Pero cada pequeño asunto, ellos lo juzgarán por sí mismos

Dr. Michael LaitmanLa Torá, “Éxodo“, capítulo 18, versículos 13-14: Y sucedió que al día siguiente se sentó Moisés para juzgar al pueblo, y el pueblo estuvo ante Moisés desde la mañana hasta la noche. Cuando el suegro de Moisés vio lo que él estaba haciendo con el pueblo, le dijo, “¿Qué estás haciendo con el pueblo? ¿Por qué te sientas tú solo, mientras que todas las personas están ante ti desde la mañana hasta la tarde?”

Esto significa que es imposible aclarar algo y avanzar de esta manera, con tantas personas que no están organizadas de acuerdo a la estructura espiritual.

Versículos 15-16: Moisés dijo a su suegro, “El pueblo viene a mí para consultar a Dios. Si alguno de ellos tiene un caso, él viene a mí, y yo juzgo entre el hombre y su vecino, y les doy a conocer los estatutos de Dios y Sus enseñanzas”.

Moisés es el punto en el corazón que determina el camino de la persona, investiga y estudia cómo juzgar, y controla dónde está de acuerdo ella con su deseo de recibir. Por lo tanto, Moisés juzga al pueblo con su punto en el corazón, con respecto a su deseo de recibir.

Versículos 17-18: El suegro de Moisés le dijo: “Lo que estás haciendo no es bueno. Seguramente se debilitarán, tanto tú como estas personas que están contigo, porque el asunto es demasiado pesado para ti; no puedes hacer esto solo.

Es imposible aclarar las cosas en el trabajo espiritual de esta manera y juzgar al pueblo de acuerdo a las leyes del Señor.

Versículos 19-20: Ahora escúchame. Yo te aconsejaré, y que el Señor esté contigo. [Tú] representas al pueblo ante Dios, y le llevarás los asuntos a Dios. Y los amonestarás acerca de los estatutos y de las enseñanzas, y les harás saber de qué manera deben comportarse y qué acción [es] deben realizar.

Esto significa que Jetró le enseña a Moisés cómo organizarlo todo.

Versículos 21-27: Pero deberás elegir de entre toda la nación hombres de esencia, temerosos de Dios, hombres de verdad, que odien la ganancia monetaria, y pondrás sobre ellos [Israel] líderes de millares, jefes de centenas, jefes de cincuenta, y líderes de diez. Los cuales juzgarán al pueblo en todo momento, y todo asunto importante deberá ser traído ante ti, y ellos mismos deberán juzgar todos los asuntos de menor importancia, lo que hará que sea más fácil para ti, y ellos llevarán [la carga] contigo. Si haces esto, y el Señor te dirige a ti, serás capaz de sobrevivir, y también todo este pueblo llegará a su lugar en paz”. Moisés obedeció a su suegro, e hizo todo lo que le dijo. Escogió Moisés hombres de esencia de todo Israel y los nombró cabezas del pueblo, líderes de miles, líderes de centenas, líderes de cincuenta, y líderes de diez. Y ellos juzgarían al pueblo en todo momento; los casos difíciles los traerían ante Moisés, pero cada caso menor ellos mismos lo juzgarían. Moisés se despidió de su suegro, y se fue a su tierra.

Está claro que nosotros estamos muy lejos de lo que ha sido descrito aquí y hay una gran cantidad de trabajo por delante, pero ya estamos divididos en grupos de diez a fin de aclarar en qué estados estamos y en qué medida avanzamos. Esto se debe a que el avance de Israel está basado en una conexión fuerte, hasta que alcancemos la revelación del Creador que se llama entrar en la Tierra de Israel, el deseo que está dirigido “Yashar El”. Por lo tanto, nos hemos dividido en grupos de diez y tratamos de hacer el trabajo. Entonces, habrá fases adicionales.

(108197 – De la 2° parte de la lección diaria de Cabalá del 23 de Mayo del 2013, Charla acerca de las decenas)
Material Relacionado:

Ascender hacia el creador a lo largo de los grados del deseo
La vida parece un momento, o un momento parece toda una vida
La importancia de la Luz se ve en la oscuridad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta