Veneno en la punta de la espada

thumbs_laitman_424_01Baal HaSulam, “Introducción al Libro Panim Meirot uMasbirot” ítem 19: El ángel de la muerte viene con una espada desenvainada con una gota de veneno en su punta; la persona abre su boca, él arroja la gota en el interior, y ella muere.

El ángel de la muerte es nuestro ego que nos separa y nos aleja de la espiritualidad todo el tiempo. Y obviamente, lo hace de acuerdo a ese método, de acuerdo a ese plan general mediante el cual debemos avanzar. Este tiene que crecer con el fin de justificar su nombre, el ángel de la muerte.

Vemos que en nuestros días, se ha revelado una crisis global. La humanidad está gradualmente llegando a entender que el problema no está en la mala economía y finanzas, ni en la ruptura familiar, sino en la naturaleza humana misma. Esto significa que no escaparemos de la crisis a través de un simple cambio del sistema externo. En última instancia, llegamos a la comprensión de que el ángel de la muerte vive dentro de nosotros y está matándonos. Nosotros mismos debemos matarlo antes de que él nos mate. Una y otra vez, intencionalmente nos separa cada vez más de la buena vida para que sintamos que tenemos que matarlo.

La espada del ángel de la muerte es la influencia de la Sitra Ajra, llamada “Herev” por causa de la separación que crece de acuerdo a la medida de recepción, y la separación lo destruye a él.

La persona no está preparada para abstenerse de usar su ego. Vemos que las personas continúan comportándose de forma egoísta, aun cuando saben que están haciéndose daño a sí mismas. Sin embargo, están obligadas a usar su deseo de recibir, y finalmente: Uno es obligado a abrir su boca, dado que debe recibir de sus manos la abundancia para el sustento y la persistencia.

De tal manera que estamos matándonos a nosotros mismos de generación en generación, regresando a este mundo una y otra vez con un deseo por placer incluso más grande, y tomando una vez más esa gota mortal: Al final, la amarga gota en la punta de la espada alcanza a la persona, y esto completa la separación hasta la última chispa de su aliento de vida.

Las personas deben entender finalmente que usar el deseo de recibir las mata. No importa cuánto ardamos con una nueva esperanza de explotarlo, buscando diferentes formas, y tratando de vencerlo, a pesar de todo esto, entendemos que nuestra naturaleza está obligándonos a matarnos a nosotros mismos.

El ángel de la muerte se suicida al mostrarnos qué está causándonos la muerte. Nos despierta para que peleemos contra él. Esto es una reminiscencia de la historia del exilio Egipcio. Al principio, ¡parecía que el Faraón era bueno! Con siete años de plenitud, absoluta abundancia, parecía que habíamos tenido éxito en controlar el ángel de la muerte, y estaba de nuestro lado.

Sin embargo, al final, comenzamos a sentir los siete años de hambruna. Este ya no era el mismo Faraón. El ángel que nos guio a través de la vida se volvió cruel. Solíamos pensar que toda la vida estaba frente a nosotros: Con todas las oportunidades del “sueño americano”, continuaríamos progresando y obtendríamos cada vez más de la vida. Nos parecía que el mundo entero se abría ante nosotros para nuestro beneficio.

De pronto, descubrimos que estamos encerrados dentro de este mundo. Cada día se vuelve más oscuro, confinado y horrible, amenazando con matarnos, y al final del asunto, nos damos cuenta que el problema no está en el mundo. Más bien, está en nosotros, en la naturaleza egoísta que se encuentra dentro de nosotros y nos inspira a vivir en nuestro ángel, es decir en nuestro poder interno.

Entonces, en esencia está cumpliendo con su rol, como el Faraón que llevó a los hijos de Israel más cerca del Creador. Este es ese ángel que a través de la oposición, lleva a cabo su fiel trabajo. Un ángel es una fuerza de la naturaleza que no tiene elección, una parte del programa general que opera hasta que finalmente sentimos que no tenemos elección y que tenemos que huir de él.

 (106507 – De la Convención de hombres “El próximo paso” del 4/26/13, Lección 1)

Material Relacionado: 

¿De qué estamos escapando?

Por qué son irrelevantes las éticas

Una sombra de la mala inclinación en el trasfondo de la Luz

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta