entradas en '' categoría

Reenfocando el trabajo en la decena

Dr. Michael LaitmanLas decenas no deben estar aisladas unas de otras. Ninguna de ellas debe sentir que está separada o que es distinta de los demás.

Yo me uno a la decena con el fin de neutralizar mi ego y de serle al mundo entero. Si yo no llego a esta sensación, si no le soy fiel al mundo, si no estoy conectado con él, esto significa que mi decena es inútil porque ésta no me prepara adecuadamente.

La decena es un mini mundo en el que yo estoy aprendiendo a integrarme con los demás. Si no estoy incluido en ellos, no arreglo mi ego como debería ser, en dirección desde el amor por el ser creado al amor por el Creador.

En la decena, yo debería llevar a cabo diversos ejercicios de salir de mí mismo para sentirme “extendido”, “expandido” entre todos. Yo no existo, no me siento a mí mismo, mi individualidad, mi “yo”, y la decena tiene que ayudarme en eso. “Cada hombre debe ayudar a su prójimo”; así es como tenemos que estar conectados entre nosotros.

Como resultado, nuestro deseo común, que pertenece a todos, tiene que arder en el “centro” de la decena. Yo siento que en este deseo no hay “yo” y “otros”, sino sólo “nosotros”.

Sobre la base de esta unidad, nosotros pensamos, sentimos, y tomamos decisiones sólo en NOSOTROS. Me resisto a todo aquello llamado “yo”, e incremento y alimento todo lo que se refiere a NOSOTROS. Sólo nuestra unidad surge de mis pensamientos y sensaciones, y a través de ella, como a través de lentes o binoculares, yo miro el mundo que hay a mi alrededor.

En este caso es necesario un cierto esfuerzo interno con el fin de “disipar” mi “yo”, no permitiendo que me enfoque en él, sino manteniendo el foco sólo en el centro del grupo, donde estamos juntos y NOSOTROS vemos el mundo, la realidad, de esta manera. Para mí no existe nada que no pertenezca a NOSOTROS.

La persona tiene que vivir y trabajar en este esfuerzo interno tanto como sea posible. Porque es a través del centro de la decena, que ella se imagina que obtendrá la Luz que Reforma.

Sin embargo, para enfocarse correctamente en el NOSOTROS, en el centro de los diez, toda la decena tiene que mantener la intención de otorgar. ¿Cómo se verifica esto? En su relación con otras decenas y con el mundo. Cuando la decena se vuelve un todo, cuando diez hombres se convierten en uno, esta unidad adquiere volumen, y de nuevo se reduce a uno y adquiere volumen, hasta que finalmente llegamos al Uno, al Creador.

Entonces, el criterio de nuestra unidad es el deseo de la decena por conectarse con otros y volverse un todo con ellos. ¿Cómo podemos hacer esto? ¿Cómo podemos revisarnos a nosotros mismos?

Yo puedo revisarme a mí mismo si entro en cualquier decena y me siento como si estuviera dentro de mi propia decena. No hay decenas primarias o secundarias, y no me importa en cuál decena estoy. Yo simplemente me conecto con las personas que quiere unirse, conectarse sin ningún tipo de distinción.

Para que nuestro trabajo sea lo más puro posible, nosotros no podemos considerar la actual decena como nuestra “casa”, y todo el resto como “territorio extranjero”. No, todas las personas que quieran unirse son mi “territorio”, la misma decena. Es suficiente con que ellos tengan una pequeña atracción hacia la unidad, y yo ya puedo estar junto con ellos.
(115066)
De la 4º parte de la Lección diaria de Cabalá del 8/20/13, Conversación sobre las decenas

Material Relacionado:
Las verdaderas condiciones para el desarrollo integral
Más sobre el trabajo en decenas, mujeres y no sólo eso …
Una colina de arena dorada

Escuchen el grito de las piedras

Dr. Michael LaitmanHay personas que tienen la aspiración de revelar al Creador, la chispa en el corazón. En la medida en que ellas trabajen para conectar estas chispas entre sí con la ayuda de la Luz que Reforma, la Luz reina en ellas. Y si, además, se esfuerzan por conectarse con aquellos que no tienen deseo por el Creador, ellas también destellan en sus vidas la Luz que recibieron anteriormente en el trabajo con los demás.

Es decir, primero está el trabajo en el grupo, donde, debido a la conexión, acumulamos la Luz entre nosotros. Entonces podemos alcanzar al público en general que no busca la revelación del Creador y convertirnos en el pegamento que los une a todos juntos y transfiere allí un poco de la Luz recibida. Y de ellos podemos recibir el deseo de unirnos, corregirnos.

Ellos no entienden que estos deseos están dirigidos hacia la unidad y corrección, ellos los perciben como fracasos individuales, como los problemas de este mundo. Pero, en realidad, se trata de las mismas eternas preguntas acerca de la existencia y los problemas, porque todo depende de si ustedes están cercanos o lejanos de la Luz, al Creador. Nosotros tenemos que escuchar una oración en cada problema, en cada grito que nace en este mundo, incluso en la piedra muerta, en una planta o un animal.

Cualquier tipo de creación sólo carece de la revelación del Creador. Pero nosotros podemos acercarnos a este propósito por medio de nuestro libre albedrío, y por eso tenemos que asumir la responsabilidad por todo tipo de criaturas y proporcionarles conexión. De esta forma cumplimos el deseo del Creador.

Cuanta mayor sea la devoción y abnegación con la que aquellos que son llamados Israel “Yashar-El” (dirigida “directo al Creador”) realizan su trabajo, más se corrige el mundo entero. Por el contrario, si ellos todavía ignoran el trabajo asignado a ellos, todo el mundo sufre, y este sufrimiento está retornando finalmente a Israel con el fin de apresurarlos a iniciar la corrección.

Por lo tanto, no hay necesidad de percibir estos problemas como sufrimiento. Todas las recompensas y castigos nos vienen dependiendo de si realizamos o no la voluntad del Creador. Esta es toda la recompensa y todo el castigo.
(115077)
De la preparación para la Lección diaria de Cabalá del 8/20/13

Material Relacionado: 
Alerta de virus
Diagnóstico: falta de conexión con el entorno
Todo depende de la corrección

El único punto de libertad

Dr. Michael LaitmanEl Creador ha creado el deseo de disfrutar y lo prepara para la adhesión con Él,  lo que significa el estado final que este deseo tiene que alcanzar, con el fin  de querer hacerse similar a la Luz. Interiormente, éste sigue siendo el mismo deseo de disfrutar, pero externamente toma la forma de la Luz, la propiedad de otorgar.

Para que el deseo de disfrutar quiera volverse como el Creador, es decir, desee la adhesión, se necesita tener las propiedades de la Luz, además de su propiedad de recepción. Y también tiene que explorar su propiedad, entender, sentir y comenzar a tener consciencia de su adhesión a esta y querer librarse de ella, es decir, comprenderla en forma directa y opuesta. Además, también necesita entender y sentir el deseo de otorgar y comparar el uno con el otro.

Resulta que el Creador creó este deseo para que sea versátil y combine muchos matices de estas dos propiedades: el deseo de disfrutar y el deseo de otorgar. Sobre la base de inclusión de una propiedad en la otra, éste comienza a entender cada propiedad y después de todo el examen profundo, obtiene la mente, la cabeza, es decir, la intención, la habilidad de actuar conscientemente.

Pero con toda esta complejidad del deseo de disfrutar que consiste de un tejido inteligente con  propiedades de recepción y de otorgamiento en la mente y en el corazón, es decir, en la intención y en  la acción, en el pensamiento y en la sensación, en esencia, hay sólo un punto importante, el punto del libre albedrío. Y el resto es manejado por este punto.

Si el ser creado alcanza este punto, entonces a esto se le llama “Yashar-El” (directo al Creador), Israel. Y todo lo demás que el ser creado tiene dentro de su comprensión, de su conocimiento, de su mutua inclusión de deseos, intenciones y pensamientos, a excepción de este punto, no pertenece a Israel sino que pertenece a su consecuencia, a este punto de libertad de elección y todo lo demás que fluye de él.

El Creador es la propiedad de otorgar y trata bondadosamente tanto a los pecadores como a los justos. En Él jamás ocurre cambio alguno. El deseo de disfrutar, exceptuando este único punto Israel, está completamente bajo el poder de su naturaleza. Esta puede cambiar pero únicamente debido al único cambio libre que posible en este sistema, que es llamado el punto de Israel.

Por consiguiente, nosotros debemos entender que la fuerza superior y el deseo de disfrutar están en absoluto reposo. El único elemento de la creación que puede cambiar y decidir algo es Israel.  En consecuencia, no hay necesidad de considerar a aquellos que no tienen ningún punto en el corazón, dado que ellos no tienen libertad de elección. Aunque ellos se vean como personas, ellos no son esas personas, los hijos de Adam, que son similares (Domeh) al Creador, como el punto en el corazón.

Entonces, no importa lo que suceda en este mundo, a pesar dela forma en que ellos nos atacan y se burlan de nosotros o si ellos están a favor o en contra de nosotros, todo esto es la demostración del deseo de disfrutar con relación a nosotros. Esto sólo nos muestra la necesidad de hacer nuestra libre elección con el fin de llevar esto a la adhesión con el Creador. Ese es nuestro trabajo.
(114886)
De la preparación para la Lección diaria de Cabalá del 8/15/13

Material Relacionado:
No dejen que la humanidad caiga
No se trata de un castigo sino de una responsabilidad integral
La elección está en cómo prepararnos para la acción

Wall Street está reduciéndose

Dr. Michael LaitmanEn las noticias (de MarketWatch): “¿Están los inversionistas bancarios y comerciantes enfrentando una próxima extinción?”

“Sí, de acuerdo con el analista Meredith Whitney”.

“Estamos en el precipicio de una sísmica reducción en Wall Street, apreciaciones que nunca han ocurrido antes”, dijo Whitney en una reciente nota de investigación a los clientes, obtenidas por el New York Post”.

“Whitney dice que el sector financiero está estableciendo despidos de hasta 100.000 o un 15% de la fuerza laboral en los próximos 18 meses, mientras los bancos contratan y salen del paso de una economía lenta”.

Mi comentario: Cuando se hace evidente que los empleados ya no les traen beneficios, ellos son despedidos. Esto sugiere que la crisis entra en su fase decisiva, el colapso del sector financiero, y nadie puede detenerlo. No me regodeo, pero advertí sobre esto hace 5 o 6 años en este blog. Yo les aconsejo que busquen los nuevos pronósticos en este blog.
(114497)

Material Relacionado:
Las naciones están debilitándose
Crisis, la búsqueda de la solución
¿Puede la guerra salvar al mundo?

El trabajo diario en aras de la corrección final

Dr.Michael LaitmanNosotros representamos el adaptador entre el Creador y la creación, un enlace de conexión, la nación elegida, el “reino de sacerdotes”. Somos aquellos que recibieron esta misión del Creador y cada día debemos escuchar de nuevo estas instrucciones del Monte Sinaí, entender que el mundo entero no es nada sino un deseo de recibir que lo percibimos dentro de nosotros en formas del inanimado, vegetativo, animado y humano de la naturaleza. Nuestra misión es traer todos estos niveles a la adhesión con el Creador.

Las otras personas no tienen ningún libre albedrío, ni pensamientos ni acciones independientes; nada hay bajo su control. La fuerza superior actúa dentro de ellas y las pone delante de nosotros con el fin de darnos trabajo, que es conducirlos hacia el Creador. Por medio de este trabajo, alcanzaremos la misión exaltada que descansa sobre la nación de Israel.

Nosotros debemos tener esta perspectiva con relación a toda la realidad y al cuadro completo que se nos presenta dentro de nuestro deseo de recibir. No importa cómo nos imaginemos las acciones en la difusión en el trabajo para alcanzar la unidad y buscar la fuerza superior que nos corrige y nos une, nos lleva a una buena vida, pero naturalmente por medio de todo esto insinuamos la adhesión con el Creador.

Ante nuestros ojos todo el universo está dividido en dos mitades: El Creador y el deseo que debe llevarse a la adhesión con Él. Por medio de este trabajo alcanzaremos la adhesión con el Creador. Tal es nuestra misión y este es el único trabajo que existe en realidad. Después de todo, todo lo demás se desarrolla simplemente en concordancia con el programa de la creación en el que no hay libre elección o trabajo por parte de la criatura.

Cada vez que hacemos un llamado a las personas, a la nación física de Israel o a las naciones del mundo, en todas ellas, debemos ver el deseo que tenemos para llevarlas a la adhesión con el Creador. Y aunque estamos hablándoles a las personas en términos simples, siempre debemos recordar al Creador y que Él ordenó este trabajo y nos eligió para ser Sus servidores y Su nación sagrada, es decir un regulador o Sus representantes. Además de Él, existe lo “material” sin libre albedrío, es decir todos aquellos que no poseen el deseo de estar más cerca del Creador, y nosotros tenemos que llevarlos a esta adhesión.  Allí se encuentra nuestra misión.

La persona que lleva a cabo este trabajo y trata incluso en la forma más externa de llevar esta “materia humana” al Creador, está realizando la misión más importante. Aunque esto sea sólo el principio, es más importante que cualquier otra cosa. Debemos entender, sentir y establecer nuestra intención para que nuestra acción principal incluya el resultado final, el cual es llevar a la naturaleza inanimada, vegetativa, animada y hablante a la adhesión con el Creador. Al comienzo de cada acción debemos entender que lo estamos haciendo en aras de la corrección final.
(114883)
De la preparación para la Lección diaria de Cabalá del 8/15/13

Material Relacionado:
Círculos que no se interceptan
Los cabalistas acerca de la nación de Israel y las naciones del mundo, parte 2
El punto principal de la vida

¿Por qué nuestro tiempo es tan especial?

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Por qué la difusión en nuestro tiempo se nos cuenta como verdadero trabajo espiritual?

Respuesta: El mundo ha cambiado y se ha preparado para ello. Nosotros estábamos preparándonos para este momento y podríamos seguir estudiando simplemente y sin salir al público, permaneciendo en un estado de expectación como un motor en neutro. Es decir, el motor está en marcha, pero a una velocidad muy baja y está detenido. Hay apenas una chispa de vida en él.

En este estado, nosotros podríamos existir hasta el final de nuestras vidas como lo hicieron los cabalistas del pasado, pero ellos vivieron en otra época, en la que podían revelar todas estas propiedades, sin relación con el inferior. Sin embargo, nos encontramos en una situación en la que no podemos realizar nuestra vasija espiritual sin conexión con las personas, dado que ésta necesita comunicarse con los deseos del público en general.

Por lo tanto, sin difusión, no lograremos nada, además de lo que ya tenemos. Podríamos pasar otros cinco a diez años, con pocos avances. Nosotros estamos desarrollándonos, añadiendo nuevos grupos, pero esto nos agrega muy pocos deseos con los que podamos trabajar y con los que seamos capaces de alcanzar al Creador. Para ello, necesitamos el deseo del inferior en relación a nosotros, que no viene del punto en el corazón: El deseo proveniente de la conexión integral.

Si la conexión no hubiera revelado que ahora se ve entre todas las partes de la humanidad, rota y terrible, proteccionista, lleno de odio y rechazo por los demás con el deseo de utilizarse unos a otros, no habríamos podido obtener el deseo de las personas. La humanidad ha sufrido a lo largo de toda milenios no menos que en la actualidad, e incluso mucho más. Sin embargo, hoy en día, su deseo adquirió una nueva calidad que proviene de la red de conexión corrupta entre las personas.

Es por ello que podemos tomar su deseo y elevarlo al Creador. ¡Ellos ya tienen lo que debe ser corregido! No hay necesidad de corregir el deseo de ninguna persona. Es necesario para corregir sólo la conexión entre ellas, la red global. Ésta no fue revelada en el pasado, y por eso los cabalistas no podían estar más cerca de las personas. En nuestros días, la crisis se manifiesta como una consecuencia de la red de conexiones rota que se ha revelado a causa de la crisis. Por lo tanto, nosotros podemos tomar las conexiones dañadas entre las personas y corregirlas.

Trabajamos solamente con estas conexiones, y no con los deseos provocados por la falta de dinero, salud, problemas familiares, niños y trabajo. Sin importar qué deseos individuales existan en todos, lo más importante es que, en nuestros días, estos se revelan de forma tal que no se pueden resolver por métodos convencionales. Esto era posible en el pasado, pero no hoy.

Vemos que la ciencia, la psicología, la medicina, las relaciones humanas, la paternidad y la actitud hacia el trabajo, todo se desmorona debido a que se descubrió que existe una red de corrupción de las conexiones entre nosotros. Ésta se revela como la causa de todos los males. Los cabalistas son conscientes de esto, pero, según los estudios, la ciencia ordinaria también está empezando a llegar a tales conclusiones.

Es por eso que nosotros podemos aprovechar esta red de corrupción y pedir su corrección. Eso es lo que debe ser corregido debido a que durante la ruptura, ninguna vasija se rompió. Se rompieron sus conexiones con los demás. Por lo tanto, todas las correcciones se hacen en las relaciones de ustedes con los demás. Como está escrito: “No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti”, “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, y “amarás a tu Hacedor”. Todas las correcciones se aplican sólo a las conexiones.
(114737)
De la preparación para la Lección diaria de Cabalá del 8/15/13

Material Relacionado:
Regresando al amor
No en aras del éxito en este mundo
El trabajo práctico deja espacio para la revelación

Saliendo de las tinieblas hacia el mundo de la verdad

Dr. Miçhael LaitmanEsto parece una paradoja, pero si observamos este mundo desde el mundo espiritual, no existe nada más natural que la conexión de todas las cosas en un todo y con el Creador. Este es un sistema único, estable que se encuentra en armonía, en equilibrio permanente, en un estado ideal, donde todo en este se encuentra en interacción, llenando a los otros y siendo llenado por los otros. Este sistema se vuelve un cuerpo absolutamente sano, física y mentalmente.

La información, materia, energía, percepción, consciencia, todo esto existe en absoluta armonía, Por lo tanto este sistema es eterno: No hay concepto de tiempo, no hay cambios. En otras palabras, existe una vida eterna y eventos que tienen lugar con regularidad específicamente para revelar la profundidad infinita de esta conexión.

La conexión en sí es permanente, el sistema es permanente, y la Luz se encuentra en reposo absoluto y llena toda la creación. Nosotros nos encontramos en ésta en constante movimiento desde el llenado más pequeño hasta el más grande. Y el éxtasis más importante está en la percepción de la armonía de este sistema, y esto es llamado percepción del Creador.

Por lo tanto nuestro mundo se comprende desde ahí como un pequeño y feo mundo, que existe sin elección, porque el Creador lo obliga a existir a pesar de que la criatura parezca ser tan despreciable que no tiene derecho a existir. La criatura existe específicamente para esto, que al repudiar su depravación, se eleve y alcance eternidad y plenitud. Pero es difícil hacerlo porque nosotros no vemos nada en contra de esta depravación.

Pero si viéramos esto, perderíamos la libre elección, y con toda nuestra fuerza correríamos sólo hacia ahí, sin importar nada. Nos estrellaríamos con todo nuestro cuerpo contra un muro, una barrera de separación entre nosotros, sólo para llegar ahí o desaparecer.

Para esto se nos dio el ocultamiento de manera que a partir de nosotros mismos construyamos el modelo de mundo al cual aspiramos, con un vínculo entre nosotros, con nuestras relaciones con los demás, con nosotros mismos, en la relación de nuestro grupo general hacia toda la humanidad, hacia la naturaleza inanimada, vegetativa, y animada.

Lo imploramos en este mundo, imaginándolo como un reino, como en un juego de niños, y tratamos de crearlo entre nosotros, a pesar de todas las cosas que se nos dan ahí. Queremos entrar en este estado aparentemente antinatural, imaginario; si entendemos cuán lejos está eso de nuestra existencia presente, vemos que esto es contrario a toda lógica, a nuestra naturaleza, es decir, a nuestra inteligencia; esto tiene que ser algo absolutamente diferente.

Y continuamente la humanidad trata de entender cómo, a pesar de todo, es posible hacer algo, pero al final resulta algo peor. El ego todavía nos aplasta y nos muestra que tal vez hemos logrado lo que queríamos, hasta que descubrimos el significado de todo lo que está sucediendo: ¿Pará que es necesaria una existencia como esta?

Verán, si observamos desde un costado, nuestra existencia parece depravada y carente de significado y propósito. Se concluye que las personas existen sin una elección, cautivas, sufriendo y huyendo de este sufrimiento todo el tiempo, encontrando más sufrimiento y huyendo una vez más. Y todo esto es sólo para comenzar a imaginar otra existencia, algo que verdaderamente valga la pena, algo por lo que valga la pena vivir, y no lamentar el hecho de estar vivas.

Cuando nosotros imaginamos este estado, gradualmente comenzamos a sentir que en apariencia éste existe realmente; de otra manera, ¿cómo lo imaginaríamos?  Y este estado aparentemente existe no sólo de forma hipotética sino de verdad. Sin embargo, este quiere que verdaderamente aspiremos a él. Yo debo aspirar a este en una forma en la que yo me sienta interior y emocionalmente dentro de este. Entonces comienzo a sentir cierto tipo de ayuda, inspiración, e iluminación. Comienzo a ver que existe un propósito para todo esto.

Precisamente así descubrió Adam este sistema hace 5773 años. A partir de ese día avanza nuestro calendario cabalístico, a partir de ese momento en el que Adam HaRishón (el primer hombre) descubrió al Creador en nuestro mundo. Y después de eso comenzó la transferencia del conocimiento de generación en generación; más personas comenzaron a ser incluidas en esto, aquellas quienes también sentían una falta de significado en su existencia.

Pero ese mismo problema siempre permaneció: ¿Cómo puedo desarrollar otro mundo, un mundo verdadero y correcto dentro de mi pequeño y amenazante mundo? Las personas estuvieron ante ese problema todo el tiempo. Es necesario crear una imagen, jugar con este sistema, jugar en el verdadero sentido de la palabra.

Nosotros siempre olvidamos esto, y esto continuará hasta que creemos juntos un estado como este, un vínculo como este, un sistema de relaciones como este, el cual será casi idéntico al mundo superior y sólo será necesario realizarlo claramente, y se realizará a través de un golpe de la Luz Superior. Pero hasta que no hagamos todo lo que podamos para estar en un estado así, no llegaremos a este. En el momento en que hagamos todo con el fin de crear este otro mundo dentro de nuestras tinieblas, este aparecerá inmediatamente. La Luz lo hará realidad y nos descubriremos dentro de él.

Entendemos que no hay opción sino alcanzar una unidad clara y verdadera y crear las condiciones, el contacto, las relaciones mutuas como esas, que serán casi iguales al sistema superior, lleno de amor y otorgamiento, inclusión mutua, entendimiento, apoyo, y responsabilidad. Y el vínculo debe ser así, que la persona, como un ente separado, desaparezca. Ella no existe, ni puede existir.
(114616)
De la Convención en St. Petersburgo “día tres” del 7/14/13, Lección 6

Material Relacionado:
Una forma especial de respirar
No construyan un becerro de oro
El poder de la unidad

Conectando al mundo entero con el Creador

Dr. Michael LaitmanBaal HaSulam, “La sierva que es heredera de su señora”: Por lo tanto, el mundo ha sido dividido en internalidad y externalidad, donde cada mundo contiene iluminaciones adecuadas para operar en un desarrollo lento. Y estas son llamadas “la interioridad del mundo”.

El sistema en el que nosotros estamos en está dividido en internalidad y externalidad. Esta división se refiere a las Luces y las vasijas, tanto la dirección como la correlación inversa entre ellas depende de si hablamos de las vasijas corregidas o de las corruptas.

En consecuencia, debemos entender qué significa esto para nosotros después de la preparación en el sistema espiritual y de la creación del sistema corporal. Este en realidad, también es un sistema espiritual, pero lo percibimos como el mundo ficticio actual. Yo descubro que existo en una determinada realidad con las personas y la naturaleza inanimada, vegetativa y animada a mi alrededor. Es como si cada uno viviera en su propio aquí, moviéndose de forma independiente, operando e influyendo en los demás. Después de revelar todo eso, tengo que atribuirme yo mismo, junto con toda la imagen que se representa dentro de mí a una causa, a una fuente, a una meta, a una realidad simple en el que no existe nadie más aparte de Él, y que Él es bueno y benevolente. El punto que se crea como “algo de la nada”, permanece dentro mí, sólo con el fin de determinar que todo lo demás es Él.

Debemos conectar todo lo que está por fuera de ese punto con la percepción del superior, con el Creador. Este es nuestro trabajo, y todo el que sienta que tiene un punto en el corazón “algo de la nada” y que siente diferente de la eminencia, participa en esto.

El trabajo está dividido en dos partes:

  1. Fortalecimiento del punto en el corazón mediante la conexión de los puntos que pueden ser conectados a él en aras de la meta espiritual. Estos son los miembros del grupo, mis amigos a lo largo del camino espiritual, quienes en realidad son parte de mi alma, de mi punto en el corazón.
  2. Además, hay otras partes que no están directamente conectadas con la meta. Ellas no sienten “algo de la nada”, sino “algo de algo”, y no hacen preguntas complicadas que surjan del punto en el corazón, de la forma opuesta. Ellas viven sus vidas y no sienten ninguna deficiencia, sino esa. Yo también tengo que conectarlas a ellas con mi trabajo de acuerdo al tipo y tamaño de deseos que se revelen dentro de ellas.

Con el tiempo, yo conecto toda la realidad: todo el deseo de recibir que está ante mí, que está a mi disposición, dentro de mí, sin importar cómo lo pongan, con el atributo de otorgamiento y amor llamado el Creador. Pareciera que soy yo quien corrige al mundo, pero de hecho, yo cumplo con mi corrección privada. Esto se debe a que no hay nada en el mundo, sino un hombre y un Creador. La persona es el punto de “algo de la nada” que opera con el fin de traer de vuelta “algo de algo”, todo lo que parece separado de él.
(114668)
De la 1º parte de la Lección diaria de Cabalá del 8/15/13, Escritos de Baal HaSulam

Material Relacionado:
Conexiones en la red cristalina
La conexión entre los grupos es la corrección del mundo
No tengan miedo de llamar a una puerta cerrada.

Lección diaria de Cabalá – 08.21.13

Preparación para la Lección
Vídeo: Descargar
Audio: Descargar

Escritos de Baal HaSulam, “El significado de la concepción y el nacimiento”, Lección 11
Vídeo: Descargar
Audio: Descargar

El Libro del Zóhar, Introducción “Una sierva que hereda de su señora”
Video: Descargar
Audio: Descargar