Una mirada sin ilusiones al propósito de la creación

Dr.MichaellaitmanNo debemos olvidar que la persona sola no puede alcanzar la sensación de la grandeza del Creador y esto significa la grandeza de la meta, porque la meta es la adhesión con el Creador por medio de lo cual le damos contento a Él. Nuestra corrección final está en esta adhesión, la estación final de destino, toda la meta de la creación.

El Creador creó el deseo de disfrutar, pero nosotros estamos en la ilusión de pensar ahora que hemos sido creados para disfrutar de la recepción. Estamos en este engaño y por eso cada vez que tenemos un poco de placer, esta desaparece inmediatamente. Tenemos que entender esta contradicción de que necesitamos precisamente el deseo de otorgar, porque la meta de la creación es disfrutar del otorgamiento.

“Darle placer a los seres creados”, significa llevarlos al estado en el que reciban placer del otorgamiento y no del dar egoísta en aras de recibir, y ni siquiera del dar en aras de dar, sino de recibir por el bien del otorgamiento. Es decir, tenemos que utilizar nuestros deseos, todas nuestras capacidades con el fin de otorgar.

Resulta que cualquier cambio en nuestra naturaleza sólo es posible bajo la condición de que nos alimentemos a nosotros mismos de alguna fuente externa de inspiración, importancia, deseo, atracción y empuje hacia una meta espiritual de la cual nosotros derivamos todo el poder que nos hace avanzar hacia la corrección. Toda esta energía proviene del entorno. La persona es capaz de hacer algo sólo si es influenciada por el entorno. Y si no existe tal influencia, ella no tendrá éxito.

Hay momentos en los que a la persona se le da un despertar desde arriba y entonces es capaz de volverse hacia el entorno. Pero en la mayoría de los casos, ella misma no puede volverse hacia él, y el entorno debe cuidar de transmitirles a todos la importancia de la meta y la fuente de inspiración. Sólo entonces seremos capaces de avanzar en la dirección correcta.

Por lo tanto, no hay tarea más importante que la construcción de un entorno adecuado. Está escrito: “Aunque ellos me abandonaran, pero guardaran mi Torá, porque el resplandor en ella los retornaría al bien”. La Luz viene sólo cuando estamos conectados entre nosotros. Es por eso que la construcción del entorno es la condición principal.

No hay nada importante en la espera de una verdadera revelación espiritual desde arriba, si esta no proviene de nuestros propios esfuerzos para unirnos a con seres humanos como nosotros. Tenemos que entender y recordar el hecho de que todo lo que sucede en nuestras relaciones con el mundo externo, de nosotros con él y de él con nosotros, con todos juntos y con cada uno, viene sólo a través de nuestra conexión.
(111157 )
De la preparación para la Lección diaria de Cabalá del 6/30/13

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta