¿Cómo le ayuda uno a un amigo?

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Cómo puede uno ayudarle a un amigo correctamente si vemos que en él ha surgido la inclinación malvada y que acepta los pensamientos que le vienen como verdades y convence a otros de su verdad?

Respuesta: La persona que se encuentra en un grupo comienza a sentir todo tipo de inclinaciones anti espirituales como resultado de su buen trabajo. Vemos como de pronto cambia profundamente. Más aún, él justifica su comportamiento. Es típico de todos el justificarse.

Antes que nada, deben conectarse entre ustedes inmediatamente (sin él, aun cuando él también quiera ser parte de esto), y discutir muy seriamente qué hacer con él.

Lleguen a un acuerdo entre ustedes acerca de cómo lo influirán en él. Él necesita ver cómo estamos trabajando para conectarnos, que esto es lo importante y esencial para nosotros, porque es específicamente lo que estamos aprendiendo, y así es como lo hacemos. Acerca de esto, no hay discusión ¡Así debe ser!

Si se opone o algo no está bien para él, simplemente le mostramos, “lo ves, esta no es nuestra invención. Es lo que está escrito en las fuentes, y nosotros llevamos a cabo esas condiciones. Quienes no las realizan no tienen lugar aquí. Por lo tanto, o te quedas y gradualmente te incluyes en el trabajo general, o te vas”.

Es necesario mostrar clara y precisamente que sólo el estado colectivo del grupo debe determinar su comportamiento, porque la conexión es un deseo general de todos juntos, de acuerdo a un solo método para una meta.

¡Está prohibido pasar por alto de manera alguna esas cosas! ¡Él no tiene derecho a relajar y a congelar las manos de los demás! Debemos dejarle entender claramente que nos relacionamos negativamente con su comportamiento, pero es necesario hacer esto con delicadeza, abordando gradualmente las explicaciones vitales. Debemos acordar entre nosotros el distanciarnos de él para que vea que continuamos conectándonos y apoyándonos, etc. Y si él no se adhiere a nosotros es un signo de que su lugar no está aquí.

Es necesario explicarle (con amor, ya lo ven, nosotros queremos que se quede), que, aunque nos duele, no vemos en él el comportamiento apropiado para los requerimientos del método espiritual, por lo tanto, o se somete ante el grupo, o si no, entonces él lo dañará y entonces por su propio bien sería mejor que se marchara.

Sin embargo, incluso si se va, esto debe hacerse de manera que tenga la posibilidad de regresar. Por ejemplo, es posible ofrecerle la opción, “no necesitas venir todos los días. Ven cuando quieras ser incluido en el grupo”. Podría ser que venga una vez cada dos semanas, y tras eso podría ser que regrese completamente.
(112628)
De la Convención en St. Petersburgo “día uno” del 7/12/13, Lección 2

Material Relacionado:
Ayudándoles a los heridos en la batalla contra la inclinación al mal
El ego tiende a proteger “su territorio”
No negociable

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta