Ustedes no compran la espiritualidad ni la toman por la fuerza

Dr. Michael LaitmanRabash, “De acuerdo a lo explicado con respecto a: “Ama a tu amigo como a ti mismo”: Si cada uno se anula ante su amigo y se mezcla con él, ellos se vuelven una masa donde todas las pequeñas partes que quieren el amor de otros se unen en una fuerza colectiva que consta de muchas partes. Y cuando uno tiene gran fortaleza, puede ejecutar el amor de otros.

Y entonces él puede lograr el amor de Dios. Pero la condición es que cada uno se anule ante el otro. Sin embargo, cuando él está separado de su amigo, él no puede recibir la parte que debe recibir de su amigo.

Entonces, cada uno debe decir que él no es nada comparado con su amigo. Es como escribir números: Si ustedes escriben primero “1” y después “0”, esto es diez veces más. Y cuando escriben “00” es cien veces más. En otras palabras, si su amigo es número uno, y le sigue el cero, se considera que uno recibe de su amigo diez (10) veces más. Y si él dice que es doble cero comparado con su amigo, recibe de su amigo cien (100) veces más.

Sin embargo, si es al contrario, y él dice que su amigo es cero y él es uno, entonces él es diez veces menor que su amigo 0.1. Y si él puede decir que él es uno y tiene dos amigos que ambos son ceros comparados con él, entonces es considerado cien veces menos que ellos, es decir él es .01. Así, su grado disminuye de acuerdo al número de ceros que obtiene de sus amigos.

Si quiero recibir algo de alguien en nuestro mundo, yo tengo que pagar algo a cambio por ello o tomar esto por la fuerza como el grande toma del pequeño. En este caso mientras más grande sea yo, puedo extorsionar al otro en mayor medida y recibir más de él. Esa es la manera del  mundo corporal, cuando hablamos acerca de recibir en el deseo de recibir.

Pero si se trata de recibir poderes espirituales, esto funciona de acuerdo a una ley opuesta. Cuanto más importante considere a mi amigo y más grande lo vea, más puedo recibir de él.

Yo no puedo recibir nada de alguien que es igual a mí, dado que él no está en el mismo nivel que yo. Pero si él es incluso un poco más grande que yo, ya puedo recibir algo de él, y cuanto más lo eleve, más puedo recibir.

Esto no tiene nada que ver con el amigo en sí, sino sólo con la forma en que yo lo trato con respecto a mí. Es justo como los estudiantes de Rabí Yossi Ben Kisma que no tenían idea de cómo su maestro trabajaba con respecto a ellos. Él se veía a sí mismo relativamente más pequeño que sus estudiantes y así recibía poderes espirituales a través de ellos.

No compres ni tomes a la fuerza la espiritualidad

Todo depende de cuán grande sea tu amigo ante tus ojos. Mientras más grande es, más puedo recibir de él la fuerza de otorgamiento. Pero si se trata de recibir poderes egoístas, entonces estamos hablando de un principio diferente de acuerdo al cual, cuanto más grande soy, más puedo extorsionar con el fin de llenar mi ego.

Entonces el poder espiritual que ustedes recibirán del entorno, sólo depende de si es 1000 o 0.001. Nosotros tenemos que estar en un grupo de diez que trabaje en la conexión y en el cual cada uno esté de alguna manera conectado con el deseo de otorgar como los estudiantes de Rabí Yossi Ben Kisma ¡Pero esto es suficiente dado que todo lo demás depende de ustedes y de la medida en que ustedes mismos se sometan!

Ustedes nunca tendrán el poder de avanzar si no reciben poderes del entorno. Entonces la regla de someterte ante los amigos, incluso mediante acciones físicas, es el medio más eficiente de avanzar. No debemos pensar que los cabalistas nos dicen esto sólo para establecer buenas relaciones de la forma en que les enseñamos a los niños en nuestro mundo a comportarse moralmente, dado que este enfoque es opuesto a la sabiduría de la Cabalá.

Nosotros hacemos eso sólo para recibir la fuerza de otorgamiento de la Luz, del Creador, a través de otros. Dado que yo me someto, la Luz puede fluir hacia mí a través del amigo. Si trato a otros como si realmente fueran más grandes que yo, recibiré el poder del otorgamiento a través de ellos.  Es suficiente tratarlos con la intención de con el fin de otorgar y en las relaciones entre nosotros yo comenzaré a sentir al Creador y seré capaz de darle contento a Él. A través del otorgamiento a los amigos, yo seré capaz de sentir cómo puedo alcanzar el otorgamiento al Creador. Él se me revelará a través de la imagen del grupo que veré a la Luz de mi otorgamiento. Así, la regla “ama a tu amigo como a ti mismo” es la meta principal del nuestro trabajo, el cual es una sensación constante de humildad ante los amigos, y en correspondencia construimos los poderes de otorgamiento.

(108298 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 24 de Mayo del 2013, Escritos de Rabash)
Material Relacionado:

Un buen hábito: el deseo de otorgar
Ama a tu prójimo como a ti mismo
Mantén tu nariz hacia abajo, eleva al grupo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta