El canal de difusión abierta

Dr. Michael LaitmanEl mundo entero es mi vasija exterior. No existe nada en el mundo además de la persona, y todo el resto son mis partes que se presentan ante mis ojos como extrañas, las cuales debo elevar y evaluar, puesto que de esta manera yo alcanzaré la forma de otorgamiento.

La expresión del otorgamiento es con amor. Nosotros le otorgamos a quien amamos. Si ustedes aman a alguien, todo el tiempo piensan cómo hacer algo bueno por él. Miren cómo una madre no desvía la mirada de su bebé y sólo busca qué más puede hacer por él. Este es un ejemplo que nos da la naturaleza.

Por lo tanto, cuando salimos a difundir, nosotros realizamos nuestra corrección personal de manera muy rápida, apropiada, útil, y directa. Depende de nosotros el  pensar que sólo y únicamente con estas personas descubriremos al Creador, y no dentro de nosotros. Todos nuestros deseos internos, que existen ahora, tendrán que “enrollarse”, tendrán que contraerse.

Sólo esta aspiración eterna permanece en su forma pura, neta, sin ningún tipo de cálculo, cuando llega directamente desde el punto en el corazón. Y decimos que el resto de nuestros deseos debe contraerse, debemos elevarnos por encima de ellos. Los esfuerzos dirigidos hacia afuera de nosotros, junto con los deseos externos, son los que se convertirán en nuestra alma.

Según el grado en que comencemos a cuidar de las personas y a sentir su avance, comenzamos preocuparnos cada vez más por su éxito, incluso a un grado mucho mayor que la preocupación que sentimos con respecto a nuestro propio desarrollo personal. Es como los padres adoptivos quienes invierten más amor e interés en sus hijos adoptivos que el que invertirían en sus propios hijos, porque están temerosos de que estos no los amen, y tratan de ganar el amor de ellos. Mientras que su propio hijo puede ser castigado a veces, porque él piensa que puede soportarlo todo; con los niños adoptados es necesario aumentar la atención durante toda la vida de ellos en comparación a la atención que le presta a sus propios hijos.

Así, sucede cuando salimos al público en general e invertimos nuestros esfuerzos en ellos. Cuanto más parezcan avanzar las personas, más Luz que Reforma recibimos nosotros.

Desde el momento en que abrimos un canal de otorgamiento con el mundo exterior, no hay nada más importante que la difusión. ¡Con esto nos aseguramos de que todo el mundo esté preparado para alcanzar el mundo espiritual! Si no hacemos difusión, entonces, solo los estudiantes elegidos de forma única serán capaces de alcanzar el descubrimiento de la espiritualidad. Única y exclusivamente gracias al canal de difusión que está abriéndose podemos recibirlos a todos, y no necesariamente aquí, sino en el mundo entero. Ahora todo depende solamente de la persona misma.

Sin difusión no tenemos posibilidad alguna de volvernos hacia las partes de nuestra alma. Nuestra alma se encuentra por fuera, en el mundo entero que nos rodea: en el inanimado, vegetativo, animado, y humano. Nosotros tenemos que corregir sólo a la persona, y todo el resto de las partes de la naturaleza se corregirá con nosotros, puesto que ellas no tienen libertad de elección. No hay libertad de elección en las personas que los rodean a ustedes, más bien está dentro de ustedes, en la forma de utilizar la oportunidad que se le da y en empezar a difundir este método para implementarlo.

(115287)
De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 8/04/13, Shamati # 121 “Ella es como los barcos mercantes”)

Material relacionado:
Conectando el mundo entero con el creador
La cabala práctica esta cumpliéndose en nuestra generación
Estructura y principio de una nueva sociedad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: