La instauración gradual del Creador en la criatura

Dr. Michael LaitmanCuando nos levantamos de abajo hacia arriba en la escalera espiritual, yo me renuevo todo el tiempo. Entonces, ¿en qué se diferencia  mi “segundo yo”, del “primero yo”? ¿En que percibo yo al Creador, a mi Hacedor, en todos estos niveles?

Laitman

En el nivel anterior, yo me encontraba bajo la influencia de fuerzas particulares, así como en el nuevo nivel. Sin embargo, la diferencia entre los niveles es que en el nivel anterior yo tenía un “primer Creador”, y en el nuevo nivel tengo un “segundo Creador”. El ascenso de un nivel a otro está en la percepción del Creador, y no sólo en que me perciba a mí mismo. Yo me percibo a mí mismo de forma más primitiva, si me elevo de abajo hacia arriba. Sin embargo, además de esto, yo percibo al Creador, yo lo agrego a mí.

Es decir, la “segunda criatura” es diferente de  la “primera criatura” en que ella se añade el Creador a sí misma, a su esencia, y por lo tanto se transforma en un gran hombre, en un Adam en relación a su estado anterior, se vuelve más como el Creador.

De ello se desprende que el alcance espiritual no tiene que ver con la adición de mayores sensaciones e  intelecto, sino que es cualitativo. Se forman nuevos Kelim y todo el tiempo se renuevan y se reorganiza los deseos.

De vez en cuando la estructura del Creador penetra cada vez más en la criatura y la organiza de acuerdo a Su imagen. Debido a esto, nosotros comenzamos a pensar de otra manera, a sentir, a aceptar otras decisiones, vemos el mundo de una manera diferente. Todo cambia en nosotros. La sustancia queda aparentemente sin cambios, a pesar obtener nueva información.

Este es el ascenso de abajo hacia arriba. La persona es cambiada todo el tiempo, de modo que no quede nada de ella con respecto a la situación anterior, ni siquiera el recuerdo. Queda el deseo de placer, aunque obtiene una nueva complejidad, división, estructura y organización. A esta sustancia se le añade cada vez la estructura del Creador, es decir, la característica de otorgamiento y amor. La conexión entre todas las partes provoca cambios e influye en la estructura misma.

Esto podemos compararlo con un computador que aunque se reconstruya, no cambia demasiado en sí mismo. Se le añade sólo un poco de memoria, velocidad, y frecuencia de señal del reloj de procesamiento, sin embargo, al parecer, el hardware , la máquina queda igual, sólo se hace más sofisticada, compleja, rápida, y sensible, es decir, que se vuelve más sensitiva. Por dentro, todavía alternan esos ceros y unos, aunque a una velocidad más alta que antes.

Dentro de estos ceros y unos, actúa un nuevo programa, una nueva conexión que cambia completamente la calidad de la sustancia. El programa establece y controla todo el contenido. La máquina en sí, el “metal” no es importante, lo importante es el programa que funciona en su interior. Nuestro ascenso desde abajo hacia arriba implica un programa más sofisticado.

(115155)
De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 8/20/13, Escritos de Baal HaSulam

Material relacionado:
Trayendo a cada uno al nivel de Moisés
El lenguaje en el que el Creador te habla
La libertad es el regalo de la serpiente primordial

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta