No dejen que su chispa se extinga

Dr. Michael LaitmanRabash, “Uno siempre debe vender las vigas de su casa”: Cada uno de ellos tenía una chispa de amor por los demás, pero la chispa no pudo encender la Luz de amor y brillar en cada uno, entonces estuvieron de acuerdo en que al unirse, las chispas llegaría a ser una gran llama. Por lo tanto ahora, también, cuando él los está espiando, debería sobreponerse y decir, “Puesto que todos ellos fueron de una mente que debió caminar en el camino del amor por los demás cuando se estableció la sociedad, así lo es ahora”. Y cuando  todos juzguen a su amigo favorablemente, todas las chispas se encenderán una vez más y nuevamente habrá una gran llama.

La meta de la creación es alcanzar la fuerza de conexión, la fuerza de amor en la que todos sienten las deficiencias de los demás y las llenan. Pero es imposible hacerlo solo, dado que la persona no tiene el poder para esto. Existe sólo una pequeña chispa en ella que la empuja hacia la meta e incluso no entiende hacia dónde se dirige, ni por qué.

Es por esto que nosotros debemos conectarnos, para que todos reciban el poder de la conexión espiritual: el poder del deseo colectivo, el poder de conectar los corazones, el poder del amor. Es por esto que vinimos a este mundo en el cual nos conectamos físicamente por medio de nuestros cuerpos, por medio de las distintas acciones externas. Estas acciones físicas atraen hacia nosotros la Luz que Reforma la cual conecta nuestras pequeñas chispas en una fuerte llama general.

Cada uno recibe esta fuerza general y sólo por medio de eso puede sentirla y usarla. Esta Luz nos obliga a unir todas nuestras chispas espirituales y a inclinarnos hacia el otorgamiento mutuo. Entonces, por medio de la fuerza general del otorgamiento que ahora está en cada uno de nosotros, ya podemos empezar el trabajo y realizar acciones espirituales de otorgamiento y ascender.

Resulta que al usar nuestros cuerpos físicos y el trabajo corporal que es el resultado de las intenciones egoístas, nosotros evocamos la Luz Circundante que conecta nuestras chispas en una sola chispa, en una llama, que llega a ser la fuerza general de otorgamiento, amor y conexión. Entonces cada uno recibe esta fuerza. Nosotros no la dividimos como un botín, sino que más bien la usamos juntos, al estar en el medio, dentro de ésta como un todo, como un grupo de diez, por ejemplo. Entonces cada uno puede usar esta fuerza y así empezar a realizar acciones espirituales y no corporales. La primera etapa es llamada la etapa de preparación y la segunda etapa es ya la etapa de corrección: primero “otorgar con el fin de otorgar” y luego “recibir para otorgar”.

La persona que no opera con el fin de conectarse con los amigos en un grupo de diez, en realidad no usa el único medio para alcanzar la espiritualidad, es decir que no está en la etapa de preparación. La etapa de preparación es cuando usamos todos los medios que se nos dieron en este mundo, en el nivel corporal, con el fin de alcanzar la fuerza de otorgamiento, la fuerza de conexión.

La fase de preparación  no terminará hasta que el grupo de diez no se llene a sí mismo y se vuelva como un hombre por medio de la Luz que Reforma. Cuando nos conectemos y adquiramos la fuerza general de conexión suficiente para cumplir las acciones de otorgamiento, significa que trascendemos el Majsom (barrera), la frontera del mundo espiritual.
[108705]
De la preparación para la Lección diaria de Cabalá del 5/29/13

Material Relacionado:
Con los amigos bajo la Suka de Paz
Israel es la chispa que ilumina al mundo
Una nación unida por medio de chispas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: