Filosofando pretenciosamente (así no más)

Dr. Michael LaitmanBaal HaSulam, “La Sabiduría de la Cabalá y la Filosofía”: Si hay alguna definición que pueda hablar de lo espiritual desde lo corporal, esto les pertenece sólo a aquellos que han alcanzado una cosa espiritual y la han sentido. Estos son los cabalistas genuinos; por lo que esta es la sabiduría de la Cabalá que necesitamos.

Este mundo material está completamente separado de la espiritualidad. Los cabalistas nos explican que nuestro mundo material no es más que el resultado de nuestra imaginación. Cuando despertemos, veremos que “estábamos como soñando”. Este sueño y nuestra existencia en él parecen reales, sin embargo, en su núcleo, son imaginarios e ilusorios.

Pero nosotros somos incapaces de hacer la distinción. Hay una realidad y existen cinco sensores a través de los cuales podemos investigar la realidad. Nuestra exploración de este reino es llamada “ciencia”, un complejo de conocimiento confiable que nos sirve de guía. Con la ayuda de la ciencia, las personas producen medicamentos, construyen casas, etc., para hacer que nuestra vida sea mejor. El conjunto de conocimientos que llamamos “ciencia” es muy fiable, confiable y probado. Esto explica el por qué la ciencia hace que nos sintamos más seguros y satisfechos.

Sin embargo, seguimos pensando acerca de la “vida después de la muerte”. Nosotros no sabemos qué es. Físicamente, uno muere con el cuerpo de uno, sin embargo, no es un secreto que por encima de éste hay una cierta parte de nosotros, un componente espiritual. No existen pruebas sólidas de este hecho; además, la sabiduría de la Cabalá declara que no hay componente espiritual en nosotros en absoluto. Aquel que no ha alcanzado la espiritualidad permanece en un nivel físico “animado” durante toda la vida. No es un accidente que Baal HaSulam dijera una vez, que a él no le importaba donde sería enterrado su “saco de huesos”. Sin embargo, nosotros tenemos la oportunidad de cambiar nuestra naturaleza de manera que, además de nuestra existencia “animal” también revelemos la vida en otra dimensión, en una realidad espiritual.

Es muy sencillo: lo que uno logre conseguir es todo lo que existe en la realidad de uno. Las fantasías no ayudan, nada de este mundo puede estar relacionado con la espiritualidad. La espiritualidad existe independientemente y si aún no estamos ahí, simplemente no podemos deliberar sobre ella. Por lo tanto, los científicos no exploran este tema, puesto que no tienen “herramientas” relevantes para ello.

Sin embargo, hay un enfoque especial hacia la vida que es llamado “filosofía”. Ésta especula sobre los temas que son imposibles de explorar usando los métodos científicos tradicionales. Como resultado, los filósofos llegan con diversas opiniones sobre el mundo espiritual como si lo sintieran, lo entendieran, o tuvieran acceso a él. No cabe duda que este es un enfoque claramente equívoco, poco científico, que no tiene nada que ver con la ciencia o con el sentido común. Se trata de fantasías, de modo que, no es casualidad que hoy en día la palabra “filosofía” se haya vuelto despectiva. Los que se aleja de la realidad son llamados “filósofos”. Y con razón.

Es por eso que Baal HaSulam estaba fuertemente en contra del enfoque filosófico. Antes, cuando era imposible revelarles a las masas la sabiduría de la Cabalá, los filósofos podían hablar profusamente acerca de sus puntos de vista. Hoy en día, la sabiduría de la Cabalá se extiende por el mundo, mientras que los filósofos continúan discutiendo cosas con las que no tienen ningún contacto, confundiendo aún más a la gente.

Baal HaSulam explica que las construcciones filosóficas carecen de fundamento y que ustedes no pueden escuchar a los filósofos, dado que ellos se mistifican y se desconciertan a sí mismos y a los demás, privando así a la humanidad de una oportunidad para acelerar el progreso en el alcance de la meta de la creación. Después de todo, ¿no viene en primer lugar la meta de la creación y permanece por encima de todas las demás cosas? Si no nos apuramos, si dejamos que los filósofos nos confundan aún más, desencadenaremos afecciones adicionales. Esto era lo que le preocupaba a Baal HaSulam.

Por cierto, una pregunta curiosa que surge es: ¿Cómo pueden los pensadores serios, fantasear sobre algo que aún no ha sido alcanzado, de lo cual no tienen pruebas, y que es algo que ellos nunca han revisado o analizado? Este misterio de la filosofía todavía no tiene respuesta.
(111309)
De la 4º parte de la Lección diaria de Cabalá del 7/2/13, Escritos de Baal HaSulam

Material Relacionado:
Sean precavidos con los filósofos sabelotodo
¿Trabajar o filosofar?
Una ciencia más allá de los límites

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: