El primer amor no es sólo una cascada de sensaciones

Dr.-Michael-laitmanPregunta: ¿Cuál es el propósito de enamorarse?

Respuesta: Es llevar a la persona hacia el otorgamiento, animarlo a que uno salga de sí mismo, y, al experimentar un amor “personal” del sexo opuesto, uno entiende que el amor debe aplicarse a toda la humanidad y a toda la realidad.

Nosotros no nacemos con una sensación de amor natural por toda la humanidad. Simplemente no tenemos este deseo o necesidad construido dentro de nosotros. Por otra parte, tenemos una urgencia por el amor sexual. Este es un impulso muy fuerte, el más importante que viene justo después de la necesidad básica por comida.

Freud tiene razón. En esencia, este instinto le da forma a la base de la sociedad humana. Debemos explorarlo para que al usarlo, podamos cuidar de la humanidad y construir las interacciones correctas entre las personas.

Pregunta: Sin embargo, la sensación que se genera por este instinto está acompañada por una gran cantidad de confusión.

Respuesta: Es verdad. No tenemos idea d cómo usarlo. Confundimos el sexo con el amor. Más aun, estamos perdidos entre los valores verdaderos y los falsos.

Por ejemplo, si observo a una mujer que es muy elegante, yo me “enamoro”. Mis criterios, mis medidas internas, las cuales fueron impuestas por la sociedad, me fuerzan a ir en contra de mi naturaleza, en contra de la naturaleza, y en contra del comportamiento correcto que me llevaría a un tipo de contacto correcto con esta chica y de hecho a una conexión correcta con ella.

Nosotros debemos ilustrar a las personas en las áreas de la psicología personal y social, “aclararles” esto un poco a partir del sedimento de la sociedad y mostrarles a las personas quiénes son ellas realmente, qué necesitan y por qué son tan infelices. Debemos explicarles que ellas se llenan con substitutos, ya sea con glotonería, al irse de vacaciones, diversas aventuras, etc., porque sin importar lo que hagan, las personas son incapaces de satisfacer sus instintos básicos. Todo esto es lo que debemos enseñarles.

Pregunta: El primer amor es una sensación extremadamente fuerte. Cuando yo me enamoré por primera vez, sentí la vida en sus vibraciones más exaltadas. Es como si alguien hubiera presionado un botón de control remoto y hubiera puesto mi mundo interno al máximo volumen. Salí de mis limitaciones. Cuando uno está enamorado, se siente más vivo que nunca antes. Al mismo tiempo, la vida de uno vibra entre dos polos, felicidad y decepción. Yo estaba lleno de energía, me parecía que podía poner el mundo al revés y exprimirlo en mi mano. Estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para ganar el corazón de mi amada ¿Qué clase de poder es ese? ¿Por qué cuando estamos enamorados, adquirimos tanta energía que no puede encontrarse en ningún otro lugar? ¿De qué fuente viene?

Respuesta: Esto te muestra que puedes gravitar hacia un total extraño y disfrutar al conectarte con él o ella a tal grado que no necesitas absolutamente nada más. Incluso si no estás listo para el sexo, pero se trata de algo más. Se parece mucho al sexo, y aun así no es lo mismo. Más aun, es bastante opuesto. Si combináramos este hechizo con el sexo, se devorarían el uno al otro. Se trata más bien un amor abstracto, platónico.

Este ejemplo demuestra que allí existe otro tipo de conexión interna que es bastante diferente a la que existe, digamos, entre un anfitrión y sus invitados. Yo estoy dispuesto a hacer lo que sea para obtener una respuesta, para lograr la unidad, y encontrar relaciones mutuas.

No necesito nada, excepto esa reciprocidad. Todo lo que quiero es retener un precioso obsequio que no es de naturaleza física, sino, en su lugar, es más profundo y más espiritual. Lo necesito y aspiro a ello. No puedo comer, beber, caminar, estudiar, o pensar en nada externo. Ya no soy yo mismo. Es algo que me arrastra hacia afuera de mí mismo. Sueño con ver a la que me robó el corazón. No hay nada más importante en la vida que ella o él. Nada en absoluto se acerca siquiera a esta sensación. Esto llena mis horizontes.

Este es el amor por el que todos pasamos en algún punto en la vida. Estamos involucrados en una situación especial, el programa que nos demuestra que existe un tipo especial de Conexión (con “C” mayúscula) que se está instalando en nosotros.

Como regla, el primer amor no dura mucho y, la mayoría de las veces no termina en cercanía física. Todos pasan por esta onda para que cada uno de nosotros tenga una muestra de la conexión espiritual, en vez de tener sólo reminiscencias de una persona en especial.

No es por accidente que los antiguos compañeros de la escuela se alegren tanto de encontrarse en Internet. Ellos son dirigidos por un deseo subconsciente de regresar a la sensación más interna, original ¿Qué es lo tan importante que hay en el hecho de que yo vea doce años más tarde a la chica quien, en cierto punto, fue la persona más maravillosa del mundo entero para mí? ¿Me afectará o me revivirá el verla muchos años después, o estaré molesto? ¿Qué podemos decir acerca de nuestro ex amor en este momento de nuestras vidas? ¿Qué podemos aprender de esta chispa que no fue extinguida por ninguno de los vientos de la vida, ni ha sido cubierta por las cenizas de nuestras experiencias en la vida?

Nuestro primer amor permanece sin rendir frutos en el sentido material de la palabra. No nos hemos casado con esas personas, ni tuvimos contacto sexual con ellas. En su lugar, somos llenados con un “programa”, conocimiento, sensaciones, que nos demuestra que existe este tipo de conexión y afinidad de las almas. Entonces, en las relaciones que adquirimos más tarde en la vida, consciente o subconscientemente buscamos las mismas sensaciones y tratamos de resucitarlas, al menos, en un grado menor.

No se trata de las apariencias de nuestras amadas, ni de la imagen más interna de las chicas que cautivaron los corazones de los jóvenes, más bien se trata de una sensación que cada uno de nosotros quiere de regreso.

Este deseo puede ser despertado en todos, y en la edad avanzada, se manifiesta más fuerte que nunca. Después de todo, la persona ve que aparte de esa sensación, no hay nada de valor en la vida, nada real. Esta cálida fuente nos da energía para vivir, vive en nosotros y persigue una meta elevada. Con su ayuda, podemos comenzar a corregir no sólo nuestras relaciones familiares, sino las interacciones sociales. Yo asumo que la clave para el éxito está particularmente en este campo.
(112826)
De una “Charla sobre Nueva Vida” del 6/20/13

Material Relacionado:
¡Buscando a alguien a quién hacer feliz!
Dejo de jugar los roles de otras personas y vuelvo a ser yo mismo
El territorio del amor

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: