“La decreciente demanda de esposos”

Dr. Michael LaitmanEn las noticias (de The New York Times): “Había una vez que las mujeres parecían más entusiastas que los hombres hacia el matrimonio. Hoy en día esas generalizaciones ya no son aplicables”.

“¿Son las preferencias de las mujeres (la demanda de esposos) o las preferencias de los hombres (le oferta de esposos) lo que está detrás de la tendencia a la baja de los matrimonios? Es difícil decirlo, pero son evidentes ciertas asimetrías de género. Por ejemplo, una encuesta reciente de solteros de raza negra en edad de casarse, encontró que sólo el 25 por ciento de las mujeres estaba buscando una relación a largo plazo en comparación con el 43 por ciento de hombres. …”

“Visto como un compromiso contractual, el matrimonio tiene un precio. Les ofrece a las parejas potenciales tanto costos como beneficios. El contrato involucra compromisos de mantenimiento financiero y cuidados familiares en términos que pueden ser completamente igualitarios…”

“Las mujeres están dispuestas a pagar un precio más alto por el matrimonio que los hombres si tienen menos alternativas, como cuando sus oportunidades de independencia económica son restringidas. Un incremento en la oferta de mujeres que quieren casarse, lleva a un descenso en el precio del matrimonio para los hombres”.

“Si la oferta de mujeres que quieren casarse disminuye, los términos del matrimonio se inclinan a favor de las mujeres. Es muy probable que reciban una parte más grande del ingreso conjunto y de tiempo libre. Es más probable que los esposos cedan algo del poder de toma de decisiones y hagan más trabajo doméstico y cuiden más tiempo a los hijos”.

“La dinámica del mercado matrimonial dicta que el poder de negociación de la novia está parcialmente determinado por el número de otras opciones que tiene el novio (y viceversa). Los términos cambiantes del matrimonio complican los efectos de la mejora en la posición económica de las mujeres. Por una parte, a los hombres les debe agradar el prospecto de compartir el ingreso con una mujer que gana mucho. Por otra parte, podrían encontrar muy difícil el ajustarse al nuevo papel social. …”

“Esos economistas además se enfrentan al hecho de que las parejas en que la esposa gana más que el esposo, están menos satisfechas con su matrimonio y tienen más probabilidades de divorciarse. …”

“La demanda por compromisos a largo plazo parece estar disminuyendo a ritmo constante tanto entre hombres como entre mujeres. Philip Cohen asegura de forma persuasiva que debemos dejar de quejarnos por este cambio y adaptarnos a un mundo en el que cada vez menos adultos se casan”.

Mi comentario: La familia es la base de la civilización y existirá mientras la civilización exista. En el pasado, los Bolcheviques soñaban con sexo libre y con educar a los hijos en guarderías, pero la naturaleza siempre regresa todo a su lugar. Lo principal es tratar de esforzarnos constantemente por estar en armonía con la naturaleza al estudiarla.

(113181)
Material Relacionado:

El colapso de la institución matrimonial
El matrimonio de acuerdo a los cálculos espirituales
¿Por qué no somos un buen partido los unos para los otros?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: