La metodología de un despegue en espiral

dr. michael laitmanCualquier cosa que la persona haga por su propia cuenta nunca se toma en cuenta porque por sí sola ella no es capaz de realizar acciones espirituales. “Espiritual” significa que está dirigido hacia la corrección de la ruptura y está orientado hacia la conexión que requiere de la participación de la fuerza común. Si la persona hace algo por su cuenta, ella siempre actúa por egoísmo, puesto que no es capaz de hacer ninguna otra acción.

Entonces, este tipo de esfuerzo no se tiene en cuenta. Ella se imagina que pone gran cantidad de esfuerzo y que se priva a sí misma de muchas cosas y piensa que esto involucra un poder enorme; sin embargo, sus esfuerzos no tienen sentido y no serán tomados en consideración. En el transcurso del tiempo, ella se vuelve indigna porque no ve avances ni se mueve hacia ningún lugar; ella se desilusiona de su capacidad para alcanzar la espiritualidad. Sin embargo, eso no significa que no sea capaz de lograrla, sino que simplemente no ha hecho nada de la manera correcta.

A veces puede tomarnos de 10 a 15 años para que entendamos dónde estamos y para escuchar finalmente lo que se nos dijo tantas veces desde el primer día de nuestro estudio. Sólo después de un buen número de años es que la persona se da cuenta que el poder espiritual sólo puede obtenerse a partir del grupo, del entorno, y sólo en la medida en que uno mismo se anule. Uno es capaz de anularse a sí mismo, incluso si esto no involucra sus pensamientos o deseos, sino sólo en un nivel simple de las acciones físicas. Cuanto más agache la cabeza, más aceptará los pensamientos y deseos de otras personas, que están orientados hacia la espiritualidad. ¡Esos serán pensamientos y deseos espirituales, dado que la persona los recibe al suprimir su egoísmo! Por lo tanto, ella avanzará un paso a la vez; se nos dice que muchos centavos se acumulan en una gran suma.

Entonces, el amor de amigos es el prerrequisito único necesario y que sirve de palanca y trampolín para lograrla meta. Si la persona no hace de sí misma un “cero” en relación al “uno” de sus amigos, no va a alcanzar la fuerza espiritual y a continuar con su ayuda.

Proceder significa que con su ayuda, ella puede anularse una vez más, entonces es inspirada en el grupo una vez más, y a través de esta inspiración, entra en contacto con el Creador. Por lo tanto, parece como si hubiera un niño pequeño en comparación con el grupo de adultos. Yo tengo la sensación de la grandeza de la meta al relacionarme con el Creador a través de ellos. Así es como yo avanzo una y otra vez de forma ascendente en espiral, que es llamada “en círculos”.

No hay ninguna otra oportunidad para avanzar. La red, la vasija única que se rompió, se encuentra justo frente a nosotros en este mismo momento. A pesar de no poder trabajar activamente en la vasija con el 99 %, porque ellos no quieren convertirse en nuestros socios en este tipo de trabajo, aun así nosotros tenemos amigos que el Creador nos ha dado, con quienes nos reunió a fin de ayudar a los demás al anularnos a nosotros mismos ante los otros para obtener la fuerza de cada uno. Con la ayuda de esta fuerza, continuaremos nuestro avance hacia el Creador.

(82212)
De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 7/4/12, Escritos de Rabash

Material relacionado:
Tu invitación personal de la luz
El amor de los amigos un paso al infinito
El espíritu del grupo

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: