El progreso que lleva a la regresión

thumbs_laitman_220 (1)Hoy en día el Creador hace intencionadamente que el mundo entero se sienta suspendido en el aire. La persona no sabe qué esperar ni qué sucederá después. De repente, hay inundaciones en Europa, huracanes en América, incendios y asesinatos en masa. Todo el mundo está conmocionado: “la primavera árabe”, “la primavera turca,” las revueltas en Siria, Líbano, Libia y Egipto. Todo está sucediendo cuando la tecnología moderna y las oportunidades que tenemos, podrían haber resuelto todos los problemas corporales, y convertido la tierra en Cielo.

Todos saben eso, los políticos, los científicos y sociólogos. Hemos llegado a tal nivel de progreso, que podríamos proveer fácilmente a toda la población mundial con lo necesario para suplir todas las necesidades básicas, como alimentos y ropa. No hay problema, excepto el hombre mismo: El hombre es el único que debe ser corregido.

Después de todo, por el momento, podemos prometernos prosperidad corporal en todas las áreas y podemos resolver todos nuestros problemas, pero al mismo tiempo la mitad de la población mundial se muere de hambre y la otra mitad está sufriendo de depresión y perdiendo el deseo de vivir, como en Europa, donde no hay problemas de alimentación, pero hay otros problemas.

Lo único que puede salvarnos es cambiar la naturaleza humana. Todos nosotros debemos entender esto y hacer de este nuestra meta principal. No hay otra manera. No tendremos éxito en nada si no cambiamos nuestra naturaleza. Esto tiene que quedarnos claro a todos y sobre todo a quienes se involucren en la sabiduría de la Cabalá.

Podemos abandonar todos los otros intentos por corregir la situación, puesto que no importa qué logros tengamos en cuanto al suministro de alimentos y de ropa, en la industria pesada y ligera, en la alta tecnología, estos no mejorarán en absoluto nuestro estado. Tecnológicamente podemos hacer maravillas, pero no podemos usarlas para beneficio de la humanidad.

Podemos inventar remedios para ciertas enfermedades. Incluso ahora ya hay remedios para enfermedades como el cáncer, de riñón y de corazón que son mucho mejores que los que se utilizan hoy en día, pero su fabricación no es rentable y no llegan al mercado. Es mucho más rentable fabricar equipos más costosos y crear mayor confusión con el fin de mantener más ocupados a los médicos y a los profesionales médicos. Toda una industria gira en torno a esto; el sistema de salud es una planta de la salud.

Así que no podemos arreglar nada antes de corregir la naturaleza humana. Nosotros debemos enfocarnos sólo en eso y luego tendremos éxito. De lo contrario, no funcionará.

Mi impresora, que es prácticamente nueva, se dañó hace un tiempo. Me las arreglé para imprimir sólo 50 páginas y ya dejó de trabajar. Los fabricantes hacen productos intencionalmente para que se dañen inmediatamente y tengamos que comprar otros nuevos. Nuestra naturaleza nos obliga intencionalmente a hacer todo de la manera opuesta. Parece que la tecnología avanza, pero la conclusión es que estamos retrocediendo en todas las áreas. Todo está pensado para que podamos comprender el mal que hay en nosotros.

No es de extrañar que nadie se sienta seguro, ni sienta que tiene un entorno bueno y agradable para nuestros hijos. Con el tiempo, será imposible predecir lo que ocurrirá de un momento a otro, y ustedes se convertirán en pequeños conejos asustados, escondidos bajo una hoja. Esta será nuestra vida: Por la mañana pensarán cómo sobrevivir hasta la tarde y por la noche esperarán la mañana.

Desafortunadamente, es imposible avanzar sin temor. Después de todo, yo soy un egoísta, por lo que la única manera de ser impresionado es por medio del temor. Hay un sinfín de tipos de temor: temor bueno o malo, temor de este mundo y del próximo mundo, temor de no alcanzar al Creador, de no ser capaz de percibirlo a Él, de no ser capaz de otorgarle a Él. Pero en cualquier caso, el temor es el estímulo más eficiente. El temor puede dar lugar a lo deseable, dado que se deriva del deseo. Yo quiero lograr una cierta meta y me temo no ser capaz de lograrla, es decir que el miedo se deriva del temor y esto ya es un motivo real, llamado “temor”.

(109781 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 6/11/13, Escritos de Rabash, “Igrot”, Carta 16)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta