Excavaciones arqueológicas en vez del trabajo del Creador

thumbs_Laitman_003.jpg[1]Nunca seremos capaces de estar presentes en el proceso de extensión de los “mundos” de arriba hacia abajo, porque esto sucedió antes de que nosotros apareciéramos. En este mundo es imposible estar presente en el pasado y participar en los acontecimientos históricos que tuvieron lugar antes de que apareciéramos nosotros. No podemos saber qué pasó en la historia, si este conocimiento no fue grabado o pasó de persona a otra.

Sólo encontramos una especie de testimonio; de la tierra, nosotros desenterramos los restos de los dinosaurios, huesos, otros objetos, y con la ayuda de investigadores científicos podemos describirnos de alguna manera, que procesos ocurrieron con antelación a nosotros. Pero todo esto no es más que una especulación. También en el mundo espiritual, ahora no hay manera de saber nada acerca de los eventos anteriores, porque no hay nadie que pueda hablarnos acerca de ellos.

En nuestro mundo, la corteza de la tierra conserva dentro de sí capas de todos los períodos geológicos que han pasado en la naturaleza del inanimado, vegetativo y animado, incluso antes de que los humanos fueran creados. Mediante el estudio de ella podemos obtener algún tipo de conocimiento sobre nuestra historia. Del mismo modo, en la espiritualidad que podemos aprender de nosotros mismos acerca de los procesos que ocurrieron antes de nuestra aparición, sin embargo, estas cosas no son más que especulaciones.

En la espiritualidad, el alcance está basado en un proceso de ascenso de abajo hacia arriba. Este es un proceso muy singular que no tiene paralelo en la materia. A través de la Reshimo (genes de información) y de todas las formas que se encuentran en nosotros, estamos listos para empezar a elevarnos, es decir, para percibir todo el proceso de trabajo de la fuerza superior que nos creó.

Nuestro ascenso de abajo hacia arriba se lleva a cabo a través del alcance, a través de la adquisición de vasijas y Luces. Nosotros no retrocedemos en la historia hacia todas las vasijas pequeñas y menor cantidad de Luz, hacia formas cada vez más primitivas como si estuviéramos volteando la evolución hacia atrás y volviendo al principio del proceso por el que hemos pasado en este mundo y en el desarrollo espiritual. Por el contrario, al movernos de abajo hacia arriba, ganamos un sentido del Creador y de la mente.

Es decir, nosotros no retornamos a nuestras raíces para volvernos más simple y menos complejos, al estado previo del estado inicial, y con ello conocernos cada vez mejor. Porque si regresáramos a nuestras raíces, entonces seríamos más primitivos, perderíamos nuestra compleja organización y, en consecuencia, entenderíamos, sentiríamos y percibiríamos menos.

Por lo tanto, durante el proceso de abajo hacia arriba, a nuestros sentidos y mente de la creación, les sumamos los sentidos y mente del Creador. Nosotros no percibimos la estructura de la criatura en cada nivel, sino que percibimos la estructura del nivel en sí, es decir, la estructura del Creador, su relación con la criatura en ese nivel.

(115160 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 8/20/13, Escritos de Baal HaSulam)

Material Relacionado: 

Una imagen tejida por dos hilos
“Las estanterías de la creación”
Un juego que se transforma en vida

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta