De la raíz a la rama

Dr. Michael LaitmanBaal HaSulam, “La esencia de la sabiduría de la Cabalá“: … cada mundo inferior es una huella del mundo que hay por encima de éste. Por lo tanto, todas las formas en el Mundo Superior son meticulosamente copiadas, tanto en cantidad como en calidad, en el mundo inferior.

Por lo tanto, no existe un elemento de la realidad, o de un acontecimiento de la realidad en un mundo inferior, que no se encuentre semejanza en el mundo que está por encima de él, son idénticos como dos gotas en un estanque. Y ellos son llamados “Raíz y Rama”. Eso significa que el ítem que hay en el mundo inferior se considera una rama de su patrón, que se encuentra en el Mundo Superior, que es la raíz del elemento inferior, puesto que es allí donde fue impreso y hecho ese elemento que hay en el mundo inferior.

Los niveles inanimado, vegetativo, animado, y hablante de este mundo (ver el diagrama abajo, marcado en amarillo) representan el último eslabón de la cadena de los mundos. Este mundo material es una rama. Por encima de él, hay un mundo de raíces (marcado en rojo), que es, de hecho, una rama de otro mundo más elevado que él. Por lo tanto, ambos mundos “inferiores” (nuestro reino y el siguiente) se derivan de una raíz que está por encima los dos (marcada en verde).

Sin duda, hay más mundos ahí afuera, pero en este diagrama mostraremos sólo tres de ellos. Sin embargo, las formas y los elementos de la realidad y todos los acontecimientos llegan sin cambios e iguales a cada mundo, tanto en cantidad como en calidad, dado que nosotros tratamos con una realidad que está dividida en niveles separados sólo en nuestra percepción.

From-Branch-to-Root

Eventualmente, nuestro deber es volver a conectar todos los mundos dentro de nuestras sensaciones. Podemos hacerlo al usar el lenguaje único e indivisible de las ramas. … Los cabalistas han encontrado un vocabulario que han establecido y anotado, el cual se asocia con este mundo físico, suficiente como para crear un excelente lenguaje hablado. Éste les permite conversar entre sí de los tratos en las Raíces Espirituales y en los Mundos Superiores con sólo mencionar la rama inferior, tangible, en este mundo que está bien definido por nuestros sentidos corporales. Nosotros reconocemos, sentimos, y formulamos estos nombres y denominaciones en este mundo.

A pesar de haberse originado en nuestra naturaleza corporal, aun así ellos se han ganado el derecho a ser expresados al nombrarlos a través de sus ramas, y arreglarlos ante nuestros sentidos aquí en el mundo tangible. Los cabalistas los asocian con sus raíces.

La totalidad de las cosas y de los acontecimientos desciende hasta nosotros a través de la cadena de mundos, hasta “investirse” en las sensaciones que se entrelazan con las palabras y los nombres, los cuales, a su vez, están conectados con las Raíces Superiores, hacia las cuales apunta esta rama corporal, porque está relacionada con ella, al ser su impronta, llevándonos así hacia el origen, a la Luz Superior.

Todos los fenómenos descienden a través de la cadena de ramas y raíces. Nosotros los nombramos por medio de palabras y denominaciones relacionadas en este plano con ellos y que están profundamente incorporadas a nuestro conocimiento y sentidos.

Cuando escuchamos la palabra “cristal”, nosotros sabemos a ciencia cierta qué significa. Lo mismo se aplica al fenómeno espiritual. El hecho de que éste no posea la sustancia material de un vaso es irrelevante, tampoco es importante que carezca de la forma de una copa. Aun así éste conserva su esencia, puesto que su núcleo es permanente en todos los niveles.

No hay ninguna otra manera de definir un fenómeno o un evento. La sabiduría de la Cabalá utiliza un lenguaje preciso que está unido a las raíces permanentes de la naturaleza Superior. Éste se basa en un sistema inmutable, perpetuo.

A medida que nos desarrollamos, ante nuestros ojos sólo cambian las relaciones entre las distintas partes de la Cabalá, aunque las partes, per se, se mantienen intactas. Esta es la razón por la cual la Cabalá se conoce como la “auténtica sabiduría”: Todo lo que hay en su idioma siempre es cierto. Después de todo, nosotros no podemos cambiar el orden de las ramas y las raíces o las relaciones entre ellas: El único cambio se produce en nuestra percepción.

Y, por supuesto, el uso del lenguaje de las ramas conlleva una serie de consecuencias. En particular, gracias a sus libros, los cabalistas pueden conducirnos a ascensos espirituales y gracias a ellos, nosotros podemos llevar a cabo diversos estudios, etc.
(80619)
De la 4º parte de la Lección diaria de Cabalá del 6/15/12, “La esencia de la sabiduría de la Cabalá”

Material Relacionado:
Cómo conocer la raíz del alma
La raíz del trabajo espiritual
ada rama está cercana a su raíz

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: