De la barbarie a la prosperidad

Dr.MichaellaitmanPregunta: Después de la Primera Guerra Mundial, la crisis llevó al desempleo. La masa de desempleados, quienes estaban en el nivel animado, no se preocupó por descubrir el propósito de la vida, lo cual probablemente fue el caldo de cultivo perfecto para la Revolución Rusa. En esa época había muchos trabajadores desdichados, descontentos, en condiciones de trabajo difíciles, y hambre.

En este momento, nosotros estamos frente a una situación similar en la que masas de personas han perdido sus puestos de trabajo. No es claro si las personas de los países del Medio Oriente tienen suficientes recursos para vivir. Un fósforo es suficiente para encenderlas, cualquier fanático puede convertirse en su líder. ¿Qué probabilidades hay de que grandes masas de personas elijan el camino de la iluminación y la educación en vez de cometer el mismo error que se cometió a comienzos del siglo XX?

Respuesta: Desafortunadamente, esta situación es muy posible. Yo no niego que la forma sangrienta es posible, que el mundo puede sumergirse en una terrible catástrofe mucho peor que a principios del siglo XX. Podemos encontrarnos en una picadora de carne terrible mucho más sofisticada que la humanidad que mostrará ejemplos de una barbarie sin precedentes.

Durante el tiempo que ahora llamamos de los “bárbaros”, los invasores lanzaban alimentos por encima de las puertas de la ciudad sitiada para que los sitiados pudieran sobrevivir y los guerreros pudieran luchar contra ellos en un combate honesto. Incluso durante la más atenuada Edad Media, así como más tarde en la historia, se consideraba “noble” que los caballeros o samuráis contendieran con los demás abierta y decentemente. ¡En nuestros días no hay nada como eso!

El siglo XX se convirtió en un punto de inflexión; todo transcurrió en una dirección diferente. Esto puede seguir así, o también hay una posibilidad de cambiarlo. Ahora nos encontramos en una encrucijada.

El mundo puede llegar a una guerra, no sólo una guerra nuclear, sino a una guerra con armas biológicas terribles, y la humanidad morirá de infecciones horribles. Al final, sólo una pequeña parte de la humanidad permanecerá con vida; puede que sean sólo varios millones de personas los que queden vivos. Ellos reconocerán la necesidad de elevarse a un nivel de existencia superior y sin duda lo alcanzarán.

Por lo tanto, nosotros no estamos hablando de un número específico de personas en transición hacia un nivel superior, sino de la certeza de que la humanidad alcance este nivel a cualquier precio. Hace unos cien años, sólo había 3 mil millones de personas sobre la faz de la Tierra; antes de eso, hubo incluso menos personas que vivían en este planeta. Posteriormente, por un lado, no se trata de la cantidad de personas.

Por otro lado, la humanidad avanza como resultado de la modificación de los deseos humanos. Si este desarrollo sólo hubiera sido influenciado por factores externos, entonces, por supuesto, no tendríamos nada, sino solo la ley material pura de la “negación de la negación”, sin embargo, en cierto sentido, esta es la ley espiritual que trabaja aquí. Lo cierto es que nuestros deseos cambian. Entonces, sin importar cuán fanática sea nuestra sociedad, aunque fuera llevada hacia manifestaciones, propaganda, y revoluciones, ellos perderán repentinamente el interés en esto. El deseo de existir de esta manera desaparecerá; la gente no querrá vivir así.

Inesperadamente, ellos sentirán asco. Ellos ya no van a querer puestos de trabajo, puesto que habrán perdido el incentivo para trabajar. Muchas personas en el mundo se sentirán deprimidas. Muchas de ellas no sentirán la necesidad de trabajar, y ya no tendrán el deseo de gritar “¡Dame un trabajo!”

Las personas serán conscientes del hecho de que hay suficiente potencial científico y técnico acumulado en el mundo, y que todos podemos proporcionarnos todo lo que necesitamos sin aplicar esfuerzos físicos. Esto dependerá exclusivamente de la correcta interacción entre nosotros.

Desperdiciamos el 40 % de nuestro suministro de alimentos. Si lo distribuyéramos de manera correcta, entonces nadie tendría escasez de alimentos. Tiramos hasta el 90 % de los “bienes de consumo” en vez de permitir que estos encuentren su camino hacia todos los consumidores. Si pudiéramos distribuirlos correctamente, entonces la gente ya no tendría esas necesidades insatisfechas.

Casi, como si se tratara de una impresión en una fotocopiadora, podríamos construir casas, ciudades y ofrecerles a todos todo lo que necesitan. Hay una base sólida para ello, dado que tendremos una sensación interna de que no deberíamos estar trabajando sólo para comprar cosas y tirarlas a la basura, nuestras vidas no deben ser desperdiciadas. La sensación de inutilidad de la vida no debe llevarnos a la destrucción, sino más bien a la realización de los fundamentos de la vida, a sus raíces y esencia.

Espero que podamos encontrar un grupo de sabios poderosos en este mundo, y crear un foro que cuente con el apoyo del público en general, de la comunidad científica, del gobierno, e incluso de multimillonarios. Si ellos entienden que la ruta alternativa está asociada con enormes sufrimientos, entonces dirigirán nuestra sociedad hacia una meta alternativa.

Para eso, necesitamos que la educación integral se generalice y sea comprendida por todos los principales fabricantes, por la industria bancaria, y todos los sectores financieros, los más altos segmentos de la sociedad.
(108916)
Del Kab.TV “A través del tiempo” del 3/18/13

Material relacionado:
El nuevo mundo depende de ustedes
Se expande la geografía de las protestas antiamericanistas
Estamos a un año de los disturbios globales por alimentos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta