entradas en '' categoría

De un nivel al siguiente

Dr. Michael LaitmanYa entendemos que nosotros podemos descubrir un nuevo estado espiritual sólo en la conexión y la unidad entre nosotros, y ahora estamos empezando a comprender cómo pasar de un nivel al siguiente. Por primera vez hemos alcanzado la comprensión de nuestra trayectoria, sus componentes y las acciones que esto supone: Primero un paso con el pie derecho, después de un paso con el pie izquierdo, y el cuerpo en el centro. Así que avanzamos por la línea media: pie derecho, pie izquierdo, y otro paso adelante, pie derecho primero y sólo entonces el pie izquierdo, esto es lo que realizamos por nuestra parte.

Siempre comenzamos desde la línea derecha, dado que siempre avanzamos hacia el otorgamiento, el amor, la conexión y la unidad en fe por encima de la razón. La línea izquierda, sin embargo, se revela de acuerdo a la forma en la que se nos revele la Luz. Así, que en cada niveles se nos dice: “He creado la inclinación al mal, He creado la Torá como una especia”, con el fin de corregirla. Esto se refiere al sistema de influencia de la Luz sobre la inclinación al mal, que ustedes corrigen con la ayuda de la Luz para que poder avanzar.

Este es el sistema en el que estamos. El lado derecho es el otorgamiento, el amor, la conexión y la unidad (Σ), es decir que todo proviene del lado de Jesed. La línea izquierda es el deseo de recibir, de conocer, la fuerza de la recepción, lo que significa el ego, mientras que yo estoy en medio de ellas. ¿A cuál de las dos me adscribo? Yo mismo me asigno al punto en el corazón y por eso soy aquel que se dirige y anhela al Creador.

La pregunta es ¿cómo puedo avanzar? Mi primera acción es comenzar con la línea derecha, es decir anhelar otorgamiento, el amor, la unidad y la máxima adhesión.

De un nivel al siguiente

Nuestra unidad se lleva a cabo por encima del ego, por supuesto, sin el cual no seríamos capaces de desenvolverse en el trabajo espiritual. Este está conectado con nosotros de antemano y es el estado antiguo inicial.

Resulta que el ego (1) es el corazón y en él se encuentra el punto en el corazón, en el que yo me dirijo a la conexión y a la unidad. En el momento en que lo hago, empiezo a recibir una cierta iluminación (3) en nuestra conexión y unidad (2). Tal vez nosotros aún nos sentimos al Creador en la sensación de unidad, pero en realidad esta ya es la sensación de Él.

Después de alcanzar este atributo, el ego empieza a conectarse de nuevo con él (1b). Una vez más lo dirigimos hacia adelante, hacia la unidad (2b) y, finalmente, recibimos el siguiente nivel que es mucho más elevado que el anterior. Así avanzamos.

(113156De la 2° parte de la lección diaria de Cabalá del 21 de julio del 2013, Shamati # 59 “Acerca de la vara y la serpiente“)

Material Relacionado:

La línea media es el camino directo al creador
A través de el zohar avanzamos hacia la línea del infinito
Hasta que uno se transforme en un ser humano

El mundo a través de los “avistamientos”

Dr. Michael LaitmanNosotros debemos hacer esfuerzos sólo para unirlo todo en un punto, donde el Creador y el ser creado, “algo de algo” y “algo de la nada”, se adhieren. Todos los ocultamientos, las distorsiones, las contradicciones y los acontecimientos parecen existir sólo porque no sentimos ni percibimos la unidad. No hay tiempo ni espacio. Sólo el estado de falta de unidad y esto es lo que experimentamos y en lo que vivimos.

Todo lo que yo siento ahora a mi alrededor y dentro de mí, es la falta de unidad en todas las formas posibles. En el momento en que pueda unirlo todo, el mundo se convierte en el mundo de Ein Sof (Infinito).

Pregunta: ¿Cómo podemos conectar todo esto con el trabajo en la decena?

Respuesta: La decena es una herramienta de apoyo en el “avistamiento” a través del cual yo veo el mundo. Este me ayuda a concentrarme en él y a alcanzar la unidad. Supongamos que hay un pequeño círculo en el centro de la lente con una “X” en el medio, que me ayuda a concentrarme en el objetivo.

La difusión ayuda a aclarar la meta que no vemos en este momento ni podemos enfocar, ya que está más allá del horizonte. La diseminación crea las condiciones, los datos que hay que poner en la fórmula para calcular la dirección correcta hacia la meta. Hay miles de parámetros que debemos tener en cuenta para poder disparar, tales como calor, frío, condiciones meteorológicas, el viento, las distintas desviaciones, constantes y estados cambiantes.

Todo esto debe ser incluido en una fórmula, con el fin de asegurar que impactamos en el blanco. Esta fórmula es todo este mundo, todo lo que vemos en nuestros 613 deseos.

(113629De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 24 de julio del 2013, Escritos de Baal HaSulam)

Material Relacionado:

La fórmula del infinito
Anteojos para corregir la visión espiritual
Unificando dentro las dos fuerzas de la naturaleza

Saltos suaves para la evolución humana

Dr. Michael LaitmanLa naturaleza nunca cambia, más bien nuestra percepción de la naturaleza cambia a medida que se revela. El hombre está cambiando, está volviéndose cada vez más inteligente, más poderoso, y por lo tanto él investiga la naturaleza cada vez más profundamente. La naturaleza misma no cambia, sino la persona es la que cambia y descubre en ella nuevos fenómenos, nuevas leyes, características, y conexiones.

Nada ha cambiado en la realidad, todos los cambios ocurren sólo en relación a nosotros. La persona misma no hace nada en absoluto. O alguno de estos la maneja de manera absoluta desde arriba, sin participación de su lado, o la manejan con su participación. Pero a través de esta participación ella sólo puede acelerar el desarrollo.

Y en eso yo acelero mi desarrollo personal, con esto le influyo al mundo entero, puesto que me convierto en una parte integral de un gran sistema integral. Por lo tanto todas sus otras partes también cambian junto conmigo.

Supongamos que ahora yo avancé en un mes lo que necesitaba avanzar en cien años (con una velocidad así nos movemos hacia adelante), pero ¿puede el resto del mundo permanecer en su lugar, junto con esto? Nosotros atraemos detrás de nosotros al mundo entero y aceleramos su desarrollo. De igual forma cambia la imagen: nuestro modo de vida, la manera de avanzar. Nosotros no movemos con rapidez, bien, fácil u suavemente en vez de sacudirnos con duros baches en un carro lleno de golpes, magulladuras, problemas y sufrimientos, como los que nos siguieron durante todo el exilio.

¡Todo depende de nosotros! Y esto nos habla de que Israel (“Yashar El” directamente hacia el Creador) acelera los tiempos. El estado de la finalización de la corrección ha sido determinado de forma rígida, es una ley. Pero todo el resto de estados, a pesar de que vienen de acuerdo a la misma ley de desarrollo, su velocidad, su forma y cómo los siente, los determina la persona misma. Nosotros tenemos que creer que esto es así en todos los puntos en el camino, junto con el hecho de que todo está determinado por el Creador y que “No existe nadie más aparte de Él”.

(112761De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 16 de julio del 2013, El Libro del Zóhar, Introducción)

Material Relacionado:

El escapa pero vuelve su cabeza hacia atrás
Lo principal es acelerar el tiempo
Un laboratorio para la corrección del ego humano

La creación está rota en pedazos y está en manos de ustedes

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Qué significa ser socio del Creador?

Respuesta: Se nos dice que el Creador comienza la creación y el justo la termina. Nuestro trabajo es tomar todo lo que Él ha preparado para nosotros, estos bloques de Lego, todo este rompecabezas y reconstruir la imagen inicial que Él creó. Por consiguiente, nosotros comenzamos a ser los socios del Creador.

Nosotros reunimos Su creación pero en la forma opuesta. Al recolectar y poner juntas todas las partes de la creación, descubrimos dónde se creó cada parte, por qué fue creada de ese modo, cómo se conecta con las demás partes y qué debería hacerse con el fin de conectarla con las otras.

Es como si tuviéramos un montón de partes de una máquina que fue desmontada y estuvieran todas mezcladas en total desorden. No sabemos por dónde comenzar y cómo conectar estas partes, pero esta pila contiene todo lo que necesitamos y nada falta excepto la artesanía de conocer por qué se creó de esa manera, con qué propósito y qué debería hacerse para que este mecanismo empiece a trabajar.

¿Qué clase de trabajo debería hacer esta máquina? ¿Cómo estoy yo conectado cuando comienzo a ser una parte integral de esta máquina? Esta máquina tiene los elementos de la naturaleza inanimada, vegetativa y animada que es más fácil de manejar y a la cual encuentro más fácil de organizar. Pero está la parte hablante con la cual yo no sé qué hacer, no entiendo, ni puedo conectar. Esto sólo es posible con la ayuda del Creador.

Sólo al juntar esta máquina, este rompecabezas, es que alcanzamos la esencia de la actitud del Creador hacia nosotros. Nunca alcanzamos al Eminente Mismo sino sólo Su actitud hacia nosotros, nuestras vasijas, Su plan, el pensamiento de la creación, como se nos dice: “a partir de Tus acciones Te conoceremos”. Por lo tanto, aprendemos cómo llena las vasijas la Luz de Jassadim y luego la Luz de Jojma, entonces nosotros alcanzamos Keter por medio de Bina y Jojma, es decir el pensamiento de la creación.

Pero este el pensamiento de la creación con respecto a nosotros y no a Él. En realidad no tenemos vasijas para alcanzarlo a Él. Al menos, esto es lo que dicen los cabalistas. Nosotros no sabemos qué sucede más tarde en los niveles superiores, después del final de la corrección.

(112374De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 25 de junio del 2013, Shamati # 54 “El propósito del trabajo”)

Material Relacionado:

Cubriendo la brecha entre los opuestos
Completando la construcción de un mundo incompleto
Construyendo con el lego de los fragmentos del alma

El mosaico de mi alma

Dr. Miçhael LaitmanEn la realidad actual, yo me siento a mí mismo, siento a mis parientes, a mi grupo, a los otros grupos, el estado y al mundo, los cuales se corresponden con los cinco niveles de Aviut (el grosor del deseo), desde la fase raíz hasta la fase cuatro. En general, esta realidad es el alma o, en otras palabras, el deseo de recibir, pero en su forma corregida. Ahora está rota en pedazos, pero por medio de la corrección de la conexión entre estas partes, yo la reconstruyo en una estructura, en un deseo, Maljut de Ein Sof (Infinito ∞). Entonces, la Luz de Ein Sof, o del Creador (NRNHY), llena esta alma.

el mosaico de mi alma

No existe nada además de eso y es de lo único que habla la sabiduría de la Cabalá: de la corrección de los deseos que parecen separados de mí en diferentes medidas. Así fue como se formó para mí la ficticia imagen externa, un grupo de amigos, y yo tengo que acercar a cada uno de ellos hacia mí. Este es nuestro trabajo.

Se trata de mi alma, de mi vasija espiritual eterna en la que existo. ¿Quiero seguir sintiendo sólo mi existencia corpórea en la que estoy ahora, este “yo?” Si quiero salir y comenzar la corrección de mi alma, adherirme, conectarme, vivir en ella, yo tengo que reunir estas partes en una. Estas piezas se encuentran en cada uno de nosotros. Por lo tanto, yo trabajo sobreponiéndome a mi ego para conectarme con los amigos, con las partes de mi alma.

Si ignoro la forma externa de ellos, esto significa que no veo sus caras sino sólo las partes del alma. Cada una de las formas externas se neutraliza cuando yo trabajo en amor, en vez de hacerlo en odio.

(113625 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 25 de Julio dl 2013, Escritos de Baal HaSulam)
Material Relaçionado:

Reuniendo las piezas de la percepción
El mosaico de maljut bajo mi responsabilidad
Unidad divida

Aprendiendo a trabajar sin tomar en cuenta los resultados

Miçhael LaitmanEl avance correcto de un grupo es cuando no se le da ninguna motivación desde arriba. El Creador no nos da ninguna razón para justificar el camino espiritual. No vemos ningún resultado positivo en nuestro estudio, en diseminación, en otras actividades, en realidad ocurre lo opuesto, porque descubrimos nuestra falta total de éxito. Entonces, al consolidar la conexión entre nosotros, demandamos que el Creador se revele entre nosotros, y esto se vuelve nuestro combustible. De otra manera, nosotros somos egoístas y somos incapaces de descubrir nuestra vasija, de revelar al Creador y ascender.

No debemos descender a los niveles de disfrutar de nuestro éxito, al orgullo egoísta por haber trabajado para diseminar, y medir nuestro avance mediante el resultado y el número de personas que hemos acercado a la espiritualidad. No queremos regresar al nivel del alarde infantil. Nosotros respetamos y valoramos el estado en el cual no tenemos esperanza ni apego hacia el ego, hacia el deseo de recibir en el que no hay ningún llenado, ninguna sensación de éxito, ninguna alegría, nada. No disfrutamos esto, dado que de otra manera ya sería una recompensa. Existen aquellos que disfrutan del sufrimiento, porque los llena de adrenalina.

El Creador debe darnos sólo el combustible llamado otorgamiento en nuestras acciones de diseminación y ninguna prueba de éxito. Si tuviéramos éxito sin Él, no lo necesitaríamos a Él. Debemos sentir oscuridad en nuestras vasijas de recibir con el fin de exigir la ayuda del Creador. Los egoístas no necesitan al Creador, dado que quieren usarlo a Él y recibir un llenado egoísta incluso más grande.

Nosotros no necesitamos un llenado sino que necesitamos la ayuda del Creador en nuestras acciones. Pedimos el combustible que nos permite trabajar y no necesitamos nada excepto eso. Nos mantenemos alejados de la recompensa. El Creador nos ofrece placeres, Su revelación, mientras que nosotros debemos poner diferentes Masajim (pantallas) sobre nosotros mismos y restringir nuestro deseo. Estamos en una posición muy difícil, tenemos un problema, ya que nuestro carro se mueve solo hacia adelante sin ningún combustible, y debemos sólo pisar el freno en lugar del acelerador.

No hay acelerador en la espiritualidad y ustedes pisan constantemente el freno, evitando así que las diferentes tentaciones y placeres entren en su deseo de recibir. De otra manera, cometerán una ofensa y fracasarán.

Nuestro trabajo es no impresionarnos por nuestra falta de éxito, sino impresionarnos por el hecho de que se nos ha dado una oportunidad de acercar a las personas a la conexión, de acuerdo a las leyes reales. Si tenemos una oportunidad así, no necesitamos nada más. Esto es llamado “siervo de Dios”. Nosotros sólo queremos una oportunidad para trabajar, nada más que el “ojo de una aguja” para poder poner el hilo de nuestro trabajo a través de este, y eso es suficiente.

Si la persona se satisface con eso y el resultado del trabajo no importa en absoluto, si se fortalece mediante el grupo y comienza a exigir la ayuda del Creador, no necesita nada más. Las vasijas de recepción están totalmente vacías, y sólo queda el grupo que sin poder, humildemente, está dispuesto a mantenerse junto de alguna manera, con el pequeño poder que le queda, y a acudir al Creador. Este es justamente el último estado desde el cual se da el paso definitivo hacia el siguiente nivel, hacia un estado más elevado.

Así es como debemos continuar la convención de St. Petersburgo, con el fin de no sentir ningún éxito en nuestras vasijas de recepción, sino por el contrario, cambiar nuestras vasijas hacia vasijas de otorgamiento. Esperemos ser capaces de realizar este trabajo hasta la próxima convención en febrero en Israel. Este será un avance muy significativo.

(113638 – De la lección de preparación para la lección diaria de Cabalá del 1 de Agosto del 2013)
Material Relaçionado:
Un arca de noe para todo el grupo
Cómo trabajar independientemente del resultado
Otorgamiento sin recompensa

La razón para nuestra existencia en este mundo

Dr. Miçhael LaitmanLa única razón para estar en este mundo es revelar al Creador durante el tiempo de nuestra existencia. Esta es la definición de la sabiduría de la Cabalá, el método de la revelación del Creador para el ser creado en este mundo, y el mundo existirá hasta que todos los seres creados revelen al Creador. Todos sienten esta realidad hasta que revelan al Creador en todos sus deseos. Es por esto que el mundo existe.

Entonces, al final, llegamos al trabajo del Creador, es decir, a Su revelación. La revelación del Creador es la revelación de la propiedad de amor y otorgamiento, opuesta a nuestra naturaleza, que vemos a nuestro alrededor y descubrimos dentro de nosotros.

La revelación de la naturaleza del Creador es posible sólo mediante nuestra propia petición, necesidad, y deseo. Por lo tanto, mientras la persona estudia la sabiduría de la Cabalá, ella comienza a sentir que carece de la revelación del Creador, de la fuerza de otorgamiento y amor ¿Sucederá que de pronto querré amar al otro, darle a él?

¿Es posible esperar como resultado de mi trabajo y todos mis esfuerzos que yo sea capaz de amarlos a todos: la naturaleza inanimada, vegetativa, animada, y a las personas? ¿Puedo alcanzar un deseo tal de amar a otros desinteresadamente sin ninguna relación conmigo mismo y sin recibir mi propio disfrute? ¿Qué situación, qué condiciones debe organizar el Creador para mí de tal manera que quiera esto?

Es imposible imaginar que esto pueda suceder. Después de todo, yo sólo puedo amar aquello que me trae placer: pescado o dulces, comida, sexo, familia, poder, y conocimiento. Sin embargo, es imposible imaginar que pueda amar algo que no me trae placer.

Yo siento mi deseo completamente vacío, sin obtener ningún placer de este y ni siquiera sentir el sufrimiento del vacío, de la nada, y de la decepción. Mi ego ha sufrido, me siento exhausto. Todos mis planes, los cuales surgen de mi vieja naturaleza egoísta, colapsaron. Siento que no tengo futuro en mi deseo de disfrutar. Este estado es peor que la muerte, el colapso de todas las esperanzas, se trata justamente de cierto tipo de sufrimiento inhumano como el sufrimiento de Job.

Comienzo a entender que no seré capaz de obtener ningún placer de esta situación. Sin embargo, a pesar de esto, por encima de todo, si aun así aspiro al otorgamiento y amor, a actuar por el bien del otro, ¡esas acciones realmente serán con el fin de otorgar! En ese caso, puedo estar seguro de que mi deseo egoísta no obtendrá nada de esto porque no cuento con la recompensa futura, sino que sólo pienso en las acciones mismas que terminan en alguien más y se realizan ahí.

Mi vanidad no debe ser alimentada por el hecho de que me comporté como un héroe que está orgulloso de sacrificarse. Esta también es una recompensa y no es pequeña. Es decir, nadie sabe lo que hice, y yo mismo, ni siquiera sé esto. Privo a mi egoísmo de la más diminuta oportunidad de obtener alguna compensación. Esto es llamado otorgamiento, y nosotros tenemos que llegar a este estado.

Esto sucede gradualmente debido a los cambios que ocurren en nosotros. Ahora aparece ante nosotros este estado final como abstracto e imposible, pero, realmente, es muy inspirador. Si la persona avanza y descubre las condiciones necesarias para la acción espiritual, encuentra en ellas una oportunidad de ser como el Creador, de estar en este estado, en este pensamiento y deseo. Esta es la fuerza con la cual Él controla y abraza toda la creación.

Si la persona realiza este cambio psicológico en su interior y prefiere el placer del otorgamiento, entonces revela este estado, y todo el resto que aprenderemos ahí. En cualquier caso, toda su vida y todo este mundo ya tienen sentido.

(113753 – De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 2 de Agosto del 2013)
Material Relaçionado:

El propósito de la vida es la revelación del creador
¿Quiero la revelación del creador?
Otorgamiento sin recompensa

“¿Cuál comunidad internacional?”

Dr. Miçhel LaitmanOpinión (Richard N. Haass, presidente del Consejo de Relaciones Exteriores, EE.UU.): “Cada vez que algo malo sucede, Irán se acerca a la adquisición de armas nucleares, …algún funcionario u observador hará un llamado para que la comunidad internacional actúe. Sólo hay un problema: no hay “comunidad internacional”.

“La Asamblea General de las Naciones Unidas es la que más se acerca, pero puede esperarse poco de una organización que equipara a los Estados Unidos o a China, digamos con Fiji y Guinea-Bissau. …”

“Ninguna cantidad de reformas de la ONU podría hacer que las cosas fueran fundamentalmente diferentes. Las grandes potencias de hoy no se ponen de acuerdo en cuanto a las reglas que deben regir el mundo, y mucho menos en cuanto a las sanciones para quienes las rompen. Incluso cuando en un principio hay acuerdo, hay poco acuerdo en la práctica. El resultado es un mundo más sucio y peligroso de lo que debería ser”.

Mi comentario: Todo el avance hacia la perfección viene del “reconocimiento del mal”, de la revelación de la imperfección de nuestra naturaleza egoísta. Sólo cuando el ser humano, las personas, y el mundo se convenzan finalmente de la corrupción total de esta naturaleza, del yo y del mundo, estarán ellos dispuestos a renunciar a esta. Entonces, la fuerza superior de la naturaleza se revelará en sus sensaciones. Las personas le piden que las cambie, y las corrija. Todo lo que nos sucede es sólo para llevarnos hacia este evento.

(113645)
Material Relaçionado:

Ningún país puede superar la crisis si está solo
La dialéctica del desarrollo y el problema de la responsabilidad
¡La comprensión da esperanza!