Educación Integral en los colegios estadounidenses

Una serie de lecciones de educación integral, basada en los dos cursos del Programa Intensivo de Inglés del Instituto de Idiomas de Inglés se completó en Westchester Community College en Nueva York. A ambas clases experimentales asistieron alrededor de cuarenta estudiantes a quienes se les permitió construir una apariencia de un buen entorno.

Estos cursos informales que no dan puntaje, están basados en la enseñanza intensiva del lenguaje oral para los estudiantes que llegaron a los EE.UU. a estudiar administración de empresas, ingeniería, e investigación médica, etc. Entre ellos había varios futuros sacerdotes católicos, un instructor de buceo, tutores y niñeras, así como gente joven, preparándose para una variedad de empleos en los Estados Unidos.

La edad promedio del grupo era de 25 años, el nivel de la educación previo oscilaba entre escuela secundaria y estudios de postgrado. La demografía geográfica incluía: 30% de Asia (China, Corea, Japón), el 40% Latinoamérica y Sur América, el 5% Oriente Medio (Siria, Irán, Emiratos Árabes Unidos), 2% África, el 3% Haití, 20 %  europeos, norteamericanos y rusos.

El avanzado nivel del lenguaje y de la educación de los estudiantes permitió construir un programa basado en el entrenamiento de educación integral y en las entrevistas de “La Nueva Vida” con el Dr. Michael Laitman acerca de la vida del mundo futuro. Los estudiantes se reunieron con el profesor y con los demás compañeros de clase tres horas al día, cinco días a la semana durante tres meses, permitiéndole al profesor utilizar el idioma con mayor libertad como herramienta de presentar nuestro material y darles a los estudiantes un sentido de interrelación, el deseo de estar integrados, y una comprensión del mundo nuevo y de su rol y potencial para el logro de la felicidad y del buen futuro juntos.

Los estudiantes recibieron los materiales de capacitación para la difusión de la educación integral, artículos y vídeos para el debate. Los estudiantes realizaron juegos divertidos, trabajaron contantemente en grupos, y crearon cinco proyectos de equipo con presentaciones visuales para demostrar su comprensión y la percepción de lo que habían aprendido y para compartir sus sensaciones e impresiones con la clase.

El curso contiene más de diez temas, entre ellos: la diferencia entre liderazgo y autoridad, un mejor camino hacia el éxito, si la competencia es beneficiosa para los niños, cómo encontrar el equilibrio entre nosotros y la naturaleza, qué es una persona adulta, y otros. Cuanto más trabajan juntos, más cercanos se vuelven entre sí y cuanto más profundamente se sienten más similares se vuelven a pesar de las diferencias étnicas y cuáles son sus esperanzas comunes para el futuro.

Hace dos semanas, el director del programa vino a ver el trabajo en el aula durante una hora y media, y pasó a ver una presentación del equipo en el tema de éxito. Los estudiantes estudiaron el éxito de varias personas famosas y encontraron que su éxito dependía de la contribución global de personas conectadas a una meta, una visión, y la lealtad a la causa como una familia.

Lo que sorprendió al director, así como al profesor, fue que algunos de los participantes completaron su parte de la presentación diciendo que las escuelas les enseñan muchas cosas, pero que nadie enseña a vivir y  a amar y que eso es lo que les gustaría seguir estudiando. Más tarde, el director del programa dijo que estaba impresionado por el hecho de que los estudiantes habían aprendido a trabajar bien juntos y armoniosamente en problemas complejos.

La sesión finalizó con la proyección de la película Crossroads con grupos de discusión en los círculos, intercambio de experiencias y el uso de juegos. La película Crossroads fue utilizada como material visual, académico y a los estudiantes les encantó la película. Después del café, de ver una película, y de las actividades, a los estudiantes se les pidió que compartieran sus conclusiones acerca de lo que necesitamos para sobrevivir en el mundo y construir un futuro mejor.

Casi todos respondieron “cambiar uno mismo y empezar a integrarse con otras personas”. Si bien durante todo el tiempo se sumergieron en el tema de la educación integral, después de ver la película, ellos encontraron fórmulas más precisas de cómo cambiar el mundo a través de uno mismo, comenzando con pequeñas acciones en su entorno inmediato, en el aula, en casa, con amigos, en el trabajo y en sus países a los que probablemente pronto regresarían.

Se espera que unos meses de entrenamiento en educación integral y el buen entorno les hayan dado a estos jóvenes pero no tan ingenuos representantes de los pueblos del mundo, la información útil sobre la vida y las sensaciones que les ayuden a determinar qué quieren de su futuro y que se debe hacer para dejar sentirse temerosos de él.

En la actualidad, algunos profesores universitarios están trabajando en conjunto para estructurar un curso oficial de educación integral, posiblemente con puntajes en el nuevo futuro, para incluir el curso en el colegio, y luego de hacer una propuesta al Departamento de Educación del Estado de Nueva York y otros estados en los EE.UU. con el fin de ayudar a poner en marcha una reforma del sistema educativo.

Las fotos muestran: una presentación del equipo “Cómo llegar al equilibrio entre el hombre y la naturaleza“, la proyección de la película Crossroads y eventos relacionados.

(114135)

Material Relacionado: 

La educación integral es un proceso rápido
La libertad y el pan diario
La raíz del trabajo espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta