Libre de mí mismo

Dr. Michael LaitmanBaal HaSulam, “La libertad”: La muerte es necesariamente una ausencia y negación de la existencia de cierto objeto. Pero sólo mientras exista una chispa que desea existir por su propio placer es posible decir que esa chispa no existe porque se ha ausentado y ha muerto.

Sin embargo, si no existe tal chispa en un hombre, sino que todas las chispas de su esencia se invisten en otorgamiento de contento a su Hacedor, entonces no está ni ausente ni muerto. Porque incluso cuando se anula el cuerpo, sólo se anula con respecto a la auto gratificación, en la cual el deseo de recibir se inviste y sólo puede existir en esta.

Sin embargo, cuando él logra el objetivo de la Creación y el Creador recibe placer de él, dado que se hace Su voluntad, a la esencia del hombre, la cual se viste en Su contento, se le concede la eternidad completa, como la de Él. Así, él ha sido recompensado con libertad del ángel de la muerte.

Nosotros tenemos que proporcionar la deficiencia, la vasija, la necesidad de darle contento al Creador. A partir de nuestro lugar, de nuestra naturaleza, existe sólo una manera en la que podamos expresar tal deseo: en una aspiración a conectarnos con otros, a ser incorporados en los deseos de otros, y ayudar a que esos deseos sean llenados con el Creador.

Este es el nivel de Bina, el nivel de fe, de otorgamiento, el cual trabaja de esta manera con sus partes superior e inferior: GAR (las tres primeras) y ZAT (las siete inferiores). La parte inferior, ZAT, es incorporada en los deseos del inferior, y la parte superior, GAR, puede alcanzar al Creador. Esto es lo que tenemos que recibir: Maljut debe recibir desde Bina su forma.

Entonces, si nosotros nos conectamos, digamos en grupos de diez personas, en los cuales ahora estamos trabajando, cada uno pierde su yo egoísta y se incorpora en otros, así que, a través de eso, él sale de sí mismo y se vuelve parte de nuestra conexión. De tal manera, él ya tiene un nuevo punto de nacimiento, libertad de su ego.

Sin embargo, ¿a cuenta de qué puede él nacer? Después de todo, él no tiene una deficiencia propia. Todos piensan: “¿Cuándo llegaré finalmente al estado de embrión espiritual y después al de amamantamiento, cuándo me alimentaré de la Luz? ¿Cómo avanzaré un poco más?” No obstante, esto sólo es posible si recibimos deficiencias de los demás, del AHP.

Al anularme ante el grupo, yo sólo anulo mi ego y me vuelvo como GAR de Bina que no necesita nada. Estamos en otorgamiento mutuo, pero ¿cómo podemos darle contento al Creador? Sólo podemos descubrir Su Luz en las vasijas de recepción, y esas vasijas deben ser ajenas a nosotros. Resulta que tenemos que acudir al mundo externo y hacer contacto con el público general, como está escrito: “Yo habito entre mi pueblo”. Así es como descubrimos la vasija correcta para la revelación del Creador.

Tenemos que aceptar esto, vivir con este pensamiento, y entender que precisamente de esta forma llegaremos a un estado especial. Es especial puesto que nosotros nos abandonamos totalmente cuando nuestros deseos de recibir están completamente vacíos de todas las adquisiciones materiales, y nos fusionamos con el Creador mediante nuestra equivalencia de forma. Por lo tanto, no quedan pensamientos acerca de mi propia existencia, sino sólo el pensamiento de darle contento al Hacedor.
[107072]
De la preparación para la Lección diaria de Cabalá del 5/7/13

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: