Un recordatorio acerca de la corrección del mundo

thumbs_laitman_254_01Baal HaSulam, “Paz en el mundo”: Esta es la clave para entender la debilidad de los reformadores del mundo a lo largo de las generaciones. Ellos consideraban al hombre como una máquina que no funciona correctamente y necesita reparación, es decir, que hay que eliminar las partes dañadas y sustituirlas por partes buenas.

Y esa es la tendencia de todos los reformadores del mundo, erradicar todo lo malo y perjudicial en la especie humana… y es cierto que si el Creador no se hubiera interpuesto en contra de ellos, sin duda habrían limpiado por ahora completamente al hombre, dejando sólo lo bueno y útil.

Pero ¿no queremos nosotros corregir el mundo? Entonces, ¿qué nos hace diferente de los demás?

Comentario: Sólo la Luz que Reforma corrige y nosotros la atraemos.

Respuesta: Es verdad. Nosotros no hacemos la corrección sino que atraemos la Luz para que esta haga su trabajo. Es como si abriéramos la válvula que estaba bloqueando su camino. Es por eso que nosotros no pertenecemos a los “reformadores del mundo” sobre quienes escribe Baal HaSulam. Después de todo, ellos mismos quieren hacer todo el trabajo.

Esta es una diferencia fundamental. Denle una mirada a lo que sucede en el mundo: Sin importar cuanto se esfuercen las personas por resolver sus problemas, todo es en vano. De hecho, sólo es necesario permitir que la Luz corrija al ser humano y aceptar el resultado. No hagan nada más, sólo dejen que la Luz trabaje. Cualquier acción adicional no sólo es innecesaria, sino que es perjudicial.

Esto es lo que debemos entender y entonces todas nuestras acciones estarán orientadas hacia el otorgamiento. Al adicionarles a ellos la correcta intención, permitimos que la luz trabaje en el mundo, en toda la naturaleza inanimada, vegetativa, animada, y humana; la Luz lo ajustará todo de acuerdo a nuestras fuerzas, a nuestro deseo, a las oportunidades que se abran ante ella.

Nosotros no interferimos en el proceso de corrección; no sabemos qué es bueno o malo, cuál es el orden de las acciones, o cómo implementarlo. Sólo queremos abrir el camino hacia la Luz y eso es todo.

Por supuesto que quisiéramos saber más, entender qué está ocurriendo, participar en el trabajo, tomar parte en el proceso, ser activos… Sin embargo, debemos dirigir todos estos impulsos sólo hacia una cosa: a dejar que la Luz entre.

Si actuamos en la dirección equivocada, si queremos realizar el trabajo por nosotros mismos en vez de permitir que la Luz haga esto, entonces sólo estamos causando una mala adición a nuestras actividades, hasta que aprendamos la lección y entendamos qué se requiere de nosotros.

Es por eso que si queremos avanzar, en principio, tenemos que centrarnos en la intención y las acciones correctas y sólo aquellos que lo hacen, le dan a la Luz la oportunidad de corregir.

(109734 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 6/10/13, Escritos de Baal HaSulam)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta