Una segunda oportunidad para los que no salieron la primera vez

Dr. Miçhael LaitmanDel artículo de Rabash “Para aquellos que estaban en un camino lejano, la Pascua es pospuesta para una segunda Pascua”: Mientras más grande sea la fe de uno en el Creador, más fuertemente se siente separado del Gran Rey y más siente su propia transgresión, proporcionalmente al grado de la fe de uno en Su Grandeza. En consecuencia, un hombre justo (aquel que percibe la Grandeza del Rey) peca más que un hombre común.

Si uno reconoce que es un pecador, significa que a esta persona se le permitió desde Arriba acercarse ligeramente a la Divinidad y se le concedió una oportunidad de entender que ha pecado.

Se nos dice: “El Creador se queja del justo hasta por el ancho de un cabello”. Si uno siente que ha pecado, no debe tener miedo de ello, dado que es una señal de que ha sido elevado desde Arriba. Es por eso que uno tiene que auto reforzarse y aceptar la carga del Cielo, entonces logra el éxito.

Según la medida de cercanía de uno con el Creador, se vuelve más fuerte la sensación de insignificancia, de maldad, y de alejamiento de Él, es decir que todo funciona al revés. La persona religiosa común no persigue un camino espiritual; ella reza y piensa que es cercana al Creador. Sin embargo, aquel que puede conectar su propia proximidad con el Creador con sus propiedades personales, ya es capaz de evaluarse a sí mismo de forma más justa, entonces, consecuentemente, evalúa la distancia entre él y el Creador. Cada evaluación siguiente se vuelve más precisa; ésta le permite ver cuán alejado realmente está del Creador.

Nos damos cuenta de que la distancia entre nosotros y el Creador se incrementa y que tenemos que observar muchas condiciones con el fin de superar la lejanía y acercarnos a Él. Esto explica el por qué está escrito que “el Creador  “reprende” al justo hasta por el ancho de un cabello”. No es porque los trate mal; más bien, aquellos que ya están bastante cerca de volverse justos (es decir aquellos que están en el umbral de un otorgamiento completo y puro) calculan su similitud con el Creador en una balanza muy fina. Este tipo de cálculo les permite ver que aún están extremadamente lejos del Creador y que tienen que pasar por múltiples correcciones.

Es por eso que existe un concepto de la “Segunda Pascua”. Esta es para aquellos que fracasaron en salir de Egipto durante la primera Pascua. En un mes, se les da otra oportunidad, la cual es llamada “la Segunda Pascua”. Las personas que sienten que son grandes pecadores y cuyo camino es particularmente largo, alcanzan su meta en el tiempo de la Segunda Pascua.

Esto significa que uno no debe preocuparse y desesperar debido a que el Camino le parece demasiado largo, aun cuando muchas personas son llevadas hacia atrás por este hecho que las fuerza a dejar su camino.

¡Por el contrario, esta es una señal de que están acercándose a la meta! Eventualmente tenemos que alcanzar un estado en el que el Faraón admite que el Creador es el justo y que él (el Faraón) es el malvado; este es el estado en el que tiene lugar el éxodo de Egipto.

(104372 – Desde la preparación para la lección diaria de Cabalá del 5 de Abril del 2013)
Material Relaçionado:

La salida hacia la libertad a través de las espinas
Tu propia haggada de pascua
En el camino correcto gracias al faraón

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta