No en aras del éxito en éste mundo

Dr. Michael LaitmanNosotros invertimos grandes esfuerzos en la difusión, preocupándonos sinceramente por el éxito, pero, por desgracia, no podemos traer conexión con la fuerza superior a este trabajo. Y lo más importante, no podemos atraer al Creador hacia nuestras acciones externas para utilizarlo a Él para tener éxito en la misión externa en nuestra área o en el mundo entero, es decir, transferir nuestra meta desde Él hacia afuera.

¡Por el contrario, el mundo entero y todo el trabajo debe ser un medio de conexión con el Creador! Aparentemente lo usamos en la dirección opuesta, para tener éxito en este mundo. Es sabido que nosotros necesitamos al mundo entero con el fin de lograr la conexión con el Creador. Eso debemos cambiarlo, a fin de concretar siempre la dirección correcta, volteando nuestra intención desde nosotros hacia el Creador.

Tenemos que hacer esto absolutamente en todo: yo llamo a la puerta, hablo con alguien, pero en mi interior tengo que tener en cuenta constantemente que con cada palabra y cada acción, yo fortalezco mi relación con el Creador. Traigo estos deseos externos hacia el Creador para acercarme a Él, a la Divinidad, y, por tanto, construyo la base de Su revelación en el mundo entero.

Este es un trabajo constante hasta el final de la corrección. En cada momento se nos revelarán nuevas vasijas, nuevos disturbios, deseos egoístas que tratan de arrancarnos del Creador. El Creador lo hace a propósito, deseando fortalecer nuestra conexión. Se trata de una especie de “coqueteo”: Él parece distanciarse de nosotros, alejarnos para que nos aferremos a Él con más fuerza.

Este es el trabajo, todos los 125 grados. Este se nos revela de diversas formas que parecen como imágenes de este mundo. Este mundo es la envoltura externa en la cual debemos usar cada detalle, cada acción, cada escena de esta obra, con el fin de conectarlo todo con el Creador y unirlo con Él.

Sólo nos ayudará el entorno que describe Rabash. Nosotros estamos en este grupo grande y fuerte. Durante un viaje, lejos del grupo central, yo veo que la distancia ayuda. Por un lado, la distancia física hace que la persona se aleje del Creador y se separe de Él, y, al mismo tiempo, cada momento le da la oportunidad de volver al centro del grupo y atraer desde allí cada vez más fuerza.

Por lo tanto, sólo a través de nuestra conexión, en la que cada uno trata de mantener siempre el mismo pensamiento, tendremos éxito. Más adelante ustedes se convencerán de que toda la Torá habla sólo acerca de la manera de neutralizar la imagen de este mundo, a fin de sentir dentro de ella la fuerza superior, de tal manera que nosotros empecemos a ver sus acciones: la forma en que esta fuerza se mueve, controla, y maneja todos los átomos, a todas las personas. Veremos que estas son sólo sombras obedientes, que siguen a la fuerza más elevada. Todas estas imágenes personas o naturaleza, se nos presentan no para que las miremos, sino para que revelemos la fuerza de la naturaleza a través de ellas.

Sólo los amigos, sólo el grupo, en el que todos aplican esfuerzos, serán capaces de apoyarnos y devolverles la intención correcta a aquellos que la han perdido. Nosotros tenemos que hablar de esto constantemente y hacer que esta conexión sea cada vez más clara, de tal manera que a partir de esta conexión nos acerquemos al público externo. Entonces, ustedes verán cuán fuertes se han vuelto. Para nosotros es muy importante ganar fuerza. El ir a las calles a hacer difusión externa es necesario no para hablarles a las personas e integrarnos con ellas, sino para acercarlas a nosotros y al Creador. Es decir, la tendencia debe ser opuesta a nuestras acciones físicas.

En el nivel físico, nosotros salimos al público; queremos influir en él y construir una vida mejor para todos, para toda la humanidad, aprovechar la crisis para unirnos. Pero al mismo tiempo, detrás de todas estas acciones, tenemos que ver que la conexión de ellos estará unida a nosotros y a través de nosotros a la Fuerza superior. Es decir, todo debe perseguir una meta: regresarle a la Divinidad todas sus partes que se perdieron en la ruptura.
(114470)
De la 1º parte de la Lección diaria de Cabalá 8/9/13, Escritos de Rabash

Material Relacionado:
La gran ruptura interna
El mosaico de Maljut bajo mi responsabilidad
Él escapa pero vuelve su cabeza hacia atrás

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: