¿Somos capaces de amar?

Dr.Michael LaitmanPregunta: En principio, todos son capaces de amar. Algunos aman a los niños, algunos a su esposo o esposa ¿Por qué, cuando nos reunimos es tan difícil aportar la sensación aquí, aun cuando al parecer tengamos la meta, la intención?

Respuesta: Esto se debe a que nuestras intenciones en todo, excepto en lo que estamos involucrados, son egoístas, y es por eso que están alineadas con nuestra naturaleza, en la misma dirección. Mi intención es apagar mi sed, entonces bebo algo. Significa que  sacio mi deseo y la intención ayuda a realizar el deseo.

Aquí, por el contrario, la intención es opuesta a mi deseo. Es decir, yo uso mi intención para cambiar mis deseos hacia lo opuesto, para invertirlos, y es por eso que vamos en contra de nuestra naturaleza. Este es un trabajo interno inmenso que requiere de un enorme esfuerzo, del apoyo del entorno, y de experiencia.

Además, las personas se enojan al no entender cómo pueden orientarse en este proceso. Siete mil millones de habitantes en este planeta, todos los países y civilizaciones actúan de forma absolutamente egoísta entre sí, y de pronto nosotros hablamos de la necesidad de realizar el mandamiento bíblico, “Ama a tu prójimo”.

¿Pero cómo? Después de todo, es difícil hacerlo incluso en el grupo, sin mencionar una extensión mayor, a escala universal. Sin embargo, no nos corregiremos de otra manera; no nos cambiaremos. Haremos esto ya sea a través del sufrimiento, si esperamos a que suceda, o por nosotros mismos, al atraer la Luz.

Si nos enfocamos en la acción correcta, es decir, si nos unimos plenamente, aplicamos esfuerzos, nos concentramos en la intención y acción, entonces podemos tener éxito. Lo más importante es realizar esta acción por primera vez, y, sólo entonces, comienzan a entender cómo sucede esto.

Pregunta: ¿Por qué amamos a los niños? ¿Qué tipo de sensación es esta?

Respuesta: Este es un instinto animal. Como un animal ama a su descendencia, así el ser humano ama a sus hijos. Ustedes no aman a los hijos de alguien más; aman a sus hijos. Sin embargo, sólo serás capaz de amar al hijo de alguien más, cuando se corrijan. Nosotros estamos dirigiéndonos hacia esto.

Para acelerar este proceso necesitarán reunirse y apoyarse mutuamente. “Reunirse” significa tratar de unir intenciones y esfuerzos mutuos, dejar de sentirse a sí mismos y sentir a los demás. Si se fuerzan ustedes mismos a hacer esto, descubrirán que todos los otros ya están ahí y sólo están esperándolos a ustedes.
(112094)
De la Convención en St. Petersburg, “Lección de preparación”

Material Relacionado:
La inversión que cambia la percepción del mundo
El amor espiritual y corporal
Por encima del odio hacia el amor

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta