Acerca de la física y la poesía del alma

thumbs_laitman_525En su comentario al Libro del Zóhar escrito en el lenguaje del Midrash, Baal HaSulam añadió el lenguaje de “El estudio de las Diez Sefirot”. Al hacerlo, nos transmitió una llave para este libro. Su comentario no es sólo una simple interpretación, sino, una clave codificada para un acertijo, para una puerta que antes estaba cerrada.

Por ejemplo, como está escrito en El Libro del Zóhar y en otras fuentes originales, “El Creador  ha llegado ante el rostro y anunció”. Baal HaSulam explica que eso está escrito acerca del ascenso de Maljut a Bina.

Al principio, esto sucede en el estado de pequeñez (Katnut), la propiedad de juicio. Entonces, a Maljut se le permite descender desde Bina hasta el nivel de Yesod y usar las vasijas de recepción que en este momento, ya están listas para relacionarse con el Dador y son llamadas “AHP que se eleva”. En este momento, el Creador llega frente al rostro y anuncia. “Anuncio” significa revelación.

Baal HaSulam nos dio una oportunidad de ver las acciones espirituales detrás del lenguaje del Midrash. Esta visión facilita nuestro camino y abre vías para los auto informes que son esenciales para una penetración más profunda en El Zóhar.

También contiene partes que están escritas usando el lenguaje de la Cabalá, pero en general, los textos del Midrash son más ricos, más expresivos, más poéticos, y más coloridos; mientras que El Estudio de las Diez Sefirot nos habla de la física de las relaciones espirituales, acerca de psicología y de propiedades medibles del alma. El alma es la vasija general (Maljut) del Mundo de Infinito. Es como si el alma fuera dividida en muchas partes que fueron puestas a prueba, revisadas, pesadas, y estudiadas junto con las interconexiones entre ellas, su orden, y la manera en que son llenadas, y por lo tanto se volvió Cabalá.

Esas cosas pueden describirse de varias maneras, esquemáticamente, siguiendo la línea de sistemas de investigación, o sensorialmente. En cualquier caso, se trata de lo mismo: maneras de corregir y llenar la vasija rota que hemos recibido. Generalmente, existen dos maneras de describir este proceso, emocional  e intelectual.

No importa si realmente entendemos todos los fragmentos o si permanecen poco claros para nosotros. Cuando leemos El Libro del Zóhar, debemos estar pensando sólo en la Luz que Reforma. De esta manera, paso a paso, centavo a centavo, acumularemos un enorme legado.

Hasta ahora, hasta que alcanzamos la revelación, es decir, hasta que revelamos al Creador precisamente en el primer paso, justo después del Majsom, estamos atados a la regla que describe el trabajo del egoísmo. Hasta ahora, absorbemos abundancia; en otras palabras, los resultados de nuestros esfuerzos van directo a la impureza. Esto nos muestra nuestro cansancio, debilidad, falta de sensación, etc., que en realidad, no existen; sólo nos parece así. Si nuestro egoísmo obtiene una oferta atractiva y que lo valga, nuestra debilidad desaparecerá inmediatamente.

Todo depende de la energía interna, de las vasijas, deseos, que no consideran que el camino espiritual tenga importancia alguna, ya sea porque no están obteniendo suficiente iluminación desde arriba o porque el egoísmo desde abajo esté tirando de ellas. En realidad, es una separación, un incremento de la distancia entre las Luces y las vasijas. Como resultado, sentimos que estamos colgando entre el cielo y la tierra. Es como si algo estuviera tirando de nosotros hacia abajo y no nos dejara elevarnos.

Si esto sucede, todos nuestros logros caen de regreso en el egoísmo, en la suciedad. Sin embargo, dado que ya hemos completado el análisis y estamos familiarizados con esos hechos, debemos evitar el repetir errores previos. Entonces ahora se nos dan nuevos obstáculos que debemos superar una vez más, ¿pero cómo?

Antes que nada, debemos dejar de poner nuestros ojos sobre los rostros de los amigos que lucen tan miserables. Uno juzga de acuerdo a sus propias faltas, pero en realidad, todos los amigos de ustedes están en ascenso. La Luz que desciende durante la Pascua los eleva, pero ellos no lo sienten y sienten una enorme fatiga y presión.

Pregunta: ¿Significa que cuando crucemos el Majsom, fluiremos con El Libro del Zóhar sin ninguna otra carga?

Respuesta: En ese nivel, nos concentramos en cosas mucho más difíciles, dado que adquiriremos la habilidad de actuar en contra de nuestra voluntad.

(103884 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 3/29/13, El Zóhar) 

Material Relacionado: 

Un laboratorio para la corrección del ego humano
El trabajo diario en aras de la corrección final
El latente período de maduración espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta