Tenemos que sentirnos unos a otros

Dr. Michael LaitmanPregunta: Tenemos un grupo virtual muy amigable, muy unido. Nos gustaría que ellos estuvieran presentes en la convención. ¿Cuál es la mejor manera de hacer esto de manera virtual?

Respuesta: Desde el punto de vista de la sabiduría de la Cabalá, en el Universo no existe nada además del deseo de recibir y la Luz que afecta a este deseo. La Luz que actúa sobre el deseo causa en él un desarrollo cuádruple, que comienza a manifestarse en las cuatro etapas de los mundos: Atzilut, Beria, Yetzira y Assiya.

Sin embargo, a fin de ser independiente de la Luz, es necesario que salga del poder de ella. Esta es la razón por la cual el deseo que se rompió en el último nivel, cae a un estado en el que no siente ninguna conexión con la Luz. Este estado es llamado “nuestro mundo”. Es decir, nuestro mundo es el deseo degradado hasta el punto en el que sólo se siente a sí mismo, se siente fuera de contacto con quien lo gobierna, con quién lo afecta. Este es el estado que llamamos nuestro mundo, este mundo.

En realidad, no hay diferencia entre nuestro mundo y el mundo espiritual. Sólo cuando ustedes se encuentran en alguno de los 125 grados del mundo espiritual, se manifiesta allí en el deseo la conexión entre dos fuerzas de manera más evidente. El deseo siente quien lo afecta y por qué, cómo y para qué. Esto ocurre en el diálogo con el Creador. En otras palabras, la fuerza de recepción (la fuerza del deseo) y la fuerza de otorgamiento (la fuerza del Creador / Luz) están en el deseo mismo de forma clara.

Sin embargo, en nuestro nivel (el último nivel), esto no es claro debido a la desconexión que se produjo. Es por ello que nuestro mundo está construido de los tres tipos de deseo: inanimado, vegetativo y animado. Sin embargo, el nivel humano no existe en él, porque pertenece a los siguientes niveles espirituales, a los 125 grados.

Nuestro mundo es muy importante porque al comenzar a alcanzar el mundo superior, yo debo ser absolutamente independiente, no estar bajo su poder. “Independiente” significa cortado, separado, no familiarizado, ignorante de él. Si yo existo de esta manera, puedo llevar a cabo mis propias acciones completamente separadas, no bajo la influencia de la Luz superior, sino porque “yo mismo lo he decidido”.

Es por ello que nuestro mundo es el más importante. Después de todo, cualquier cabalista, sin importar en qué grado de alcance del mundo superior esté, debe realizar su mayor avance mientras está en el cuerpo, es decir, en la sensación del grado egoísta más bajo, y ascender desde él.

Supongamos que yo estoy en el 20avo grado espiritual. Para elevarme al 21, tengo que perder completamente los 20 grados y volverme como todos los demás en este mundo, sentir solo esto y elevarme al siguiente nivel de él, y ​​durante la transición hasta el grado 22, tengo que caer de nuevo hasta el final, a este mundo, y de nuevo comenzar mi ascenso desde él.

Es imposible alcanzar un grado espiritual y la transición entre ellos si ustedes no están en la sensación llamada nuestro mundo. Las personas piensan: “Ahora, me desconecto de este mundo y no le importará. Volaré allí y seguiré avanzando. ¿Por qué necesito el contacto físico con los amigos?” Ellos están absolutamente equivocados en esto. Nosotros necesitaremos esta comunicación. ¡No escaparemos de ella!

Cuánta atención le han dado los cabalistas a la descripción del orden del grupo: Cómo debe interactuar, reunirse, y qué hablar. Se nos dice que la única oportunidad de elevarnos al mundo superior es si el grupo les transmite a ustedes el poder, la importancia de la meta, la importancia de la unidad, así como la importancia de la anulación de uno mismo ante el grupo.

Cuando ustedes están constantemente en el grupo, están activos y pueden controlarse a sí mismos, no teóricamente a través del Internet, detrás del cual siempre pueden ocultarse, sino en la práctica cuando puede mirar a sus amigos a los ojos o mirar hacia otro lado, o puede abrazarlos o rechazarlos. Ustedes no pueden hacer esto de forma virtual. Es imposible sin esto. Si entienden el método de la Cabalá, ustedes deben sentirse unos a otros.

¿Qué podemos hacer en una región donde los pueblos están a 500 o 1.000 kilómetros de distancia, por no hablar de las grandes ciudades? Es necesario que se pongan físicamente en contacto entre sí, al menos ocasionalmente.

Yo volé aquí porque es muy importante que esta región se junte, para que ustedes puedan reunirse una o dos veces al año, incluso en pequeños grupos de 30 a 50 personas. Después de todo, las personas que tienen esta oportunidad, pero no lo usan, pierden mucho.
(109883)
De la 1°preparación para la Convención en Krasnoyarsk del 6/13/13

Material Relacionado:
La realidad corporal es la mayor benevolencia del Creador
Gracias al pacto y a la garantía mutua
Alcanzando el mundo a través de la lente del grupo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta