La sonrisa maligna bajo la agradable máscara de Faraón

Dr.MichaellaitmanPregunta: ¿Cómo podemos utilizar el odio como medio para mantenernos alejados del mal?

Respuesta: El odio es lo que nos separa de aquellos que odiamos. Nosotros no necesitamos nada además de odiar al ego. Hay dos etapas: pureza y santidad. La primera etapa de la corrección es la purificación del mal. Esto incluye todo el proceso que atravesamos desde el principio de nuestro trabajo hasta la revelación del mal, y luego desde la revelación del mal hasta que el nivel de Bina, otorgar con el fin de otorgar, no les hagan a los demás lo que es odioso para ustedes.

Esta parte de la corrección es llamada el reconocimiento del mal y la salida de él hasta que escapamos de Egipto. Entonces entramos en la fase de corrección de otorgar con el fin de otorgar, que es llamada el trabajo en el desierto. Luego entramos en la tierra de Israel al purificar nuestro deseo mientras lo dirigimos a Yashar El (directo al Creador); nosotros lo convertimos en Israel, lo cual es llamado la conquista de la tierra de Israel. Luego alcanzamos la fase de ama a tu prójimo como a ti mismo.

Esto se hace por etapas: Yo me desprendo del ego, del mal, me purifico, y en el momento en que descubro que mi ego es mi enemigo, comienzo a odiarlo, y de esta manera yo tengo que separarme y escapar de él. Estoy listo para saltar en el mar Rojo hacia donde sea, en tanto que pueda, yo escapo y soy salvado de la persecución del ego. Recibo de él diez golpes (plagas), que me obligan a tomar la decisión final y estas no me dejan posibilidad alguna de permanecer dentro de mi ego.

Ya no puedo soportarlo más, puesto que veo que sólo me trae problemas y dolor. Todo esto es el resultado de la Luz Circundante que brilla y me otorga. Yo siento mucho mal en relación a ella, al atributo de otorgamiento, a cualquier revelación del Creador en la nube, en la columna de fuego, en la zarza ardiente… Sólo cuando el Creador me lleva ante Faraón me doy cuenta que él es un tirano y perverso. Faraón se revela en contraste con el Creador, y yo cuando estoy en el medio, veo quien es un amigo y quién es enemigo.

Yo ya no puedo soportar el dominio de Faraón, puesto que en la otra cara, el Creador está a mi lado. Yo ya empiezo a ver la diferencia entre otorgamiento y recepción, y esto convoca el odio del mal en mí. ¡Es imposible llegar a Faraón sin el Creador! De lo contrario no veré que Faraón es malo, dado que antes parecía muy bueno conmigo cuando crió a Moisés como su nieto. Incluso antes de eso, al comienzo del período del exilio, el buen Faraón gobernó hasta que murió y allí se erigió un nuevo rey en Egipto que no conocía a José. Así que vamos gradualmente a través de las fases del reconocimiento del mal.
(112377)
De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 6/25/13, Shamati # 54 “El propósito del trabajo”

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: