¡Si los enemigos me rodean, mi corazón no temerá!

Dr.Michaellaitman¡Si los enemigos me rodean, mi corazón no temerá!

¡Si ellos levantan una guerra contra mí, yo confío en el Creador!

(De una canción de Shabbat)

Lo más importante es ver que esta guerra es entre las dos partes del universo. Por un lado está todo el ego humano, el egoísmo en mí. Por el otro lado, hay un grupo, una sociedad, a través del cual recibo ayuda del Creador.

Si la fuerza del mal se despierta en mí: ésta me quita la fuerza, me confunde e induce al error, mi punto en el corazón siente que la guerra se inflama con mi mal. Entonces, corro rápidamente a pedirle ayuda al grupo, y al Creador que está oculto dentro de él, la fuerza de otorgamiento, y así me armo contra el mal, y me levanto en guerra contra de mi egoísmo.

Shamati, Artículo 42: “El logro del Reino de los Cielos debe implicar una entrega incondicional.

No obstante, cuando uno dice que está dispuesto a asumir la Labor bajo la condición de que ésta posea la cualidad de “blanco”; o sea, que el día brille para él, pero no lo acepta si el trabajo se le manifiesta como “negro”, resulta que esta persona no tendrá un lugar en el Palacio del Rey. Esto se debe a que (sólo) aquellos que desean trabajar para poder otorgar son admitidos dentro del Palacio del Rey; y cuando uno trabaja para poder otorgar, no le importa lo que sienta durante su tarea.

Más bien, incluso en un estado en que uno distingue algo de negro, no queda impresionado por esto, sino que sólo desea que el Creador le proporcione la fuerza para poder superar todos los obstáculos. Significa que uno no le pide al Creador que le proporcione la noción de “blanco”, sino que le dé la fuerza para trascender todos los velos”.

Dr.Michaellaitman.jpg

En primer lugar, es despertado mi propio mal, “ayuda en mi contra” (1). Entonces no tengo otra opción que recurrir al grupo dentro del cual se oculta la fuerza de la Luz, la fuerza del Creador (2). Debido a esto, corrijo mi mal (3) y transformo mi negra oscuridad en Luz blanca.

Todo depende de la persona. En realidad, no hay ni blanco ni negro, la persona convierte el negro en blanco y el blanco en negro.(113287)
De la preparación para la Lección diaria de Cabalá del 7/28/13
 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: