Llegando al centro del universo como por entre el ojo de una aguja

Dr. Michael LaitmanRabash, “Ven a Faraón –2”: Por esta razón, nosotros no debemos subestimar la importancia del trabajo en el amor de amigos, porque por medio de él aprenderemos cómo salir del amor propio y entrar en el camino del amor a los demás. Y cuando él termine el trabajo de amor de amigos, podrá ser recompensado con el amor del Creador.

Debemos saber que existe una virtud del amor de amigos: uno no puede engañarse a sí mismo y decir que ama a los amigos, si en realidad no los ama. Aquí él puede examinar si realmente les tiene amor a los amigos o no. Pero con el amor del Creador, no puede examinarse a sí mismo con respecto a si su intención es amar del Creador, es decir que quiere otorgarle al Creador, o si su deseo es recibir con el fin de recibir.

Ustedes deben entrenarse para evaluar el éxito de su avance espiritual dependiendo de cuánto crean que éste depende de la relación con el entorno. El entorno no es sólo un medio para nuestro avance hacia el Creador, sino que precisamente dentro de él, dentro de nuestra conexión homogénea unificada con los demás, como iguales completamente, nosotros encontraremos al Creador.

Si toda nuestra atención está dirigida al centro de unificación, comenzamos a entender que este entorno es la Shejiná, Maljut del mundo de Atzilut, el punto central de la creación, en el que deben realizarse nuestro avance, el nacimiento espiritual, y el crecimiento. Toda la vida espiritual se percibe solamente en el centro del grupo. Y dependiendo de cuán poderosa sea la unificación que seamos capaces de lograr, tanto en cantidad como en calidad, con esto medimos nuestro ascenso por la escalera espiritual y corregimos toda la realidad desde el punto de nuestra alma.

Todo el trabajo está en la preparación para que, con la ayuda de la Luz que Reforma, nos llevemos hacia la sensación de que dependemos totalmente y obtenemos la vida sólo a partir del punto de nuestra conexión con los demás, el cual es el centro de todo el universo. Este es el punto que descubrimos como “el ojo de la aguja”, y la fuerza común de otorgamiento y amor que es el Creador se revela en él.

Nosotros nos convertimos en ayudantes, amigos de la Shejiná y del Shojén; el Creador se revela. Todo está sólo allí. Lo más importante es entender que todos los accidentes y problemas son causados ​​por la falta de la conexión correcta entre nosotros y para concentrar todas nuestras respuestas y esfuerzos en el fortalecimiento de nuestra relación en este punto central. Cuando la persona se une al entorno de esta manera, esta conexión se vuelve más sensible, enérgica, e incondicional; ella ya comienza a avanzar correctamente hacia la revelación de la Shejiná, convirtiéndose en su parte inseparable.(109285)
Desde la preparación para la Lección diaria de Cabalá del 6/6/13

Material  Relacionado:
Agua viva de un pozo común
¿Dónde fallamos?
Encontrando la verdad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta