El grupo y las decenas

Dr. Michael LaitmanPregunta: Mi grupo no puede captar el término “decena”, y nosotros no hablamos de ello. Hay una especie de convenio colectivo de que la decena y el grupo son dos cosas diferentes y que la decena pertenece más a la difusión. Pero cuando hablamos de difusión no se habla de las decenas. ¿Por qué sucede esto?

Respuesta: En general, yo no sé cuál es la diferencia entre la decena y el grupo.

Una decena es un conjunto de personas que pueden conectarse y luego separarse.

Sin embargo, un grupo es algo más organizado, fijo, y conecta a las personas. Éste crea ciertas condiciones a su alrededor: Cuenta con una sede, realiza un determinado tipo de trabajo; un grupo es más estable, sólido y versátil.

La decena puede organizarse de forma espontánea, a fin de aclarar cierto problema, por ejemplo. Si diez amigos quienes no tienen prisa para llegar al trabajo se juntan ahora, ellos forman una decena.

Creo que las decenas no deben ser arregladas. Los diferentes miembros de mi grupo, del grupo global, de otro grupo, pueden ser miembros de mi decena. Esta mañana la formamos de una manera y en la noche puede ser diferente, etc. Esto significa que la decena es un método para reunirse, para ascender, para resolver un problema específico, para orar, y para formar una intención. Cuando las personas están a punto de salir para llevar a cabo una determinada actividad se reúnen, y a este encuentro también puede llamársele una decena.

Una decena es llamada Minian en hebreo, y significa una Sefirá. Se acostumbra a orar solo en un minian, (en un grupo de diez personas).

Esto significa que, a fin de volvernos hacia el Creador, tenemos que ser por lo menos diez personas. Cuando el grupo es menor, su oración no es aceptada dado que la persona no puede elevar su deseo egoísta personal hacia el Creador. Cuando ella se anula a fin de conectarse con los demás y ellos hacen lo mismo con respecto a ella, se crea entre ellos un deseo colectivo, una intención común.

Supongamos que un círculo es de diez personas. En este círculo todos los diez se anulan a sí mismos unos ante los otros, creando así un deseo común llamado una “esfera frambuesa”.

Tal grupo de diez tiene un atributo especial, puesto que los niveles espirituales están en una relación idéntica entre sí, y el grupo de diez del primer nivel es igual al del siguiente nivel. Entonces, con el fin de ascender de un nivel a otro, tenemos que establecer una conexión de modo que todas las diez personas sean como una sola. Esta es toda la idea del trabajo espiritual. Así que una decena es llamada Minian, lo cual se deriva de la palabra hebrea que significa numerado.

Laitman

Así que la diferencia entre la decena y el grupo es muy clara. Una decena es una colección espontánea de personas que tienen un deseo especial de conectarse y alejarse de su ego.

El ego lanza a cada uno de ellos hacia atrás, entonces ellos se conectan internamente en contra de éste, anhelando unirse. Esto significa que la “esfera frambuesa” es la suma de los esfuerzos por conectarse (Σ).

Resulta que cada uno siente que está en el círculo de la decena, separado de sí mismo y conectado con los demás. Psicológicamente yo he ascendido, he volado, he salido de mí, pero en realidad no he salido a ningún espacio, ni estoy volando en algún lugar donde estoy meditando. Estoy junto a los otros en un volumen especial de nuestros esfuerzos colectivos y anhelos comunes.

Es en este estado que se crea el anhelo por el Creador. Nuestros esfuerzos colectivos internos (el círculo siguiente) no es sólo esfuerzo, sino MAN, una oración al Creador.

(115622)
De la lección diaria de Cabalá del 8/25/13, Preguntas y respuestas con el Dr. Laitman

Material relacionado:
La medida mínima de la realidad espiritual
La resolución adoptada por unanimidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: