De acuerdo a la Torá, todos son iguales

Dr.Michael LaitmanLa Torá, “Éxodo”, “Mishpatim” 21:23-21:25: Pero si resulta algún daño, entonces pagarás vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe.

Las personas perciben todo aquello sobre lo que escribe la Torá, de manera lineal y egoísta. La Torá habla exclusivamente de la unidad entre las personas y sobre el establecimiento de una imagen general integral llamada Adam (similar al Creador).

Cada persona, sin excepción, participa en la creación de esta imagen (Adam). Lo queramos o no, todos estamos involucrados en la elaboración de este gigante. Nuestra participación debe corresponder a la instrucción llamada la Torá (derivada de la palabra Ora’ah, que se traduce como “la instrucción”). En ella se describen las formas de autocorrección que ocurren cuando cometemos errores. Como en cualquier instrucción, hay un capítulo sobre los posibles errores y la forma de corregirlos.

Esto explica por qué las desgracias mencionadas con ojos, manos, pies y otras lesiones todas están relacionadas con los vínculos entre las personas que existen en el nivel de diez Sefirot. Ellas deben reparar cualquier defecto que causaron, dado que “desgracia” significa un daño no intencional.

En una caída, si uno intencionalmente, de manera egoísta y malévola perjudica o inhibe un sistema integral general o daña un proceso colectivo de corrección, entonces entran en vigor otras leyes.

Pregunta: ¿Qué quiere decir, “dar vida por vida, ojo por ojo”?

Respuesta: Se trata de los niveles de corrección, Nefesh, Ruaj, Neshama, que estamos obligados a reponer.

El mundo percibe toda la Torá a nivel corporal. Las diversas creencias, enseñanzas y dogmas tienen su origen en la Torá. Esto ha continuado durante miles de años.

Si estamos hablando de la implicación terrenal de la Torá, se nos dice que “no hay esclavos ni amos”. Todos somos absolutamente iguales ante la ley. Ésta describe una sociedad que nunca ha existido. La corrupción resuelve los problemas en este mundo. Paguen el suficiente dinero y hagan lo que quieran.

Si ustedes leen “Las Leyes de Reyes” de Rambam, verán que hay gran cantidad de restricciones que les fueron impuestas a los reyes, en comparación con algunas limitaciones para los plebeyos. En otras palabras, de acuerdo a la Torá, todos somos iguales.
(112079)
Del Kab.TV “Los misterios del Libro Eterno” del 5/20/13

Material Relacionado:
No se trata de predicción, sino de investigación
La igualdad es un regalo de arriba
Democracia espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: