En el centro de un triángulo equilátero

Dr. Michael LaitmanDebemos anhelar de igual manera a Israel, la Torá, y al Creador, de tal manera que ellas surjan en un todo. Es como si hubiera un triángulo equilátero: Israel, la Torá, y el Creador, y ustedes anhelaran estar en el centro de este triángulo.

Israel es la persona que anhela al Creador. La Torá es el medio por el cual alcanzamos la conexión, la unidad en el grupo. El Creador se revela en el grupo. Si estos tres componentes son igualmente importantes para nosotros y están conectados en un solo concepto, podemos avanzar.

Estos tres componentes se separan constantemente cada vez más y nosotros tenemos que tratar de conectarlos de nuevo en un concepto, y trabajar de esta manera. Si no queremos que el estado que alcanzamos en la convención llegue a su final, nosotros tenemos que conectar estos tres componentes y llevar a la Fuerza superior hacia adentro de esta conexión que mantendrá unida toda la convención.

Por supuesto, sentiremos cómo esta sensación se enfría y se desvanece un momento después. Tendremos que asegurarnos de conectarnos, de sentir la calidez, y de repetir esto una y otra vez. La sensación de desapego y de enfriamiento es una señal de la expansión de las vasijas y de nuestro avance.

Todo se mide de acuerdo a la importancia del Creador, nosotros podemos aprender acerca de Su importancia sólo al darnos cuenta que sin Él no podemos conectarnos. Sin nuestra conexión no podemos siquiera acercarnos a un estado espiritual. Debemos entender que el descenso y la separación que sentimos ahora son un espacio, un lugar que el Creador nos da al cual debemos traerlo a Él. Entonces todas nuestras esperanzas y expectativas serán saciadas.
(112620)
De la preparación para la Lección diaria de Cabalá del 7/19/13

Material Relacionado:
Los círculos de vida
Rindiéndote ante el dominio de los amigos
Agua viva de un pozo común

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: