Egoístas encadenados con grilletes integrales

Dr.MichaellaitmanNosotros no podemos influir en el descubrimiento de las conexiones generales en el mundo moderno. Este proceso sigue mientras nosotros  damos tumbos de un lado a otro como peces en la red, sintiendo necesariamente nuestra mayor dependencia unos de otros.

Por otra parte, internamente, estamos separándonos y dispersándonos cada vez más. Así debe ser; de otra manera, perderíamos nuestra libertad de elección.

Este proceso involucra muchos factores y es continuando. Al mismo tiempo, esa conexión continúa creciendo, nuestro ego se hace más fuerte. Hoy, el derramamiento de sangre en varias partes del mundo y el asesinato de mujeres y niños ya no despiertan compasión como lo hacían en el pasado. Pensamos que nos hemos vuelto más sensibles y cultivados; mientras que, en realidad, nos hemos vuelto más violentos y no consideramos la conexión entre nosotros.

Cierto tipo de velo está ocultándola de nosotros; vemos la misma imagen falsa de separación colectiva. Más aun, incluso si soy consciente de que dependo de otros, no estoy preparado para considerar esto. Los resultados son muy tristes ¿Es posible explicar lo que está sucediendo en el mundo de manera lógica? Si alguien nos observara desde un costado, no encontraría ninguna lógica operando: “¿Qué están haciendo? ¿Por qué están haciendo todos los esfuerzos para destruirse la vida unos a otros?”

La naturaleza humana es contraria a la naturaleza del inanimado, vegetativo, y animado. El animado y el vegetativo son un solo complejo que constituye la vida, inmersos en la preocupación por el futuro. El deseo principal de los animales es reproducirse y alimentar su descendencia. Esta es una ley inamovible de la naturaleza. Nosotros, en contraste, sin tomar en cuenta a la próxima generación, destruimos el mundo en el cual ellos deberán vivir. No nos importa lo que quedará para nuestros hijos. Los recursos están agotándose, el clima está empeorando, existe una falta de agua y aire limpios; los árboles están siendo talados… ¿y qué? Incluso estamos dispuestos a hacer la guerra; ahora tenemos arsenales nucleares para esto.

En realidad, nuestro enfoque es irracional, desafía toda lógica. Y aquí hay una necesidad de dar la respuesta correcta, de tomar una decisión. Ya que según la lógica y el entendimiento somos más fuertes que nunca, separemos la mente del ego y hagámonos responsables de lo que está sucediendo ¿Cómo puede ser que la humanidad esté dispuesta a elegir una forma de ser completamente diferente, pero continúe avanzando hacia el abismo?

La idea es que hoy el verdadero enemigo y el que odia es nuestro ego. Deliberadamente y de una manera sin precedentes nos engaña de todas las formas posibles, tanto que no queda nada en la vida que pueda disfrutarse, que pueda confortar y ser satisfactorio.

Esperemos que podamos descubrir el verdadero estado de las cosas lo más pronto posible y detener la espiral descendente hacia la guerra. Ustedes pueden ver hoy que incluso esta amenaza no tiene la misma fuerza de disuasión que tenía en el pasado. “Está bien”, nos dice el ego, pelearemos un poco”. Eran siete mil millones, quedan siete millones. Esas cosas pasan…” No podemos controlarnos y ya podemos ver que este escenario es muy probable.

Pero mientras tanto, a través de todo este proceso estamos descubriendo una red de conexión general. La descubrimos en forma de dos fuerzas: Una viene del Creador, enlazándonos y vinculándonos. La segunda fuerza se origina en el ego, en las Reshimot (genes espirituales) rotas. Este divide y separa entre nosotros. La Luz Circundante que viene de un “círculo” completo, nos influye más, mostrándonos que nosotros también somos “redondos”. A pesar de esto, bajo su influencia, el ego hace erupción más y más, y en última instancia somos confundidos entre esas dos fuerzas opuestas, causando que suframos el doble. A través del ego como es, podríamos tener éxito, pero se revelaría como opuesto a la red global mundial y ya no derivaríamos un beneficio de ello. Verán, para ser exitoso en la red global, yo debo estar bien conectado con todos de forma correcta. Esto es lo que la red exige de nosotros, pero esto tropieza contra la oposición de nuestra naturaleza. Mientras tanto la naturaleza egoísta se hace más fuerte.

Si experimento mucho sufrimiento a causa de mi ego, que hierve y bulle dentro de la red colectiva que nos conecta estrechamente a todos nosotros, esto podría hacer que yo cambie. Y la experiencia no evita este sufrimiento; hasta el último momento trataré de huir y de alejarme de este. Sólo a través de la educación integral, en la cual está la Luz que Reforma, será posible que yo eleve mis ojos y vea anticipadamente lo que me espera. La educación integral hace posible conectar el ego con la red global y nos muestra cómo usarlo de acuerdo a las reglas de esa red.

Generalmente, yo debo encontrar una respuesta para mí mismo: ¿Qué más puede hacerse? Porque esto depende de nosotros primero para entender a dónde hemos llegado. Hemos arribado a un mundo de egoístas que están encadenados unos a otros. Nosotros queremos dispersarnos lo más lejos posible; algo en el interior nos lleva hacia afuera, nos separa, pero en contraste, la red global nos encierra ¿Entonces que hay que hacer? ¿De dónde obtienen ustedes un poder para el equilibrio, para la calma?

Esto es lo que debe explicarles a las personas la educación integral: Pueden llegar a serenarse, a relajarse hasta una sensación de perfección que es difícil siquiera de imaginar ¿Cómo podemos hacer esto? Nosotros no somos los amos de nuestro ego. No podemos reducirlo; incluso en el futuro seguirá creciendo. Incluso con la red, es imposible hacer algo; este nos empuja más cerca a unos de otros.

Sólo la Luz que Reforma puede corregir la conexión ente nosotros y llevarnos al equilibrio. Esta nos eleva por encima del ego y nos transforma de manera que podamos usarlo de acuerdo a las reglas de la red y ser incorporados en ella.

Es posible expresar esto de otra manera: Cuando nosotros comenzamos a conectarnos artificialmente, en última instancia, descubrimos que podemos hacer esto de verdad. Y dentro de esta unidad descubrimos una nueva vida, un nuevo espíritu, nuevos poderes, y una nueva realidad. En realidad, esta es la sabiduría de las masas, la unidad que eleva a todos hacia una buena conexión. Cuando aspiramos a unirnos en términos iguales, en esta aspiración colectiva encontramos un poder acerca del cual no teníamos idea previamente. Esto funciona para todos, niños y adultos, jóvenes y viejos, mujeres y hombres. Todo esto puede constituir un solo mosaico.

Al mismo tiempo, cada uno de nosotros se transforma para ser cada vez más complejo. Nuestro “rompecabezas” común es realmente un sistema complejo. Pero no hay nada de qué preocuparse con esto; en el momento en que aspiramos a la unidad, los componentes del sistema comienzan inmediatamente a revelar ante nosotros una imagen general de integración y plenitud mutua.
(106890)
De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 5/6/13, “La garantía mutua”

Material relacionado:
Uno contra toda la Naturaleza
Lectura introductoria: La garantía mutua
¿Como desarrollamos el ego suspendido?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta