Un pequeño sacrificio por una gran meta

thumbs_laitman_944En un grupo cabalístico, el amor por los demás se alcanza cuando nosotros dejamos de prestarle atención no sólo a la externalidad de los amigos, no sólo a su apariencia física, sino también a su potencial interno, porque todo esto se mezcla junto y cada uno trabaja dentro del otro.

Ya hemos hablamos de esto no sólo una vez, que yo no tengo esos deseos dentro de mí que pueda llenar a través de la Luz Superior, a través del Creador, a través de alcanzar el mundo superior. Todos ellos se encuentran en ti, mientras que en mí, no existen. Sólo hay un punto en mí y nada más que esto.

Según el grado en que yo adquiera tus deseos como míos, y que tú “ames a tu amigo como a ti mismo”, entonces yo adquiriré ese Kli espiritual, esos deseos, que puedo llenar. Y a través de su llenado, yo me lleno.

Junto con esto, nosotros nos transformamos en grandes egoístas, sólo que esto ya no es llamado “egoísmo” porque ven que yo supero mi pequeño ego físico con el fin de adquirir un deseo enorme que está lleno de la Luz a través de la presencia del Creador. ¡Y todo esto es mío!

Por lo tanto, no se separan de nada, no escapen nada, no sacrifiquen nada, ni finjan que son héroes. Por el contrario, ustedes están acercándose a la gran recepción de Ein Sof, por lo tanto, esta sabiduría es llamada la “ciencia de la recepción”.

Lo único, como dice Baal HaSulam, es que hay un pequeño truco psicológico aquí, donde debemos superar una barrera psicológica que yo “como si” lleno a los demás en relación a mi yo actual.

Pero tan pronto como empiezo a sentir gradualmente con el grupo lo que siente una madre hacia su hijo, que es suyo, entonces inmediatamente yo doy por sentado que realmente el grupo es mío. Esta es mi adquisición, son mis Kelim. ¡Y eso es todo! Este es mundo del infinito de ustedes. ¡Por favor, sean como el Creador, tomen el control de él, entiéndanlo, y disfruten de él!

Porque ¿qué es la meta de la creación? ¡Disfrutar! Por lo tanto, no traten de hacer de ustedes santos mártires. Nosotros sacrificamos el más pequeño ego para dejarlo y adquirir un Kli realmente ilimitado, lleno de placer infinito.

(113923 – De la Convención en St. Petersburgo “día dos” del 7/13/13, Lección 4)

Material Relacionado: 

Las olas de la convención van a llevarse toda la suciedad
El hilo conductor de las convenciones
El espíritu de unidad está llamando a nuestros corazones

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: