, yo bendigo específicamente el principio del mes, cuando está en efecto la restricción completa, y mi naturaleza no se revela de ninguna forma. Esto hace posible que yo me revele a mí mismo sólo según el grado en que yo sea idéntico al Creador. Si mi deseo de recibir fuera más evidente, no sería capaz de comenzar este trabajo.

Pero mientras el deseo esté restringido, yo puedo trabajar en atraer la Luz que Reforma hacía mí. Y en tanto que yo trabajo y avanzo, el deseo se revela más, mostrándome constantemente nuevos estratos de mi incompatibilidad con el Creador: Esos son mis intentos por usar todo tipo de deseos, pensamientos, e intenciones que no son acordes a la buena relación con la cual me aborda el Creador.

Bendigo la restricción de mi deseo de recibir y la posibilidad de recibir una pantalla en este; después de eso, abro gradualmente este deseo según el grado en que yo esté listo para controlarlo y usarlo para otorgarle al Creador para ser como Él. De esta manera bendigo toda esta renovación (Jidush), mi nuevo estado, el nuevo “mes” (Jódesh), y gradualmente comienzo a construir mi Partzuf espiritual: Este consta de las diez Sefirot del Rosh, las diez Sefirot del Toj, y las diez Sefirot de Sof, un total de 30 Sefirot, 30 días del mes.
 [106081]
De la 1º parte de la Lección diaria de Cabalá del 4/24/13, Escritos de Rabash

Material Relacionado:
Permaneciendo en armonía entre dos cuerpos celestes
Un nuevo control
El yugo del cielo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta