La misión del primogénito, los levitas y los sacerdotes

thumbs_laitman_740_02La Tora, “Éxodo”, (Mishpatim), 22:28 – 22:29: No demorarán sus primicias y sus ofrendas mecidas; el primogénito de sus hijos deben dármelo a Mí. De la misma forma harán con su ganado y con sus ovejas: siete días deberán estar con su madre, en el octavo día deberán entregármelos a Mí.

En el pasado las familias tenían muchos niños y el primogénito recibía un entrenamiento especial: A ellos se les enseñaba y se los preparados para su vida futura. Darle el primogénito al Creador significa dedicarlo con la intención del anhelo por el Creador. El primogénito era dado a los Levitas y los sacerdotes que servían por todo el país enseñándoles a las personas, en administración, etc. Así había una necesidad por servirlas y proveerles para que fueran capaces de servirle y proveerle al pueblo. Es como una especie de orden político.

Había doctores, jueces, maestros y educadores, el sector que le servía al pueblo. Entonces cada familia daba a los Levitas y a los sacerdotes un diezmo o al primogénito para que ellos pudieran vivir en la enseñanza y educación de la gente. Ellos no tenían propiedades.

¿Qué tenía de bueno en todo esto? Ellos no podían acumular capital y fortuna. ¿Pueden imaginar a los actuales trabajadores civiles sin propiedades, viviendo solo de lo que reciben de la gente? ¡No estaría mal!

(114939 – Del Kab.TV “Los secretos del Libro Eterno” de 5/27/13)

Material Relacionado: 

Jueces y príncipes
Los servidores del pueblo
¿Cómo sería vivir en un mundo perfecto?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: