Si no saben cómo, no lo toquen

thumbs_laitman_527_01Baal HaSulam, “Paz en el mundo”: Por lo tanto, nosotros tenemos que entender y ser muy cuidadosos al emitir un fallo con respecto a cualquier tema de la creación, diciendo que es redundante y superfluo, dado que sería una calumnia acerca de su Operador.

La humanidad está empezando a darse cuenta después haber sufrido a causa de las teorías “inteligentes” que era necesaria la erradicación de los “extra” en aras del bienestar de todos. Una vez, había una opinión de que nuestro cuerpo tiene partes “innecesarias”. Hasta ahora, nosotros hemos practicado regulación social por medio de criterios artificiales, inventados. En educación, cultura, economía, política, comercio, en todas las áreas, recurrir a medidas no naturales y a formas de gobierno. La consecuencia de esto son las distorsiones que elevan el nivel de nuestro sufrimiento hasta alcanzar la crisis mundial.

De hecho, de la naturaleza debemos aprender el correcto desarrollo. Es perfecto inicialmente y nosotros son su consecuencia. Nuestros pensamientos y sensaciones también surgen de lo que nos ha dado. Así que sólo tenemos que imitarla, tomar su ejemplo.

De hecho, muchas de las últimas tecnologías están basadas en el conocimiento de los sistemas naturales y mecanismos en el intento de reproducirlos artificialmente.

Nosotros debemos hacer lo mismo en la sociedad, en nuestras relaciones sociales, económicas, comerciales y demás. Si hubiéramos copiado en nosotros mismos la naturaleza, nos habríamos tenido que librarnos de todos los problemas.

Es de conocimiento común que el Creador no se completó la creación cuando Él la creó. Y podemos ver en todos los rincones de la realidad, en lo general y en lo particular, que estos son regidos por las leyes del desarrollo gradual, desde ausencia hasta la finalización del crecimiento. Por esta razón, cuando la fruta tiene un sabor amargo al principio de su desarrollo, no se considera que haya un defecto en la fruta, dado que todos sabemos la razón: el fruto aún no ha completado su desarrollo.

Y así es en cada elemento de la realidad: Cuando algún elemento nos parece malo y perjudicial, se trata solo de un testimonio propio con respecto a ese elemento, el cual se encuentra todavía en la fase de transición, en el proceso de su desarrollo. Por lo tanto, no podemos decidir que sea malo ni es prudente que nos emitamos un juicio acerca de él.

Podemos decir que el mundo está evolucionando y nosotros estamos descubriendo cosas más complejas en él o podemos decir que nosotros mismos estamos desarrollándonos y es por eso que vemos el mundo de manera más avanzada y compleja.

Si estamos hablando del mundo exterior o de nuestro mundo interior, no tiene importancia. La conclusión final puede ser simple: “No toquen la Naturaleza. No la revuelvan con sus “sucias” manos y estúpida su mente que es capaz de ver solo lo que está a un milímetro de su nariz. Es mejor que se cuiden. Ustedes tienen el mundo. Así que traten de vivir en paz con él, y si no, éste no será bueno para ustedes”.

Con nuestra mente corrupta, nuestras “sucias”, es decir, egoístas manos, nosotros interferimos en los asuntos de la Tierra, la riqueza y los recursos, los cuales son limitados. Estos nos han sido dados sólo para avanzar de manera equilibrada de acuerdo a la naturaleza, no negativamente contra este sistema universal que lo abarca todo.

Si nos nosotros realizamos nuestra actitud negativa, la naturaleza empieza inmediatamente a defenderse de forma automática y encontramos las consecuencias de nuestro creciente error como respuesta. Esto causa gran sufrimiento, crisis y amenaza nuestra existencia: el peligro de aniquilación.

Todo esto debido a que no entendemos: La naturaleza es perfecta, y nosotros sólo tenemos que aprender a unirnos a este sistema de forma plena y equilibrada.

Pregunta: ¿Esto significa que tenemos que adoptar el vegetarianismo, el naturalismo, el ecologismo, y otros métodos de este tipo?

Respuesta: Si estos hubieran surgido de profundos estudios minuciosos de la naturaleza, yo estaría de acuerdo con ellos, sin siquiera familiarizarme con ellos por completo. El punto está enteramente en el enfoque exploratorio racional.

El principio es simple: Al ser humano no se le prohíbe hacer algo que no perturbe el equilibrio natural. Por supuesto, podemos comer carne y pescado, cortar árboles, plantar, y disfrutar de la vida. Sin embargo, siempre debemos saber dónde está el límite a partir del cual hay acciones dirigidas en contra del equilibrio, y cuan adecuadamente encajamos en el sistema de la naturaleza.

¿Cómo puedo yo comprobar esto? Sólo a través de mi egoísmo. Cuando lo uso, allí, comienza el daño. Después de todo, la naturaleza es un sistema analógico, que es totalmente altruista y está basado en otorgamiento mutuo. Todas sus partes, de forma similar a los órganos de nuestro cuerpo, sólo se preocupan por el bienestar de la totalidad. De esta manera debemos ver la naturaleza con el fin de revisarnos a nosotros mismos. ¿Actuamos de manera similar? ¿Buscamos la perfección o no?

Esto es lo que significa actuar artificialmente, pero, de manera natural, estar en constante amor y otorgamiento, que es la ley de la naturaleza en vez del egoísmo que tiende al provecho propio. Así, a nivel nuestro, podemos llevar a cabo la ley de la naturaleza, “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, la ley por la cual vive cada una de las partes.

Un depredador, al devorar la presa, no lo hace para disfrutar de los sufrimientos de los demás. Él solo caza para obtener comida y nada más. Cuanto más profundamente entendamos la naturaleza, más nos convencemos de esto.

En consecuencia, tenemos que entender qué y cuánto debemos recibir de la naturaleza. No hay ningún problema si la usamos sólo para vivir en equilibrio, es decir, si todas nuestras acciones son para el bien de los demás, en beneficio de la naturaleza inanimada, vegetativa y animada.

¿Cómo se consigue esto? En primer lugar, tenemos que corregir nuestra propia naturaleza. Después de todo, lo que los niveles más bajos hacen por instinto, nosotros debemos realizarlo en la forma llamada “por encima de la razón”, por encima del egoísmo, y para ello nosotros estudiamos el método de educación integral.

Pregunta: En la naturaleza, el fuerte se come al débil, y esto no perturba la armonía. Sin embargo, provoca un efecto devastador entre las personas.

Respuesta: El egoísmo no corregido actúa en nosotros. Sin embargo, de hecho, esta ley debe llevarse a cabo de manera diferente entre las personas, la fuerte le ayuda al débil en la corrección. El lobo que se come a la oveja trae corrección, por ejemplo, al ayudarle a la población a deshacerse de los animales débiles. Por lo tanto, nosotros tenemos que ayudarnos unos a otros de acuerdo al mismo principio de armonía y equilibrio, sólo que no comiéndonoslo, sino equilibrando el amor hacia todos en el nivel humano, el compromiso por el bien de los demás.

Pregunta: ¿Cómo podemos medir nuestra fuerza o debilidad en este contexto?

Respuesta: A través del servicio a los demás. O les sirvo a ellos o los uso.

(109666 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 6/9/13, Escritos de Baal HaSulam)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta