Creando un parecido con la Luz

Dr.Michael LaitmanBaal HaSulam, “Matan Torá” (La entrega de la Torá), ítem 11: “Esta exaltación y Dvekut, que se ha garantizado que lleguen a nosotros a través de nuestro trabajo en Torá y Mitzvot, es nada más y nada menos que la equivalencia de las ramas con sus raíces”.

  • Toda la dulzura, el placer y la sublimidad, aquí se vuelven una extensión natural, como hemos dicho más arriba, el placer es sólo la equivalencia de forma con el Hacedor de uno. Y cuando nos equiparamos en toda conducta con nuestra raíz, sentimos deleite.
  • Además, todo lo que encontramos que no está en nuestra raíz se vuelve intolerable, repugnante, o considerablemente doloroso para nosotros, como lo exige ese concepto. Y, naturalmente, nosotros encontramos que nuestra esperanza misma depende de la medida de equivalencia de forma nuestra con nuestra raíz.

Así, nosotros avanzamos por medio de placeres y sufrimientos. En general debemos establecer desde ambas partes la equivalencia de forma. Yo mismo tengo que crear en mí una forma que sea similar a la Luz.

Pero la Luz superior no tiene forma; ésta es otorgamiento total y amor absoluto. Entonces, ¿cómo puedo crear la forma de la Luz en mi deseo de recibir que tiene una forma?

Yo me “desvisto” de todas las relaciones egoístas que tengo y establezco conexiones de amor por encima de ellas. Así que internamente estoy totalmente hecho de un deseo de recibir y su expresión externa se vuelve un deseo de otorgar.

Como resultado me encuentro frente a la Luz Circundante, frente a la Luz de Ein Sof (Infinito), y por mí mismo hago la imagen del Creador, para mí mismo. Es por eso que este nivel es llamado Adam (un ser humano), lo cual significa asemejarse al Creador (Domeh en hebreo).

El Creador mismo no tiene forma, pero nosotros lo descubrimos al acercarnos a Él, y por con ello “crearlo” a Él.

Baal HaSulam, “El secreto de la gestación y el nacimiento”: Esto es similar a un Rav y su estudiante, en la que la única inclinación del Rav es capacitar a su alumno para ser como él, y enseñarles a otros estudiantes como él. De la misma manera el Creador está contento cuando los seres creados crean y renuevan Su imagen. Nuestra fuerza de la renovación y el desarrollo no son realmente nuevas, sino una especie de imitación. Y nuestro nivel de desarrollo se mide de acuerdo al nivel con el que coincide con la imitación del trabajo de la naturaleza.

Nosotros llenamos todo eso en la conexión mutua entre nosotros. Se nos dio la oportunidad de superar el ego entre nosotros si utilizamos correctamente los medios que tenemos: las lecciones, los talleres, los congresos, etc. Lo más importante debe ser alcanzar la conexión, para que  la conexión se parezca en cierta medida a la Luz y otorgamiento mutuo.
(111460)
De la 3º parte de la Lección diaria de Cabalá del 7/3/13, “No existe nadie más aparte de Él”

Material Relacionado:
¡Él o yo!
Adhiriéndonos a Sus cualidades
Los alcances del general y del particular

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta