Si no se han desprendido de lo viejo, no obtendrán algo nuevo

thumbs_laitman_446El intelecto y la emoción de la persona constituyen su “yo”, y lo que se encuentra por encima de su intelecto y emoción es el nivel espiritual, el Adam espiritual (hombre).

La humanidad se desarrolló de manera egoísta a largo de la historia, durante la cual el intelecto y la emoción crecieron, y ya nos han acostumbrado a esto y lo aceptamos como algo correcto. Para nosotros, esto es evolución. Dentro de nuestras emociones e intelecto tenemos cada vez más discernimientos y detalles acerca de nuestro mundo, y nos parece que de ésta manera avanzamos.

Realmente, ¿qué más podría haber? Cuanto mejores sean nuestros telescopios y microscopios, a mayor profundidad que vemos. Cuanto más intenso se vuelvan nuestro radar, más lejos oímos. En última instancia, nosotros ampliamos la gama de nuestros cinco sentidos y nuestro intelecto apoya este proceso.

Sin embargo, hay una evolución de un tipo completamente diferente, de la cual habla la sabiduría de la Cabalá, se trata del desarrollo en otros sentidos, con otras características que, hasta la fecha, no tenemos, y nosotros le llamamos a esto la fuerza de otorgamiento. Nos parece que hay una fuerza de otorgamiento, incluso en nuestro mundo, pero aquí diríamos que esta nos habla acerca de la intención. Esto se debe a que, después de profundizar en cada acción, la persona puede ir aparentemente en contra de su ego. Descubrimos que el altruismo no puede percibirse, y, finalmente, cada uno actúa sólo para beneficio propio.

La característica del otorgamiento que se encuentra por encima de la realidad no puede alcanzarse a través de los medios habituales. Por lo tanto, yo no entiendo ni sé qué es la espiritualidad en absoluto, y con el fin de resolver este problema, tengo una ciencia exacta y única que me ha sido transmitida a través de un agujero que es “un pequeño pinchazo” a través de una abertura muy pequeña en el mundo espiritual. Se trata de una pequeña abertura, porque yo no puedo llevarme nada conmigo, a excepción de mi impresión esencial, de la chispa espiritual que es “una parte divina de arriba”. Ella está latente en mí, para que yo pueda pasar a través de la abertura (que vemos con dificultad) entre los dos mundos.

Hay una pared frente a mí a través de la cual sólo la chispa puede pasar, y todo lo demás se queda atrás. Por otra parte, para comunicarme con las demás personas, quienes mientras tanto se quedaron del otro lado de la pared, yo estoy obligado a “vestirme” con el ropaje anterior, pero yo, yo mismo, ya he pasado al nuevo mundo, y no hay conexión entre los mundos, puesto que ellos se comportan de acuerdo a diferentes métodos, a diferentes principios. Aquí, domina la característica de recepción y allí domina la característica de otorgamiento.

Por ahora, nosotros no tenemos ninguna posibilidad de comprender o discernir el principio de otorgamiento o sus características. De ninguna forma o manera estamos preparados para acercarnos a él o imaginar algo parecido a su verdad. Todos nuestros esfuerzos mundanos están diseñados sólo para confundirnos, para calmar o para deslumbrar, y eso es todo. De hecho, el mundo del otorgamiento es un “mundo inverso” y su inversión se refleja en las esencias de las cosas y no en su forma como en nuestro mundo.

De hecho, nosotros no adquirimos el mundo espiritual con la ayuda del intelecto o de las sabidurías. Más bien es todo lo contrario. Las sabidurías son muy propensas a obstaculizar este asunto, y en general de todos los esfuerzos que la persona produce por sí misma desde un punto de vista egoísta en este mundo, todas las creencias, religiones, métodos, medios, entrenamientos, y así sucesivamente, son inútiles. A lo largo de la historia, han sido empleados grandes cantidades de esfuerzos que no le han ayudado a nadie. Por el contrario, vemos que las religiones y creencias apoyan cada vez más la naturaleza egoísta de nuestro mundo. Por lo tanto, para la persona que se encuentre aquí, no hay ninguna posibilidad de hacer una valoración y un juicio adecuado en relación al mundo espiritual. Incluso a través de la casualidad o de forma accidental, nadie está dispuesto a alcanzar la verdad, porque nuestra comprensión y emociones no se encuentran en contacto con la espiritualidad.

Por lo tanto, debemos hacer una clara distinción.

Por un lado, hay científicos que investigan la naturaleza dentro de los cinco sentidos y nos revelan a todos los resultados de su trabajo, y, por tanto, otros científicos, que no son menos egoístas, examinan seriamente los resultados a través del experimento para negar a sus colegas, y mientras ellos debaten entre sí, se descubre dentro de los cinco sentidos la verdad, acerca de la cual está escrito, “Un juez sólo tiene lo que sus ojos ven”. Nosotros no tenemos ninguna duda con respecto a los hechos científicos. Confiamos en ellos al cien por ciento. En el área de los cinco sentidos perteneciente a nuestro mundo, la ciencia es incuestionable. Ella establece niveles claros de la realidad: axiomas, teoremas, teorías, estimaciones, aproximaciones, predicciones, suposiciones, y más. Esta establece claramente qué es un hecho, una prueba, estimación, y el resultado, y todos estos conceptos están integrados en las diversas ciencias naturales que investigan esa naturaleza en la que vivimos.

Sin embargo, debido a nuestra debilidad, nosotros no podemos abarcar la totalidad de la creación, toda la naturaleza. Por lo tanto, la dividimos en varios campos: física, química, biología, zoología, etc. En los últimos siglos, diversas áreas se han intersectado, integrada y formado ciencias interdisciplinarias que recientemente han tenido un papel destacado y han dado resultados significativas. El mundo entero se ha vuelto integral y nos obliga, específicamente, a conocer las relaciones entre los fenómenos y no las partes de la imagen general.

También depende de nosotros el comprender que incluso los estudios como estos son parciales, porque estamos investigando con la ayuda de nuestros sentidos, y nuestro intelecto, como nuestras herramientas, como un medio. La ciencia es consciente de ello y lo reconoce como una limitación, dado que la imagen de nuestro mundo depende del nivel de nuestro desarrollo, y en el siguiente nivel, esto cambiará. El conocimiento absoluto de la naturaleza en el marco de estos métodos es inalcanzable. Cuanto más nos adentramos en el átomo, más se descubren un universo entero e infinitas capas del conocimiento.

Últimamente, la ciencia está pasando por muchas crisis, encontrando la incertidumbre y muchas contradicciones. Es penoso ver a los científicos modernos, puesto que se encuentran en un estado de abandono al final de la etapa actual. La naturaleza se ha vuelto cada vez más “circular”, integral, y ellos todavía mantienen un enfoque natural, individualista que caracteriza a la persona egoísta. En última instancia, ellos perdieron la conexión con la naturaleza y agotaron el estudio lineal que encaja con su linealidad egoísta. A partir de hoy, se revela en nuestro mundo una nueva naturaleza global, circular, saturada de uniones colectivas, y ellos no tienen ninguna posibilidad de digerir esto. Es decir, nosotros no podemos investigar esta nueva naturaleza, porque desde el principio, nuestros sentidos son egoístas.

Por otro lado, el mundo espiritual y la sabiduría de la Cabalá son algo más. Si los cabalistas no nos hubieran hablado de sus investigaciones, éstas se habrían permanecido fuera de nuestros intereses. La humanidad ni siquiera se habría elevado al nivel de las religiones. No habría habido una elevación sobre las propiedades primitivas de los vientos, árboles, piedras, etc. Los seres humanos se prosternaron ante las diversas partes de la naturaleza, porque vieron que la naturaleza es grande, y esta grandeza le obligó como si tuvieran que sobornarla con el fin de ser dignos de una buena relación, para eliminar el trueno y el relámpago, las erupciones volcánicas, terremotos, inundaciones, etc. Nosotros nos hemos relacionado exactamente de esta manera con todo lo que es susceptible de ser una fuente de amenaza. Sin embargo, la humanidad no habría avanzado más ni hubiera pensado en conceptos como “almas” y “el próximo mundo” que ya pertenece a un nivel completamente diferente de especulación.

Entre las otras áreas de la intervención humana, existe un área llamada “filosofía”. Esta no es una ciencia porque no tiene ninguna base para la investigación que haga posible la evaluación experimental y el logro de resultados que otras personas puedan comprobar nuevamente en todos sus detalles, y, basándose en estos exámenes, establezca verdades que sean aceptadas por todos. La filosofía no tiene un mecanismo como este. Esta es el resultado del intelecto humano que piensa en varias cosas como la ciencia, la vida, y así sucesivamente. Nosotros no tenemos posibilidad alguna de comprobar sus conclusiones porque ellos pertenecen a algo que no está investido en sustancia. Ningún laboratorio comprobará una tesis formada en la imaginación humana que esté basada en especulaciones abstractas.

Durante mucho tiempo, se consideró a la filosofía como si tratara con un nivel humano elevado. Hasta el comienzo del desarrollo científico, ésta era muy respetada, tanto así que hasta hoy, otros títulos científicos están relacionados con esto. Todos reconocen el grado de doctorado en muchos campos, es decir, Doctor en Filosofía. Las personas pensaban que la filosofía incluía todos los estudios científicos y toda la sabiduría humana.

Sin embargo, en los últimos tres o cuatrocientos años, desde los días del Ari, desde el comienzo del desarrollo de la ciencia, la filosofía perdió su estatus y bajó del escenario. La ciencia ha hecho posible que nosotros examinemos los datos y estemos seguros de nuestro éxito, mientras que la filosofía en última instancia, siempre se equivoca. Ésta no tiene casi nada que decir acerca del futuro, por lo tanto, es imposible confiar en ella. Junto con esto, el ego de los filósofos creció, como lo hizo en el resto de la humanidad, y ellos se contradicen entre sí todo el tiempo, inmersos en una gran mentira.

A los filósofos siempre les encantaba investigar la sabiduría de la Cabalá a medida que escuchaban acerca de ella. Algunos incluso aprendieron hebreo y arameo para poder leer las fuentes, y a pesar de todo esto, los filósofos no entendieron que en la Cabalá hay un principio de alcance. Si nosotros no entramos en la dimensión espiritual con los sentidos adecuados, es decir, con las verdaderas herramientas de alcance como lo hacen los científicos en nuestro mundo, no estamos preparados para investigar nada. Esto se debe a que nosotros simplemente no existimos en el área que estamos estudiando.

En cambio, los filósofos ven la sabiduría de la Cabalá en función de su intelecto mundano mientras están del otro lado de un muro, sin pasar a su segundo lado través del “agujero de la aguja”, y no les molesta en absoluto discutir y argumentar acerca de lo que se encuentra más allá de la pared y sacar a la luz nuevas creaciones especulativas. Esta situación llegó a tal estado que los filósofos discuten acerca de la Cabalá sin tomarse la molestia de aprender de los libros de los cabalistas. Ellos simplemente tomaron de diversos libros las secciones que les gustaban.

El famoso filósofo, Gershom Scholem, quien hace cincuenta años, era considerado como uno de los padres de la filosofía moderna en Israel y un gran investigador de la Cabalá, de hecho, nunca mencionó siquiera una sola palabra acerca de Baal HaSulam que vivió y trabajó precisamente durante ese período.

Yo entiendo esto porque nos habla acerca de la investigación de gran cantidad de material en la sabiduría de la Cabalá que es tan profundo que la filosofía no puede hacer que éste coincida con ella. Por lo tanto, él simplemente ignoró esto como si no existiera.

¿Cómo puede un científico relacionarse con un tema que él estudia de esta forma? Un verdadero científico está abiertamente dispuesto a borrar todos sus logros anteriores, si ve que son erróneos. Rabash habría borrado lo que grabó antes de sus escritos, y habría escrito “incorrecto”. Después de eso, habría una nueva versión que finalmente también habría sido borrada y así sucesivamente unas cuantas veces. Esto es ciencia, es un enfoque científico. Es respetable, porque durante el desarrollo, no hay absolutos. El absoluto es la realización de la corrección y del mundo infinito en el que todo está conectado entre sí, y hasta entonces, siempre hay dudas.

Se nos dice que lo que es basura para el superior, es la comida del inferior. Esto quiere decir que, cuando me elevo, yo borro el nivel anterior, y éste se vuelve “basura” para mí. Esto ya no es correcto. Está prohibido su uso. Quien está atrapado en el ayer no alcanza el mañana. Nuestro avance es a través de nuestra capacidad de desapegarnos de lo que nos parecía correcto hace un momento. De lo contrario, es imposible. Ya ven, nosotros estamos atravesando todo el tiempo cambios absolutos de todas nuestras diez Sefirot. Nuestro intelecto y emociones se renuevan todo el tiempo; pasan a través de una “actualización”. En vez de borrarse lo viejo, aparece lo nuevo, y si la persona se abstiene de actualizarse y no puede elevarse “por encima de la razón”, ella no avanza.

Así, a partir de hoy, vemos que la filosofía aun existe, a pesar de que sin duda se encuentra en el cementerio. Las posiciones de los filósofos son muy poderosas y han resistido a las innovaciones durante generaciones. Además de eso, la filosofía ha adoptado la sabiduría de la Cabalá, y ellos la enseñan en las Facultades de Filosofía. Debemos entender que la filosofía lo roba todo lo que hay en la Cabalá, y ni siquiera es exitosa en esto.

Internamente, también nosotros somos filósofos, pero en última instancia, enterramos al filósofo que hay en nosotros. De hecho, nadie tiene el derecho moral de discutir la Cabalá, si el mismo no se encuentra en alcance espiritual. ¿Qué puede decir acerca de un área con la que no está familiarizado en absoluto? Sin embargo, a pesar de todo, las personas expresan sus opiniones y evaluaciones sin haberse elevado al nivel del que hablan.

Por lo tanto, en nuestro mundo, básicamente se requiere de nosotros para comprender que el nivel espiritual se encuentra por encima de nosotros, y que no tenemos ningún contacto con él. Por lo tanto, no podemos decir nada al respecto. En primer lugar, depende de nosotros el hecho de desapegarnos del nivel animado y elevarnos al nivel de Adam, el nivel espiritual que se adquiere sólo con la ayuda de la Luz que Reforma, a través del trabajo en un grupo con la ayuda del método de la Cabalá. Nosotros debemos desprendernos todo el tiempo desde el estado anterior y elevamos cada vez más. De lo contrario, seremos también como esos filósofos.

(111302 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá 7/01/13, Escritos de Baal HaSulam)

Material Relacionado:

Cambios, un indicador de salud espiritual

La verdadera gratitud hacia el Creador

Trabajando juntos en el deseo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta