No se trata de un castigo, sino de una responsabilidad integral

Dr. Michael laitmanPregunta: ¿Qué significa que todo el sistema se detiene si uno de nosotros no participa en él de la manera correcta?

Respuesta: Éste es como una válvula de un motor que de repente se atasca y toda la máquina se detiene, o como cuando se quema uno de los componentes de la tarjeta madre del computador. Sin embargo, tiene relevancia si se trata de esta unidad. ¿Es la tarjeta madre o algo menor? Mientras que en el sistema integral, los componentes no son más o menos importantes; éste es redondo de tal manera que cada uno es importante en el mismo grado de unidad que cualquier otro. Si éste desaparece, todo el sistema se detendrá.

Además, si un componente se quema, todos ellos se queman, porque éste está incluido en todos ellos. Nosotros somos como los engranajes en el mecanismo de un reloj. Si un engranaje se rompe y no gira, éste los bloquea a todos y el reloj se detiene.

El sistema funciona gracias al hecho de que todos sus componentes están relacionados entre sí y trabajan juntos. Y si una parte deja de funcionar, ésta detiene todo el sistema. Ningún engranaje puede ser extraído de los demás y girar solo como él quisiera. Esto no puede ser. Para que un motor trabaje, todos los engranajes deben girar, y si de repente alguno de ellos se atasca, toda la máquina se detiene.

No pueden entrar en el sistema o dejarlo. Ustedes se encuentran en él en contra de su voluntad y no pueden hacer nada al respecto. A lo largo de la historia, hasta la fecha, nosotros sólo hemos crecido, todo este sistema creció gracias al egoísmo. Y cuando creció, comenzó a mostrar la relación entre todas sus partes.

Hoy en día, las relaciones entre nosotros se revelan cada vez más. Cada día descubrimos decenas o cientos de hilos que se extienden de mí hacia ustedes y de ustedes hacia mí y hacia todas las demás personas. Día a día, este pulpo gigante nos atrapa en sus tentáculos cada vez más, por medio de nuevas conexiones, de todos mis pensamientos y deseos hacia todos y desde todos hacia mí.

Nosotros estamos conectados por innumerables hilos vinculantes; hay tantos de ellos y están tan estrechamente entrelazados, que con el tiempo se funden en un gran campo. Ahora el mundo está pasando precisamente a través de este proceso: a cada momento estas conexiones se vuelven cada vez más fuertes, y definen nuestra vida. Antes estaban escondidas, pero hoy en día estas relaciones se revelan. Y, de hecho, no se crean nuevas conexiones, más bien se está descubriendo el sistema que ya existe.

Pero al menos esta revelación está empezando a juzgarnos y a exigir una respuesta. La crisis mundial está extendiéndose e intensificándose, revelando nuestra interconexión, y nos sentimos peor. Este sistema está revelándose como ya existente, y exige que comencemos a actuar en la medida de este descubrimiento.

Supongamos que el 10% de los enlaces del 100% se nos revela. Nosotros no conocemos ni entendemos el 90% de ellos, pero debemos cumplir con el sistema de acuerdo al grado de descubrimiento de la conexión mutua. Si aspiramos a ser apoyadas por él, entonces estamos caminando en el camino de la Luz (“Ajishena”); concordamos con el sistema, queremos unirnos con él, cooperar y trabajar juntos, y queremos adherirnos a la potencia más elevada. La ley que funciona en este sistema y que conecta la totalidad de sus partes es llamada el Creador, la potencia más elevada, la Luz.

Incluso si no queremos ser asociados con ella ni queremos participar en esto, aun así el sistema continúa trabajando. Pero la diferencia, esta brecha entre su estado activo y nuestra falta de voluntad para trabajar, se considera como una crisis. El sistema continúa revelándose ya que, según el programa, se le asignaron 6.000 años para su desarrollo.

Por ejemplo, en un año más el sistema se revelará, y nuestro fallo y falta de cooperación ya no serán de 10%, sino 20%. Entonces sentiremos dos veces más la crisis que como la sentimos actualmente, e incluso peor, porque se trata de un sistema integral que multiplica su reacción. Así que será varias veces peor de lo que es ahora. Imaginen una temperatura 50 grados más caliente y 50 grados más fría; las cosechas naturalmente morirán, además de todo el ganado. ¿Y qué haremos?

Si nosotros no participamos en este sistema, si no obedecemos la ley de la naturaleza que estamos obligados a cumplir, entonces se revelará su verdadera forma. Esto no es un castigo que alguien envíe intencionadamente. Simplemente se revela la imagen verdadera: que ustedes no están participando en el sistema común, y por lo tanto están perjudicándose a sí mismos. El Creador no los castiga; en general, Él está listo para ayudarlos. Él simplemente no quiere quitarles a ustedes la libertad de elección. Ustedes mismos deben decidir quién quieren ser: un pecador o un justo.

Si yo soy consciente del sistema, si quiero ser más consciente de él y participar en él como su parte integrante, a esto se le llama la “oración de los muchos”. Entonces puedo orar por los demás o por mi participación en el sistema, esto no hace ninguna diferencia, en todo caso, se considera que estoy orando por la totalidad a fin de cumplir con mi obligación en relación a todos. Sólo pido que se me dé la fuerza para participar en todo y por todos de la manera correcta. Yo me siento responsable de todo, del mundo entero, y estoy obligado a llevar a cabo mi función. Y, de hecho, con esto yo defino el estado de todos los demás.

(112899)
De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 7/05/13, Escritos de Rabash

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta