La cirugía no puede realizarse sin el consentimiento del paciente

Dr. Michael LaitmanTodo el mundo comienza los estudios con la esperanza de alcanzar el mundo espiritual con la mente, como filósofos. Sin embargo, la persona se da cuenta gradualmente de que el conocimiento teórico no le ayuda, más bien la detiene. Esto la confunde porque por medio de él, espera conseguir algo.

Todos nosotros tenemos que pasar por esta confusión, una etapa de desarrollo, en la que tratamos de entender al Creador a través de la mente, sin embargo, empezamos a entender que ni la mente, ni siquiera las sensaciones, están destinadas a la percepción espiritual, es decir, a la verdadera percepción de la realidad. Para ello, necesitamos nuevos órganos de los sentidos.

Por lo tanto, esa parte de los deseos y pensamientos, el corazón y la mente, que estaban dedicados a la investigación filosófica, ahora han sido liberados de la ocupación y pueden dedicarse a la acción. Es decir, la persona realmente quiere cambiar sus deseos y está dispuesta a someterse a una cirugía para que se le corte el corazón de piedra, y éste sea convertido en todo lo contrario.

Está dispuesta a entregarse ella misma a esto, a someterse en fe y devoción del alma a cualquier cambio que se realice en ella. Ella da su alma para que sea cambiada cualitativamente, y no en la mente. A esto se le llama que ella se convierte en un héroe, que sale de las naciones del mundo, y se une a Israel.
(117196)
De la 2º parte de la Lección diaria de Cabalá del 8/18/13, El Libro del Zóhar, Introducción

Material Relacionado:
¿Trabajar o filosofar?
La Klipá estira el tiempo para nosotros
No confíen en la mente

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta