Un sistema sin defectos

Dr. Michael LaitmanLa Luz y el Kli, opuestos entre sí en el mundo del Infinito, entran uno dentro del otro, construyendo con su integración un sistema, y evolucionando hacia abajo con el fin de desarrollar las condiciones para nuestro desarrollo aquí abajo.

Al final, todo se deriva de la forma en que las Luces y las vasijas se completan mutuamente unas con otras. El camino que se extiende ante mí no deja espacio para preguntas inútiles: “¿Quiero?” o  “¿Estoy listo?”. Esta es sólo una forma de hablar, es nuestro “argot”. De hecho, todo se construye de una forma ideal, todo ha sido considerado hasta el último detalle.

No hay lugar para el resentimiento y el enojo. Nos encontramos dentro del sistema de las cuatro fases de la Luz Directa, mundos y niveles espirituales y nosotros aprendemos acerca de sus detalles, de sus mecanismos. Todos los medios y fuerzas necesarias están disponibles para mí. Yo puedo usarlos con tal que esté cumpliendo con mi rol. Mi rol es determinar exactamente lo que debo estar haciendo ahora y realizarlo sencilla y claramente.

Aquí no se requiere de una gran inteligencia. Todos pueden hacerlo porque estas son las actividades más simples, más tontas. Por lo tanto, el más “tonto”, el menos sofisticado, es el que tiene más éxito.

(106591 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 1 de Mayo del 2013, “Garantía mutua”)
Material Relacionado:

Respondiendo al llamado del creador
Superemos un obstáculo potencial
La persona que se ha alejado del camino

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: