Saltos suaves para la evolución humana

Dr. Michael LaitmanLa naturaleza nunca cambia, más bien nuestra percepción de la naturaleza cambia a medida que se revela. El hombre está cambiando, está volviéndose cada vez más inteligente, más poderoso, y por lo tanto él investiga la naturaleza cada vez más profundamente. La naturaleza misma no cambia, sino la persona es la que cambia y descubre en ella nuevos fenómenos, nuevas leyes, características, y conexiones.

Nada ha cambiado en la realidad, todos los cambios ocurren sólo en relación a nosotros. La persona misma no hace nada en absoluto. O alguno de estos la maneja de manera absoluta desde arriba, sin participación de su lado, o la manejan con su participación. Pero a través de esta participación ella sólo puede acelerar el desarrollo.

Y en eso yo acelero mi desarrollo personal, con esto le influyo al mundo entero, puesto que me convierto en una parte integral de un gran sistema integral. Por lo tanto todas sus otras partes también cambian junto conmigo.

Supongamos que ahora yo avancé en un mes lo que necesitaba avanzar en cien años (con una velocidad así nos movemos hacia adelante), pero ¿puede el resto del mundo permanecer en su lugar, junto con esto? Nosotros atraemos detrás de nosotros al mundo entero y aceleramos su desarrollo. De igual forma cambia la imagen: nuestro modo de vida, la manera de avanzar. Nosotros no movemos con rapidez, bien, fácil u suavemente en vez de sacudirnos con duros baches en un carro lleno de golpes, magulladuras, problemas y sufrimientos, como los que nos siguieron durante todo el exilio.

¡Todo depende de nosotros! Y esto nos habla de que Israel (“Yashar El” directamente hacia el Creador) acelera los tiempos. El estado de la finalización de la corrección ha sido determinado de forma rígida, es una ley. Pero todo el resto de estados, a pesar de que vienen de acuerdo a la misma ley de desarrollo, su velocidad, su forma y cómo los siente, los determina la persona misma. Nosotros tenemos que creer que esto es así en todos los puntos en el camino, junto con el hecho de que todo está determinado por el Creador y que “No existe nadie más aparte de Él”.

(112761De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 16 de julio del 2013, El Libro del Zóhar, Introducción)

Material Relacionado:

El escapa pero vuelve su cabeza hacia atrás
Lo principal es acelerar el tiempo
Un laboratorio para la corrección del ego humano

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta