Convirtamos cada acción en un sacrificio

Dr. Michael laitmanLa cosa más importante que nos falta para tener éxito en nuestro trabajo es enfocar nuestra atención en el éxito espiritual interno, es decir en la revelación del Creador, en vez de hacerlo en el éxito corporal externo. La revelación del Creador debe ser nuestra única meta, y todo nuestro trabajo, difusión, estudio y esfuerzo en cualquier momento dado debe convertirse en el medio para alcanzar esta meta.

¡No debería ser todo lo contrario! Nosotros no le pedimos al Creador que tengamos éxito en nuestra difusión o en nuestra vida. Así es como funcionan todas las religiones cuando se vuelven hacia el Creador para que Él le ayude a la persona en su vida corporal y arregle las cosas para ella. Nosotros hacemos lo contrario: Todo lo que necesitamos en la vida es tener éxito en una cosa: en la revelación del Creador, en conectarnos con Él y sentir que al hacerlo le damos contento a Él.

Mientras tanto, nosotros carecemos de esta intención pura en todas nuestras acciones. Incluso si es artificial y no se adapta a nuestro estado de ánimo y sensaciones, aun así, desde Lo Lishmá (no en Su nombre) llegamos a Lishmá (en Su nombre). Así que, mientras tanto, expresamos el deseo sólo externamente y buscamos las palabras adecuadas para expresar nuestras intenciones.

A pesar de que estas intenciones todavía no son reales ni provienen desde dentro, nosotros queremos que vengan desde el fondo de nuestro corazón. Trabajamos como niños pequeños que repiten las acciones del grupo sin entender nada. Esto penetra gradualmente en nosotros hasta convertirse en una segunda naturaleza, entonces empezamos a sentir el significado de las palabras.

Nosotros podemos atraer la Luz que Reforma que convertirá la Luz Circundante en Luz Interna, incluso con deseos que no son reales en este momento. La estructura de la escalera espiritual y las relaciones entre los Partzufim espirituales nos permiten hacer eso. Todo está preparado intencionalmente para que podamos evocar la acción de la Luz sobre nosotros, aunque todavía no estemos en el mundo espiritual.

Entonces, en primer lugar agreguémosle la intención correcta a los grandes esfuerzos que hacemos en nuestras acciones externas. Como se nos dice “una Mitzvá sin intención es como un cuerpo sin alma”. Si nosotros queremos realizar una Mitzvá, es decir un mandamiento del Creador para adherirnos a Él, entonces tenemos que convertir cada acción que realizamos en un “sacrificio”, Korbán (que tiene la misma raíz que “acercarse”, Mitkarev en hebreo).

La voz del Creador se revelará a nosotros entre los dos ángeles, que son las dos fuerzas, la izquierda y la derecha, recepción y otorgamiento, nosotros la escucharemos entre los ángeles (como lo hizo Moisés). Podemos hacerlo si trabajamos correctamente con nuestras fuerzas: enfocándonos en la intención de revelar al Creador a fin de darle contento a Él en cada acción que hagamos, como con una persona amada.

(114473)
De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá 8/9/13, Escritos de Rabash

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: