Entre grilletes

Dr.MichaellaitmanNuestro problema es que estamos “entre grilletes”, capturado en la red que nos une, nos encierra y determina todos nuestros valores. Nosotros sólo tenemos que vestirnos de determinada manera, comer ciertos alimentos, trabajo según lo prescrito, comportarnos de forma aceptable, y adherirnos a la forma habitual de pensar.

No tenemos nuestros propios gustos, pero tenemos esos hábitos con los que la sociedad nos “alimenta a cucharadas”. Ella nos da nuestras creencias y nuestras acciones; nos afecta ahora por medio de sus canales, algunos de los cuales pueden no ser reconocidos ni rastreado. No podemos bloquearlos mediante ningún mecanismo de protección que bloquee los pensamientos y deseos de un entorno grande.

Como resultado, la persona no sabe quién es ella en absoluto. Después de todo, a ella se la coloca en el sistema, se la programa y se la llena de mensajes que originalmente no tienen relación con ella. No hay nada que podamos hacer al respecto; ustedes no pueden eliminarlos o quitarlos de sí mismos. Incluso el deseo de escapar de esas garras también ha sido implantado en nosotros por este sistema. Resulta que yo he acumulado pensamientos y deseos que no son míos, y yo mismo no existo en absoluto.

A pesar de que no ser libre y de haber sido “hecho” por el entorno, sólo el punto en el corazón, si éste surge en mí, me da la oportunidad de construir algo dentro de mí que no depende de nada ni de nadie, algo causado por otro mundo.

En mi mundo, yo ya estoy “terminado”, “preparado”. Aquí, yo nunca alcanzaré mis propias sensaciones, razón, y acciones independientes. En principio esto no puede ser mío, porque todo lo que tengo, lo he recibido de otros, del mundo.

Sin embargo, este “mono” es capaz de tomar una forma diferente, la forma del ser humano (Adam), similar (Domeh), al Creador. Si el punto en mi corazón ha surgido, yo puedo desarrollarlo por mi propio esfuerzo en un entorno especial, puedo construir un mundo completamente diferente. Puedo crear una “burbuja” en el centro de nuestro mundo y desarrollarme libremente en ella, sólo si me realizo mi libre albedrío.

Sin embargo, yo también me obedezco, pero obedezco por voluntad propia, de acuerdo a mis propias decisiones, al rendirme ante mi entorno nuevo y único, con sus valores únicos. Esta es la única manera. Yo no poseo nada.

En consecuencia, al aceptar la influencia del entorno externo, yo estoy en “el exilio”. Por el contrario, al ponerme bajo la influencia del entorno especial, me esfuerzo por salir del exilio y, finalmente, deshacerme de la influencia de la sociedad egoísta del “propietario” externo.

Se entiende de esto, que para el pueblo de Israel el exilio significa retiro bajo la influencia del ancho mundo externo y asimilación a las costumbres extranjeras, a los valores externos, que sustituyen al amor por los demás como a sí mismo. Por otro lado, al tratar de salir del exilio, nosotros construimos el entorno que estará imbuido con los valores de amor y otorgamiento. Esto es posible por medio de la sabiduría de la Cabalá o por medio de la educación integral. De cualquier manera, solo existe un medio: el entorno que pone unidad por encima de todo.
(114392)
De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 8/12/13, Escritos de Baal HaSulam

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta