Naciendo una y otra vez

Dr.Micahel LaitmanAl ascender 125 grados espirituales, nosotros regresamos a un estado de “embrión” una y otra vez, en niveles más profundos y elevados. Esta es la escalera especial en la cual cada nivel de auto anulación toma su propia forma, con sus características únicas.

Y es por esto que el embrión se somete a cambios constantes en todo su crecimiento, hasta que se vuelve similar al superior en su auto anulación, completando así la primera etapa. En esta etapa, el inferior está llevando a cabo sólo su primera auto anulación: acepta todo lo que hace, le envía, o le dice el superior como algo perfecto, aunque pudiera parecerle al inferior que está en su contra, que es repulsivo para su mente y sensaciones.

Después, cuando finaliza la etapa de concepción, en realidad comienza a anularse al construir la cabeza de su Partzuf. Nace con su cabeza hacia abajo, es decir, en auto anulación, y comienza a elevarla, es decir, a aceptar la mente del superior en vez de su propia mente. En otras palabras, ahora funciona activamente en contra de su propia mente y sensaciones, y no sólo se anula a sí mismo, sino que se revisa con el superior a cada paso.

E incluso si no está de acuerdo con el superior, cuyas palabras le parecen absolutamente ilógicas, contradictorias, e inadecuadas, aun así las acepta, y esto es ya una la auto anulación real. Antes, en el estado de concepción, actuaba sin ninguna comprobación, y ahora acepta la mente y la sensación del superior en desafío hacia sí mismo.

De esta manera, él construye gradualmente la cabeza del Partzuf y se vuelve similar al superior en términos de su programa interno, de sus vasijas (deseos). Eventualmente, en una cierta etapa es capaz de reemplazar al superior en todos los actos de este último.

Este es el orden de los grados, y nosotros nos elevamos por ellos a través del poder de la resistencia. Baal HaSulam cuenta una parábola acerca de un sirviente y los ministros, en la que el rey quiso colocar al sirviente como cabeza de los ministros. Para hacer esto, le dijo a uno de ellos que tenía habilidades de bufón que fingiera ser el líder de los enemigos y los bandidos para que al pelear con ellos la persona pudiera examinarse a sí misma hasta qué grado podía “proteger al rey”, es decir adherirse a la mente del superior. Después de todo, cuando el asistente del rey se viste como un criminal, no es fácil reconocer esto. Por el contrario, la persona siempre piensa que ella está en lo correcto, y necesita un fuerte poder de superación para elevarse por encima de la razón, no como era en la primera etapa.

Y este es el estado que llamamos “segunda concepción”. Después de todo, aunque la persona maduró, salió de la fase de embrión y de la infancia, la concepción continúa incluso aquí: las acciones son las mismas pero sólo que en un nuevo nivel. Ahora ella en realidad se anula a sí misma con el fin de ser similar al superior en la práctica.
(106266)
De la Convención de hombres “El próximo paso” del 4/26/13, Lección 2

Material Relacionado:
Las preocupaciones del embrión
Aprendiendo a trabajar con la cabeza espiritual
El sistema decimal está en la base del mundo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta