El mosaico de mi alma

Dr. Miçhael LaitmanEn la realidad actual, yo me siento a mí mismo, siento a mis parientes, a mi grupo, a los otros grupos, el estado y al mundo, los cuales se corresponden con los cinco niveles de Aviut (el grosor del deseo), desde la fase raíz hasta la fase cuatro. En general, esta realidad es el alma o, en otras palabras, el deseo de recibir, pero en su forma corregida. Ahora está rota en pedazos, pero por medio de la corrección de la conexión entre estas partes, yo la reconstruyo en una estructura, en un deseo, Maljut de Ein Sof (Infinito ∞). Entonces, la Luz de Ein Sof, o del Creador (NRNHY), llena esta alma.

el mosaico de mi alma

No existe nada además de eso y es de lo único que habla la sabiduría de la Cabalá: de la corrección de los deseos que parecen separados de mí en diferentes medidas. Así fue como se formó para mí la ficticia imagen externa, un grupo de amigos, y yo tengo que acercar a cada uno de ellos hacia mí. Este es nuestro trabajo.

Se trata de mi alma, de mi vasija espiritual eterna en la que existo. ¿Quiero seguir sintiendo sólo mi existencia corpórea en la que estoy ahora, este “yo?” Si quiero salir y comenzar la corrección de mi alma, adherirme, conectarme, vivir en ella, yo tengo que reunir estas partes en una. Estas piezas se encuentran en cada uno de nosotros. Por lo tanto, yo trabajo sobreponiéndome a mi ego para conectarme con los amigos, con las partes de mi alma.

Si ignoro la forma externa de ellos, esto significa que no veo sus caras sino sólo las partes del alma. Cada una de las formas externas se neutraliza cuando yo trabajo en amor, en vez de hacerlo en odio.

(113625 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 25 de Julio dl 2013, Escritos de Baal HaSulam)
Material Relaçionado:

Reuniendo las piezas de la percepción
El mosaico de maljut bajo mi responsabilidad
Unidad divida

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta