¡No hagan ningún trabajo que no sea el de ustedes!

Dr. Michael LaitmanTodo nuestro camino de preparación consiste de: en cada nivel, en cada paso, todo es determinado únicamente por todas las preparaciones. ¿Por qué es tan importante la preparación y no la acción misma? El punto es que la acción la lleva a cabo la Luz que Reforma, pero la preparación para esta, con el fin de estimular la Luz para llevar a cabo esta acción, es el trabajo de la persona.

De acuerdo a este principio, cada nivel se divide en dos partes. La primera parte es la preparación, el acuerdo, la auto sumisión de la persona que debe aceptar totalmente la acción de la Luz, que se expresa en su deficiencia, en su oración, en la elevación del MAN. Si el deseo, la oración, es decir su preparación, es correcta en su cantidad y calidad, y estas coinciden con el cambio que él tiene que atravesar, él crea así la oportunidad y el lugar para que la Luz opere. Entonces viene la Luz y realiza los cambios y correcciones en la persona en la que ésta luego puede morar.

Cuando se completa la acción, a la persona se le da la oportunidad de hacer la primera parte del trabajo que ella tiene que hacer nuevamente: sumisión, auto anulación, aceptación del yugo del Cielo, deseando que el Creador realice en ella la siguiente acción. Cuando completa la preparación, es decir que alcanza una deficiencia correcta suficiente y que toda la Luz superior debe realizar la acción, la Luz lleva a cabo la acción. Esto significa que la persona se eleva al siguiente nivel.

Así avanza ella paso a paso. Todo depende de la preparación de la persona, dado que la Luz superior está siempre dispuesta a hacer su trabajo. La Luz está en absoluto reposo y su única meta es llevar a la persona a la adhesión con el Creador.

Así que nosotros tenemos que asegurarnos de hacer lo que dependa de nosotros y de que nos preparamos a nosotros mismos rápidamente de la manera más eficiente, sin pensar cómo corregirnos. La corrección es el trabajo de la Luz, y nosotros ni siquiera sabemos qué hay que hacer. Nuestro trabajo es sólo aclarar qué tenemos que hacer para preparar nuestra deficiencia.

Esta preparación también está dividida en varias partes: preparación, auto anulación, reconocimiento de la grandeza de la Luz que Reforma, y reconocimiento de la grandeza del siguiente estado al que nos trae la Luz. Podemos imaginar todo esto por medio de nuestro entorno y de los ejercicios que hacemos en él, al trabajar en la conexión entre nosotros y al usar todos los medios que nos dieron.

Todos los medios que nos dieron en realidad pertenecen a la preparación, es decir al trabajo que tenemos que hacer. Si sentimos que no tenemos las vasijas, los poderes, la fuerza, es porque tratamos de hacer lo que no es nuestro trabajo, sino más bien el trabajo de la Luz, la corrección real. Por lo tanto, de hecho no está en nuestras manos ni en nuestras fuerzas hacerlo.

Pero si nos enfocamos en lo que debemos hacer en cada nivel, lo cual significa la preparación de la demanda, de la petición de la acción de la Luz, entonces tenemos todos los medios necesarios para hacerlo.

(110736)
De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 6/24/13

Material relacionado:
A salvo como en los brazos de una madre
Rechazando nuestros yo presentes
Alcanzando la profesión del creados

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: