La Convención que nunca terminará

Dr.MichaellaitmanPregunta: Después de la Convención, ¿por qué no hubo sensación de que hubiera terminado y nos fuimos tranquilamente a su casa?

Respuesta: En efecto, no hubo sensación de que la convención hubiera terminado, y es por eso que es muy importante que ustedes mismos se aferren a este estado. Tenemos que recuperar el estado que hubo allí, luchar por él. Pero no porque nos hubiéramos sentido bien en ella, y más bien debido a que no queremos perder la sensación de otorgamiento en relación a los demás, que hemos conseguido allí.

Nosotros queremos permanecer en la misma sensación. Tenemos que distinguir claramente: una sensación agradable o la sensación de pertenencia a un todo unificado. ¡Esta es una gran diferencia! No me importa si yo siento una sensación agradable o no. No quiero depender de mis sensaciones, sino quedarme solamente en el otorgamiento, en el dar y el pertenecer; nadar en esta corriente única sin importar hacia donde me lleve, como en la corriente de la vida.

¡No se necesita nada más! Solo mantener esta sensación de pertenencia al grupo mundial unificado, a la vasija común. Esta sensación de pertenencia debemos sentirla dentro de nosotros, para que las molestias puedan separarnos. Esto mantendrá el pacto. Si estos conceptos están impresos en ustedes, las “cartas de trabajo”, seremos capaces de revelar este tema más a fondo, en un nivel más interno.

Y no importa aquí en qué grupo está la persona, en qué lugar, en qué ciudad. La corrección debe hacerse también aquí, así que no hay sensación de diferencia.

Les sugiero abrir una página en Internet llamada “La convención que nunca termina”, donde todos puedan compartir brevemente sus impresiones y apoyar a otros, publicar extractos de los artículos e imágenes. Todos pueden visitarla una o dos veces al día durante cinco minutos y comprobar si están en la misma sensación de unidad. Así nos apoyaremos unos a otros para sentir que pertenecemos a ese deseo común, al estado de la unidad, en la que hemos sido capaces de permanecer por un largo tiempo.

La hemos capturado bien, y es por eso no tenemos sensación de que estamos yéndonos. Nos marchamos sin despedidas y lágrimas, y eso es muy bueno. La separación en el plano físico no es relevante para esa conexión espiritual que cada uno ha logrado, y de esta manera no se siente en el interior que alguien está despidiéndose. Esto es muy importante.
(112464 )
De la 1º parte de la Lección diaria de Cabalá del 7/17/13, Escritos de Rabash

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta